India dice adiós a telegramas

Tras 163 años de existencia en la India, el telegrama ha sucumbido ante las nuevas tecnologías y el Gobierno decidió poner fin a este servicio.

Oficina de telegramas cerró por pérdidas.
Oficina de telegramas cerró por pérdidas.

“Hoy en día las nuevas herramientas de comunicación, como los teléfonos móviles, mensajes e internet son más rápidas, baratas y fiables que el telegrama”, explicó Shameem Akhtar, administrador general de Telegramas de la compañía estatal BSNL.

“Desde el 2006 hemos sufrido unas pérdidas de US$255 millones y hemos decidido cerrar el servicio dado que no es viable económicamente”, continuó el responsable de BSNL, la compañía de telecomunicaciones que gestiona los telegramas en el país asiático.

El telegrama llegó a la India en 1850, seis años después de que Samuel Morse enviara el primer mensaje, de la mano de Compañía Británica de las Indias Orientales, con la instalación de una línea entre Calcuta y la Bahía de los diamantes.

En tres años, alrededor de seis mil kilómetros de líneas telegráficas unían Calcuta, Pesháwar —hoy en Pakistán—, Bombay, Chennai, Ooty y Bangalore.