FMI auxilia a Argentina con préstamo por 50.000 millones de dólares

El Gobierno de Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) llegaron este jueves, tras semanas de arduas negociaciones, a un acuerdo que otorgará a ese país un préstamo de US$50 mil millones de modalidad “Stand-by” con una duración de 36 meses y que exigirá reducción del déficit y la inflación.

El gobernador del Banco Central de Argentina Federico Sturzenegger (i)aparece acompañado del ministro de Hacienda de Argentina, Nicolas Dujovne, durante una conferencia de prensa en Buenos Aires, Argentina. (Foto Prensa Libre:AFP).
El gobernador del Banco Central de Argentina Federico Sturzenegger (i)aparece acompañado del ministro de Hacienda de Argentina, Nicolas Dujovne, durante una conferencia de prensa en Buenos Aires, Argentina. (Foto Prensa Libre:AFP).

El Fondo Monetario Internacional (FMI) acordó con Argentina darle una ayuda crediticia 'stand by' de US$50 mil millones de a un plazo de tres años, anunció el jueves el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.


“Acudimos al FMI para evitar una crisis”, dijo el ministro en rueda de prensa en Buenos Aires. El entendimiento contempla una nueva meta de déficit fiscal primario, antes del pago de la deuda, de 2.7 por ciento del PIB en el 2018, frente al 3.2 por ciento que estaba presupuestado.
“Para reducir la inflación el plan refuerza el esquema de metas con tipo de cambio flotante y fortalecimiento de la autonomía del Banco Central. Las metas de inflación son de 17 por ciento para el 2019, 13 por ciento para el 2020 y 9 por ciento parael  2021”, afirmó el ministro y coordinador para el ajuste económico designado por el presidente Mauricio Macri.
“Habrá un desembolso inmediato por US$15 mil millones”, precisó Dujovne.

Argentina sufrió desde finales de marzo una crisis de confianza que la llevó a perder más de US$10 mil millones de reservas del Banco Central, que bajaron a US$49 mil millones, y una depreciación del peso de 20 por ciento acumulada. Ese país acudió al salvavidas del FMI por una severa necesidad de divisas.
“Vamos a reforzar la autonomía del Banco Central”, dijo su gobernador, Federico Sturzenegger, quien lideró la conferencia junto al jefe de la cartera de Hacienda.
Dujovne y Sturzenegger admitieron, cada uno por su lado, que el nuevo programa contempla que el Banco Central “no financiará más déficits del Estado”. “Se trata de eliminar esta fuente de emisión monetaria”, dijo el gobernador.

Incrédulos e indignados, los argentinos se asoman a una nueva crisis

La meta de inflación en Argentina era de 15 por ciento anual en el 2018, pero ya lleva acumulada casi 10 por ciento hasta abril. “Vamos a tener un aumento de inflación”, reconoció Dujovne.

Cientos de personas participan en una marcha nacional contra la política de "ajuste" del presidente, Mauricio Macri.(EFE)-

La inflación en el 2017 fue de 25 por ciento, pero el Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central reveló esta semana que se estima para este año un costo de vida minorista de 27 por ciento.

La deuda pública en Argentina pasó de representar el 42 por ciento del PIB en el 2015, al asumir a Macri, a un 53 por ciento a comienzos de año, pero los compromisos mantienen su curva ascendente.
Otro compromiso ante el FMI para recibir el stand by ha sido neutralizar unos instrumentos de deuda llamados Lebacs del Banco Central. Esas letras representan un peso excesivo para la entidad y un factor de tensión si los inversionistas se desprenden de ellas y se vuelcan a comprar dólares, lo que incentivó la corrida cambiaria desde finales de marzo.
La economía argentina creció 2.8 por ciento en el 2017 pero empezó a desacelerarse el crecimiento después de la devaluación de este año. Se acordó con el FMI, también, un sendero de reducción del déficit fiscal hasta alcanzar el equilibrio presupuestario en el 2020.

Contenido relacionado:

>“Las guerras comerciales no dejan vencedores”, advierte Lagarde
>FMI oficializa proyección de crecimiento para Guatemala en 2018