El sabor de cuba que conquistó el paladar de los guatemaltecos

Algunas veces los emprendimientos emergen de manera inesperada y de ello es testigo Mei Lei de González, quien junto a su familia en plena pandemia crearon El Cubanito, una venta de comida 100% de origen cubano.

Mei Lei González de Valdés, junto a su esposo Alejandro Valdés, emprendieron  un negocio de comida cubana. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
Mei Lei González de Valdés, junto a su esposo Alejandro Valdés, emprendieron un negocio de comida cubana. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

“Desde que nos casarnos mi esposo y yo siempre tuvimos el deseo de hacer algo propio. Teníamos en mente muchos proyectos, tanto individuales como juntos; sin embargo, nunca logramos que aterrizara ninguno. El de comida cubana siempre fue uno de los primeros en nuestra lista, principalmente porque la cocina es algo que a mi esposo le encanta”, contó Mei Lei González de Valdés.

Con el covid-19 llegó el confinamiento y decidieron hacer actividades en familia para aprovechar el tiempo. Empezaron con varios proyectos, pero siempre con la inquietud de materializar su idea del negocio de comida.

“A mi esposo, cocinar lo hace sentirse más cerca de su familia en Cuba, máxime en esta situación que lo hace más difícil. Y claro, nuestra familia de allá también es parte importante de este proyecto”, afirmó González.

Mei Lei González Mack de Valdés junto a su esposo Alejandro Valdes y la hija de ambos Valentina colaboran en el emprendimiento El Cubanito. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Sabor a Cuba

Debido a la insistencia de unos amigos en que les vendieran comida durante un fin de semana, Alejandro cocinó algo muy tradicional de Cuba. Preparó una vaca frita, acompañada de plátanos chatinos y arroz moro. No compraron nada porque todos los ingredientes los tenían en su casa.

Los amigos quedaron fascinados con la comida y ellos mismos empezaron a recomendar a la pareja con otras personas. Al cabo de una semana tenían varios pedidos. “Recuerdo que nos llamaban personas que escucharon la recomendación para pedir el menú y así nació El Cubanito”, relató.

El Cubanito ofrece variedad de platillos de origen cubano y los ingredientes son de la más alta calidad. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

El esposo de González se dedica totalmente a la cocina, con el apoyo de su suegra y otras personas que en ocasiones los ayudan.

La hija de ambos, de 10 años, se encarga de colocar el logo a todo lo que identifica a El Cubanito, y González se encarga de la administración: publicidad, logística de entrega, toma de pedidos, pagos y compras. Además, el hermano de González y otros miembros de la familia colaboran cuando se necesita. La familia en Cuba les comparte los secretos de la cocina y las recetas.

Los principales desafíos que han encontrado tienen que ver con organización y formalización, un proceso nuevo para los emprendedores, para lo cual buscaron asesoría. Ahora cuentan con todos los documentos y permisos para vender y distribuir alimentos.

En el corto plazo esperan abrir un restaurante y compartir el sabor de El Cubanito con los guatemaltecos.

“Estamos seguros de que queremos seguir creciendo con El Cubanito. Lo que empezó como un bonchín (juego), como dirían en Cuba, hoy es fuente de felicidad, de motivación y enseñanza para mi familia”, concluyó González.

Si necesita comunicarse con El Cubanito puede hacerlo a través del Número de WhatsApp: 53102259.