Ejecutiva de proyecto de Trecsa: “Necesitamos el último empujón”

Astrid Álvarez, presidente del Grupo de Energía de Bogotá, empresa propietaria de Trecsa, dijo que necesitan apoyo de las instituciones estatales para finalizar los proyectos que la compañía desarrolla en Guatemala y concluir los trabajos del sistema de la red de transmisión.

Archivado en:

energía
Álvarez confirmó que la empresa mantiene el programa de inversión para el período 2018-2019 por US$59 millones. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Álvarez confirmó que la empresa mantiene el programa de inversión para el período 2018-2019 por US$59 millones. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

“Ese proyecto debió de haberse finalizado hace tres años, pero el proyecto no se hace solo, sino con todos”, señaló la ejecutiva y aludió a las “dificultades sociales” que tiene el país. Además, a la falta de normativas sobre servidumbre y propiedad de tierra.

Álvarez señala que a pesar de las circunstancias que se viven en el país, mantienen el programa de inversión para el período 2018-2019 por US$59 millones.

La ejecutiva participa como panelista en la XII Encuentro Empresarial Iberoamericano y la XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado esta semana, y conversó con Prensa Libre sobre el clima de negocios en el sector eléctrico.

¿Cómo marcha el plan de trabajo en Guatemala?

Este año tenemos un hito en el Plan de Expansión Eléctrica (PET), que es la base de toda la calidad de energía que se suministrará al país. Sin ese ese proyecto no habrá una mejora en la calidad energía ni en la continuidad en el suministro.

¿Cuáles son los avances?

Los grandes hitos que debemos desarrollar son pasar la línea por Antigua Guatemala, que mejorará toda la calidad de energía para todo el progreso de esta región.

En ese sentido, queremos llamar la atención a los antigüeños que rápidamente conectamos el proyecto y ellos tendrán una mejora en el suministro y una continuidad en la calidad y potencia de energía que va a llegar.

¿Cómo se encuentra el proceso?

Estamos con los permisos y hemos logrado un dialogo importante con el Concejo de Antigua, abierto y técnico, así como con la comunidad, con los empresarios que están atentos al desarrollo de este proyecto.

Esperamos que sea en noviembre y que en diciembre se cuente con el resultado positivo de la alcaldía de Antigua Guatemala y será un beneficio para todos sus habitantes.

La empresa confirmó que mantienen el programa de inversión en el país para el período 2018-2019 por US$59 millones. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Mejorar la calidad de energía es evitar cualquier apagón, y apoyar para que se pueda desarrollar más industria y más servicios de turismo.

¿Cuál es el monto de inversión?

Para este año el monto es de US$25 millones y para el 2019 proyectamos US$34 millones, para hacer un total de US$59 millones en dos ejercicios. Pero hemos invertido más de US$500 millones en los últimos nueve años.

El Estado no ha puesto ni un peso para esta red de energía y es un privado el que ha colocado todo esta inversión.

¿Cómo observa el clima de negocios?

Lo vemos con muchos desafíos. Necesitamos estabilidad jurídica, una mejor relación con las instituciones de Gobierno y que estas estén más abiertas a un diálogo continuo y sincero, para que exista un mejor trabajo. Lo más importante es que las comunidades perciban que se les está llevando progreso.

Con algunas instituciones de trabajo en equipo es más eficiente que otras y hago un llamado a un trabajo mejor en equipo, honesto para que todas las comunidades sepan que estamos trabajando y realizando.

Queremos un diálogo abierto y sincero porque nosotros los privados lo que al final lo que queremos es una rentabilidad social para las comunidades y una rentabilidad para los inversionistas.

La conflictividad, ¿es uno de los obstáculos?

Hay un desafío para el sector del suroccidente. Como compañía, no podemos hacerlo solos y mi llamado es a trabajar en equipo y lo hacemos en otros países con los ministerios para llegar conjuntamente. Si tuviéramos ese acompañamiento en equipo, logramos la conexión eléctrica que requiere el país.

¿Entonces qué pasa ahí?

Yo creo que existe un cortocircuito. Es más, llamar la atención en el gran trabajo en equipo, que debería de ser el entendimiento de todos los ministerios, que se haga un consejo de gobierno especial, para atender el desafío. Necesitamos finalizar el proyecto el año entrante en el occidente.

¿Cuál es el atraso?

Ese proyecto debió de haberse finalizado hace tres años, pero el proyecto no se hace solo, si no que con todos.  Los privados ponen sus capacidades y el Gobierno deberá de poner sus capacidades.

Ese retraso son las fuerzas mayores del mismo país, y ustedes saben que son las dificultades sociales del país. Además, falta de normativas sobre servidumbre y propiedad de tierra y hay leyes que no existen en el país y que dificultan hacer estos proyectos.

Nos falta ese último empujón para finalizar el proyecto.

¿Qué otros planes hay?

Otras de las inversiones que acabamos de desarrollar, es que acabamos de finalizar el Anillo Pacifico Sur, que es un proyecto de inversión privada, en donde mejoramos el sistema de transmisión eléctrica en la zona de los ingenios azucareros.

Toda la producción (de energía) se mejora y este año que arrancó la zafra, empezó con el sistema de nosotros. Con este proyecto garantizamos a todos los ingenios una producción continua y estable. 

Contenido relacionado:

> ¿Debe pagar el usuario de la provincia por la conflictividad energética?
> Aspectos ideológicos generan 80% de la conflictividad en el país, según estudio
> Conflictividad cuesta a Guatemala Q6 mil 500 millones