Informalidad laboral afecta hasta a seis de cada diez jóvenes latinoamericanas

Un 40 por ciento de los jóvenes latinoamericanos no forman parte del sector formal de la economía, revelaron estudios recientes y el problema se agrava en las mujeres jóvenes donde puede llegar a implicar que seis de cada diez estén en la informalidad. 

Guatemala tiene una de las tasas de informalidad más altas de la región. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Guatemala tiene una de las tasas de informalidad más altas de la región. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Además, esa cifra se incrementa hasta el 60% en el caso de las mujeres jóvenes, quienes, al empezar su vida laboral en forma irregular, ven luego serias dificultades para incorporarse al mercado legal.

Esa es una de las conclusiones del informe “Perspectivas económicas de América Latina 2017”, presentado este lunes en la Casa de América de Madrid, donde se señaló a la informalidad laboral, las malas perspectivas macroeconómicas y la falta de acceso a programas de capacitación como los principales retos para este colectivo.


Según el economista jefe para América Latina de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico  (OCDE), Ángel Melguizo, la informalidad en el mercado laboral es “una trampa que dura y afecta en el tiempo”.

El documento, elaborado por la OCDE con el apoyo de la CAF y la Comisión Económica para América Latina  (CEPAL), señala algunas medidas para “ofrecer mejores oportunidades de inserción social y laboral para los jóvenes”.

Melguizo propone educar a la juventud en el emprendimiento para evitar el desempleo ya que, según afirma, “los jóvenes emprendedores actuales tienen poco recorrido y están poco conectados”  entre sí.

Según el informe, los nuevos programas de capacitación deben mirar al futuro desde tres perspectivas, “el empleo, la política y las ciudades”, ámbitos de los que en la actualidad, “están desvinculados”.