Este es el punto entre Guatemala y México donde podría haber una nueva aduana este año

La construcción y habilitación del Puerto Terrestre Fronterizo Ingenieros en Quiché que conectaría con Nuevo Orizaba, Chiapas México entró en una última etapa entre las cancillerías de ambos países, mientras que usuarios esperan que culmine el proceso administrativo-legal para ponerlo a operar por su importancia a la economía en la zona norte del país.

Este es el sector donde se construirá el Puerto Terrestre Fronterizo Ingenieros en Quiché y la aduana Nuevo Orizaba en Chiapas, México. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Este es el sector donde se construirá el Puerto Terrestre Fronterizo Ingenieros en Quiché y la aduana Nuevo Orizaba en Chiapas, México. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

La construcción de este punto fronterizo que unirá Quiché con Chiapas es parte del pilar económico del Gobierno que se presentó en enero pasado y la relevancia es para el sector comercial, agroindustria, turístico y servicios de logística.

El Directorio de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) resolvió el pasado 26 de noviembre admitir una donación del terreno e infraestructura para la habilitación del puerto, así como culminar los procesos legales que corresponden.

Lea además: Requisitos para elección de nuevo titular de SAT dejan entrever dedicatoria, según expertos

A la vez se dieron instrucciones a la intendencia de Aduanas, para el establecimiento de un programa ejecutivo de construcción de los trabajos, planos originales, así como la planificación de tiempos, costos de inversión y las fechas para la habilitación de las instalaciones.

Además, de la coordinación con otras autoridades del Ejecutivo que están involucradas en los controles aduaneros.

En curso

Werner Florencio Ovalle, superintendente interino de la SAT, explicó ayer que ya se cuenta el terreno, pero no existe construcción de infraestructura y el objetivo es que el Puerto Ingenieros sea una aduana periférica dentro de la unión aduanera con El Salvador y Honduras es decir que se puedan internar las mercancías y trasladarse a esos territorios con solo hacer un trámite o despacho en esa aduana.

“Tenemos el visto bueno del Directorio para recibir el terreno, el donante está listo para entregarlo, pero dependemos mucho de la Cancillerías de ambos países para que se pongan de acuerdo en los puntos de ingreso y salida de la aduana”, comentó el funcionario.

El proceso de las Cancillerías es determinar en donde estarán los puntos de entrada y de salida de la aduana, y para el lado de México habría que hacer modificaciones para que concuerde con el terreno -que fue donado- a SAT para mantener la integridad del área, precisó el superintendente interino.

Ovalle, indicó que en este momento no concuerdan los terrenos y en eso se está trabajando entre las autoridades diplomáticas de ambos países.

Recordó que en este momento no hay comercio o paso de mercancías por el área y al momento de habilitarse se determinará el potencial.

El pasado 6 de enero, el senador de Chiapas, Eduardo Ramírez Aguilar, visitó la aduana Nuevo Orizaba y urgió a las autoridades de México habilitarla lo antes posible para incrementar el comercio en esa zona a solicitud de productores agrícolas, ganaderos y empresarios del sector comercio.

Zona con potencial

El empresario Cristian Gómez, explicó que uno de los compromisos para habilitar el punto fronterizo con México es la construcción de un tramo de 25 kilómetros y que reporta un avance significativo.

Esta carretera que está en fase de construcción conectaría con la Franja Transversal del Norte (FTN), a su vez con Honduras y El Salvador, por lo que crearía una ruta de acceso entre los cuatros países.

Gómez, declaró que el impacto positivo sería para las actividades de comercio, agroindustria, turismos y servicios logísticos, que a su vez dinamizará a la zona.

“Existe un potencial para crear un centro logístico en el área, crear zonas francas o de desarrollo económico que tenga un impacto en el empleo, pero solo estamos a la espera que las Cancillerías se pongan de acuerdo”, explicó el empresario.

Acortar distancia

Gómez, citó como ejemplo que para la exportación de aceite de palma -en crudo- para México, hay altos costos logísticos para trasladarlo de las plantas productoras de aceite hacia los muelles de la Empresa Portuaria Nacional Santo Tomás de Castilla (Empornac) en Izabal, embarcarlos hacia los puertos mexicanos.

El empresario dijo que Guatemala es un importante abastecedor de esa materia prima a México y el producto se destina hacia Tabasco y Veracruz, que se pueden trasladar por la vía terrestre y representaría una disminución de costos.

Recordó que casi el 60% de la producción de aceite de palma se produce en el norte del país y el 30% se destina hacia México.

Pero además del aceite de palma, también hay oportunidades para el comercio de frutas, ganado y otros productos agrícolas que se producen en el sector.

Por otro lado, hay oportunidades para el sector turístico ya que hay un corredor biológico entre Quiché y Chiapas, remarcó Gómez.

Facilitación del comercio

Hugo Beteta Méndez-Ruiz, director de la sede subregional de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), explicó hace algunos días que la habilitación de este control aduanero permitirá que empresarios puedan enfocarse en nuevos nichos de mercado mexicano e incrementar el comercio no solo con Guatemala, sino con Honduras y El Salvador y viceversa.

“Existe una hoja de ruta para poner en marcha esta aduana que permitirá aumentar las relaciones comerciales porque existe interés de apoyar estos territorios fronterizos”, remarcó el director.

El punto fronterizo está incluido en el eje del Muro para la Prosperidad en el Plan de Desarrollo Integral (PDI) que la Cepal diseñó para frenar la migración.

En el PDI se plantean un componente económico, como la creación de zonas económicas especiales en las fronteras, inversiones en logística e infraestructura, como energía eléctrica, cabotaje, gas, telecomunicaciones e industria.

El objetivo es crear las cadenas transfronterizas de valor y productivas, facilitación al comercio para fomentar las exportaciones, armonización de normativas sanitarias y fitosanitarias entre otras.

Elizabeth Alburez, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio e Industria Guatemalteca-Mexicana (Camex), declaró que siempre están a favor de las medidas que faciliten y apoyen las relaciones comerciales, turismo e inversión.

Intercambio

México es uno de los principales socios comerciales de Guatemala en exportaciones e importaciones.

Las exportaciones en 2019 alcanzaron US$551.9 millones y las importaciones US$2 mil 192 millones, lo que favorece la balanza comercial al vecino país, es decir se le compra más de lo que se vende.

Además, invirtió US$135 millones de enero a septiembre del 2015 siendo el segundo inversor por origen.

Le puede interesar: “Aquí no hay gente sucia”: Directivos de hidroeléctrica Pontila defienden proyecto

Por aduanas, la región occidente reportó una recaudación Q1 mil 557.6 millones el año pasado a las importaciones, lo que representó un incremento de 5.7% con respecto al 2018.

La aduana Tecún Umán, captó una cobranza de Q1 mil 418 millones; El Carmen, Q136 millones y La Mesilla, Q2.6 millones, según las estadísticas de comercio exterior.

Contenido relacionado

> Un banco, un sello y una ruta marítima: La ambiciosa apuesta para detener la migración

> Política General de Gobierno: Los aciertos y amenazas dentro del plan de Alejandro Giammattei

> Nuevo gobierno empezará colocación de deuda bonificable