La Navidad de los emprendedores guatemaltecos

Cada uno de los más de tres millones de emprendedores guatemaltecos son diferentes, tanto en edad, educación y género como la actividad económica en la que deciden abrir sus modelos de negocio. Pero ellos tienen varios deseos en común para esta Navidad y en vísperas del próximo año 2019.

Algunos de estos deseos son: El deseo de permanencia y hacer crecer sus negocios en un país donde el entorno para emprender se ve desafiado por la inseguridad, la falta de financiamiento y la orientación hacia la formalidad.

El último informe elaborado por el Monitor Global de Emprendimiento GEM 2017-2018 y publicado por el Centro de Emprendimiento Kirzner de la Universidad Francisco Marroquín, perfila a un emprendedor como esa persona entre 18 y 64 años que es propietaria y participa en la administración del negocio.

De acuerdo con el GEM, Guatemala ocupa la quinta posición de 54 países del Monitor Global de Emprendimiento y 4.5 millones de personas perciben oportunidades para crear uno.

La inseguridad y la informalidad siguen siendo obstáculos para este segmento de la población. Robos, asaltos y extorsión afectan a un 12% de la muestra, mientras que el 73.2% de los emprendedores se mantiene en la informalidad.

En ese contexto, y de cara a un nuevo año, se citó a nueve emprendedores que forman parte de seis diferentes negocios que fueron publicados en Prensa Libre durante el 2018, con el objetivo de conocer las necesidades que han detectado y  estas son otras de sus peticiones.

Acompañamiento

Emerson Morales, cofundador de GoFablet, empresa de tecnología dedicada a la reparación de teléfonos móviles en Guatemala, destaca la importancia del acompañamiento por parte de las autoridades gubernamentales a los nuevos emprendedores para facilitar su rápida incorporación al proceso empresarial, brindando inducción y capacitación en temas legales, fiscales, laborales, con el objetivo de generar más fuentes de empleo y participar en el crecimiento económico del país.

“Dar seguimiento y continuidad a la Ley de Fortalecimiento al Emprendimiento aprobada este año, ya que cuenta con buenas iniciativas que el mismo ecosistema emprendedor  propuso para lograr una menor fricción al momento de iniciar un nuevo negocio”, señala Bryan Alvarado, de GoFablet.

Otro planteamiento que surgió es la necesidad de crear programas específicos de asesorías que ayuden al mejor funcionamiento del emprendimiento en el país, así como apoyo financiero y crediticio para arrancar los negocios, opinan Juan Carlos Villagrán y Silvia Hernández, creadores de Arum Namu, empresa dedicada a ofrecer productos para el cuidado de la piel desde Corea para Guatemala.

En este punto, más que una solicitud es un objetivo que proponen a las siguientes autoridades, y es trabajar en generar un ambiente de confianza entre los agentes económicos, sociales y gubernamentales del país, que ayudaría como incentivo para el ecosistema emprendedor y para atraer inversionistas, sugieren Leonor Turcios de Soto y Álvaro Enrique Soto, creadores de Kayuwá Chocolate, empresa que fabrica bastones de cacao refinado y huipiles de chocolate mezclados con dulces típicos.

También, propiciar programas y proyectos que ayuden a incentivar el consumo de productos locales que fomenten, así como el turismo interno, sugiere Ana Silvia Morales, creadora de Helados Consentidos, que ofrece sabores artesanales.

Un reto que propone al próximo gobierno Jorge Piedrasanta, creador del desinfectante ambiental PooGone, es el valor para nombrar funcionarios idóneos con perfiles especializados en cada uno de los ministerios, y especialmente en el de Economía, porque es desde este que se dan los mayores aportes para fortalecer el emprendimiento.

Las necesidades

El camino de un emprendedor está lleno de obstáculos que van superando, algunas veces, más rápido que otros, y las necesidades que detectan son bastante amplias y diversas, dependiendo del giro de negocio.

La pareja de emprendedores de Arum Namu señala que cada vez que busca traer al país un producto nuevo para hacer pruebas  debe  tramitar un permiso que implica varios gastos, incluso si se trata de una cantidad pequeña. También se queja de mercadería que entra de contrabando. Afirma que paga 12 por ciento de impuesto al valor agregado (IVA) y 15 por ciento de derechos arancelarios a la importación (DAI).

Por ejemplo, Jorge Luis Solórzano, gerente general de Solika de Guatemala, S.A., empresa fabricante de vidrios blindados, comenta que en cuanto a las importaciones de materias primas se complican los trámites en algunas ocasiones, debido a que no existe un criterio uniforme respecto de qué aplica con qué producto.

Según Solórzano, este año la firma enfrentó varios retos. “La economía se contrajo y eso provocó que nuestras líneas principales de ingresos se vieran afectadas. Esto nos llevó a buscar nuevas líneas de negocios y oportunidades”, asegura el empresario.

Ese extremo hizo que después de más de seis años de desarrollo lograran sacar al mercado Krieger Glass, un vidrio de seguridad que parte de un cristal flotado, laminado, con polímeros de última generación.

Crear una cultura emprendedora

En enero del 2019 cobrará vigencia la Ley de Fortalecimiento al Emprendimiento.

Una alta expectativa ha abierto la próxima entrada en vigencia de la Ley de Fortalecimiento al Emprendimiento, decreto 20-2018 del Congreso de la República, por los beneficios que puede implicar para los emprendedores, además de que fomentará una cultura emprendedora en el país.

El Ministerio de Economía trabaja ya en el reglamento de la Ley, para que se pueda aplicar el próximo año y dejar claras las reglas para todo el ecosistema.

En opinión de Boris Lemus, presidente de la Asociación de Emprendedores de Guatemala, la normativa coloca las reglas claras para tres situaciones: una competencia justa, acceso a crédito viable y favorecer el desarrollo académico del emprendedor. “Hay que empezar a dar a las personas espacio para poder formalizar sus empresas y crecer económicamente como beneficios mientras se está en una fase inicial de desarrollo”, afirma.

Ana Rocío Beltetón, especialista de Seed by EY, y Alma Mejía, de EY Law, explican que con la norma se institucionaliza el emprendimiento en el país y se establece la Unidad de Fortalecimiento al Emprendimiento, que será el ente   encargado de promover y ejecutar la política nacional de emprendimiento vigente, así como los proyectos referentes al emprendimiento.

La Ley trae enmiendas al Código de Comercio (decreto 2-70 del Congreso) y crea una nueva sociedad mercantil, la Sociedad de Emprendimiento, que se conocerá como S.E., con lo cual se incorpora la primera sociedad unipersonal en Guatemala, ciertamente un avance importante para nuestra legislación, considerada una figura legal pionera en   Centroamérica.

El Ministerio de Economía y el Registro Mercantil trabajan en la implementación del sistema electrónico de constitución de la S.E. y modificaciones de las sociedades de emprendimiento, certificado de firmas electrónicas, reglamentos y todo lo necesario para la implementación y cumplimiento del decreto 20-2018.