Electrificación rural avanza con dos modalidades de inversión que impulsa una empresa distribuidora

El 11% de la población guatemalteca aún no tiene acceso al servicio de energía eléctrica, por lo que se busca ampliar esa cobertura con diversos planes de electrificación rural.

Publicado el
Diversas comunidades aún no cuentan con conexión al servicio de energía, en algunos casos solo se puede llegar con la modalidad de electrificación rural. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Diversas comunidades aún no cuentan con conexión al servicio de energía, en algunos casos solo se puede llegar con la modalidad de electrificación rural. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Las compañías a cargo de distribuir el servicio de energía en el país tienen la obligación de  brindar cobertura a todos los usuarios que se encuentren en su área de operación, pero si el nuevo servicio a instalar está a una distancia mayor de 200 metros del último poste, el interesado deberá absorber los costos.

Ángel Polanco, gerente de activos de Empresa Eléctrica de Guatemala, S. A. (EEGSA), explicó que hay comunidades interesadas en el servicio de electricidad que se encuentran a distancias mayores a esos 200 metros, por lo que la compañía lanzó desde hace 10 años su programa de electrificación rural. En estos casos, la inversión en la red es parte de los planes de las distribuidoras, pero el usuario debe costear la acometida y las instalaciones necesarias para su hogar.

Muchas de las comunidades que solicitan el servicio no cuentan con recursos económicos suficientes y según la EEGSA, por medio del programa se invierte un promedio de Q1.4 millones anuales para conectar a alrededor de 60 usuarios (unas de 300 personas).

Durante el 2021, se ejecutaron cuatro proyectos, con una inversión de Q 1.2 millones, llegando a 52 nuevos usuarios. Estos se ubican en Caserío el Aradito, San Miguel Las Flores; Caserío El Socorro y Callejón Espinoza, aldea Obero, en el municipio de Masagua, (departamento de Escuintla) y en el Caserío Los Ajcuc, en Chuarrancho (Guatemala).

Para el 2022 se tiene en análisis más comunidades, y por aparte, el Inde y Energuate impulsan sus propios programas.

Santa Rosa y Chimaltenango

Según la Ley General de Electricidad que entró en vigencia en 1996, a la EEGSA le corresponden los departamentos de Guatemala, Escuintla y Sacatepéquez. El resto de departamentos están a cargo de las distribuidoras de Energuate, y en algunos municipios, la responsabilidad es de las empresas eléctricas municipales.

Le puede interesar: La clase media se redujo en Guatemala por la pandemia y cómo se reflejó en los hogares

Sin embargo, por la facilidad de acceso de la red a ciertas áreas, la EEGSA ya tenía algunos usuarios conectados en Santa Rosa y Chimaltenango por lo que se les sigue brindando el servicio, y el número de usuarios ha crecido un poco, indicó Polanco.

En el caso de Santa Rosa, se han recibido solicitudes del área de Monterrico en Taxisco, (reconocido como atractivo turístico del segmento de playa), y se ha conectado a algunos usuarios, se agregó.

Al cierre de abril del 2022, en ese departamento (incluyendo los municipios de Santa Rosa de Lima y Taxisco) había 1 mil 878 clientes, con un crecimiento de 32% respecto al mismo período del 2021, mientras que en Chimaltenango hay 689 clientes, con un aumento del 8%.

Lea también: Por qué es insuficiente la recuperación del ingreso en los hogares tras el confinamiento (y qué hacer para revertir la tendencia)