Los dos supermercados que buscan unirse por causa de Amazon

Dos cadenas de supermercados británicos están en charlas para fusionarse, con lo cual se crearía el supermercado más grande del país en medio de las inquietudes constantes en la industria del menudeo.

El obstáculo más grande para una fusión sería el regulador de competencia del Reino Unido. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El obstáculo más grande para una fusión sería el regulador de competencia del Reino Unido. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En un comunicado del 28 de abril, la cadena J Sainsbury confirmó la noticia acerca de sus conversaciones para fusionarse con Asda, el negocio de supermercados de Walmart en el Reino Unido.


Esta decisión refleja que los minoristas se han visto obligados a buscar maneras de sobrellevar los rápidos cambios dentro de esta industria. Amazon sigue siendo una gran amenaza, tanto por sus operaciones en línea como por su creciente presencia en las tiendas tradicionales, con Whole Foods Market.

Además, en el sector de los supermercados, las cadenas de bajo costo, como Aldi y Lidl, han alejado a los clientes británicos de los competidores tradicionales como Sainsbury, Tesco, Asda y Morrisons.

En 1999, Walmart compró Asda por 6 mil 700 millones de libras —en ese entonces alrededor de US$10 mil 800 millones—, como parte de una iniciativa para expandirse fuera de Estados Unidos. No obstante, desde entonces Walmart ha dejado de lado el crecimiento internacional  después de batallar para entrar en mercados como el de Alemania.

Asda ha tenido problemas financieros. En 2016, el último año del que se tienen registros disponibles, las ventas fueron de 21 mil 700 millones de libras, tres por ciento menos que en el mismo periodo del año anterior. Las ganancias se desplomaron 17 por ciento durante ese periodo, a 656 millones de libras.

Juntar Asda con Sainsbury, una de las cadenas de supermercados más grandes del país, podría servir para que la empresa combinada negocie precios más bajos con los proveedores, una de las principales metas de muchas fusiones de minoristas.

El obstáculo más grande para una fusión sería el regulador de competencia del Reino Unido, el cual podría desconfiar de la unión de dos de las cadenas de supermercados más grandes del país.

Las empresas podrían argumentar que atienden a diferentes clientes: Asda se encarga de los más ahorrativos, mientras que Sainsbury se dirige a los que cuentan con mayores ingresos.

Asimismo, sus tiendas básicamente están ubicadas en diferentes partes del Reino Unido. Asda tiene mayor presencia en el norte y Sainsbury en el sur.

© The New York Times 2018