Caso resalta necesidad de optimizar controles

En Guatemala funcionan 350 cooperativas de ahorro y préstamo de manera satisfactoria, pero siempre se puede mejorar supervisión

El fraude detectado en una cooperativa de ahorro y crédito es un reflejo de la falta de controles a estas entidades no confederadas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El fraude detectado en una cooperativa de ahorro y crédito es un reflejo de la falta de controles a estas entidades no confederadas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

El fraude cometido entre 2001 y 2008 en la cooperativa Hunapú, R. L., por unos Q19 millones y por el cual hubo 21 allanamientos ayer para capturar a su junta directiva puso en evidencia la necesidad de mejorar controles para prevenir este tipo de sucesos.

De hecho las cooperativas son un mecanismo legalmente establecido, plenamente vigente, para fomentar la participación voluntaria de comunidades y gremios productivos en actividades de ahorro, crédito y fomento del desarrollo.
No obstante, el caso de Hunapú, R. L., pone de relieve la necesidad de actualizar los mecanismos de fiscalización y seguridad.

En el 2011, ocurrió un caso similar en la cooperativa El Monolito, de Los Amates, Izabal, donde hubo desfalco por unos Q61 millones. La investigación señala que unos nueve mil usuarios fueron afectados en sus depósitos e inversiones en aquel momento.

Lea además: Quién saldría más castigado si no se aprueba el Presupuesto 2020, según el Minfin

Ingecoop, a cargo

Humberto Maldonado Cáceres, presidente del Consejo Directivo del Instituto Nacional de Cooperativas (Inacop), confirmó que por ley la inspección y el control contable y financiero le corresponden a la Inspección General de Cooperativas (Ingecop).

Explicó que la Ley general de cooperativas es la normativa que regula esas entidades y el movimiento cooperativista, y la Ingecop debe aplicar la fiscalización, el movimiento contable y administrativo, así como el estatus financiero en que se encuentran en ese momento.

“Por ley, la Ingecop es la que debe darle vigilancia continua a todas las cooperativas inscritas”, afirmó Maldonado Cáceres, quien reconoció que no conoce el caso de Hunapú, R. L., pero indicó que lo que faltó fue un acompañamiento institucional de la inspectoría general en cuanto a la aplicación de las normativas.

Le puede interesar: ¿Se puede “revivir” el proyecto de autopista Escuintla – Puerto Quetzal?

Distinción

En Guatemala operan dos grandes grupos de cooperativas: las confederadas, que son supervisadas y se les brinda acompañamiento y apoyo. Pero hay un gran volumen de cooperativas individuales, que carecen de controles.

“En general, se debe fortalecer el lazo entre Inacop e Ingecop, en beneficio de las cooperativas”, subrayó Maldonado, quien añadió que es evidente que cuando se le da seguimiento a una cooperativa y hay hallazgos en sus manejos financieros, estos son objetos suficientes de observación y recomendaciones.

En el sistema bancario, por ejemplo, la ley de Lavado de dinero u otros activos señala que todas las cooperativas de ahorro y crédito deben ser objeto de fiscalización por parte de la Intendencia de Verificación Especial (IVE) y deben ser inscritas ante esa entidad.

Mecanismos

La Ley de supervisión financiera ejerce control a otras entidades que hacen intermediación financiera, sobre todo a fin de que mantengan la liquidez y solvencia adecuadas que les permita atender oportuna y totalmente sus obligaciones, así como que evalúen y manejen adecuadamente la cobertura, distribución y nivel de riesgo de sus inversiones y operaciones contingentes.

Caso Hunapú

David Casasola, analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien), expuso que en el caso específico de la cooperativa Hunahpú, acaecido hace más de una década, caso hubo falta de monitoreo y vigilancia, así como ausencia de percepción de riesgos sobre el manejo de la cooperativa.

“Los balances fueron maquillados. No hubo vigilancia, a pesar de las señales de riesgo”, subrayó el analista.

Por otro lado, explicó que los cuentahabientes necesitan estar informados y educados financieramente, para evitar caer en ese tipo de esquema fraudulento, que se hace con esa intención. Los registros de Inacop detallan que en el país hay inscritas y activas 350 cooperativas de ahorro y crédito.

Christian Nolck Rodríguez, vicepresidente de la Cámara de Finanzas de Guatemala, dijo que ese tipo de situaciones impactan en la confianza de los usuarios del sistema y explicó que las cooperativas no son reguladas por la Superintendencia de Bancos. Recordó que el sistema guatemalteco se encuentra sólido, solvente y líquido.

Intentos

Prensa Libre se comunicó al PBX de la Ingecop para preguntar sobre el proceso de fiscalización de las cooperativas y del caso concreto de Hunapú, pero la persona que respondió la llamada indicó que se devolviera la llamada en 10 minutos, pues prepararían una respuesta. Pasado ese tiempo, se llamó de nuevo al 2297-4000 y dejaron en espera durante varios minutos hasta que se cortó la comunicación; al marcar de nuevo, no respondieron.

Contenido relacionado

> Clausuran cooperativa Torre Fuerte, del excapitán Byron Lima Oliva

> El incremento en las remesas fomenta la creación de cooperativas en el Occidente

> “O abandonan, o se resignan a la pobreza”: La dura encrucijada de los cafetaleros centroamericanos

0