K’aj Kaab, un proyecto de viviendas en comunidad

El desarrollo de proyectos de vivienda con orientación ecológica, que integran principios de ahorro de recursos de diseño y aportan calidad de vida a sus residentes, comienza a abrirse camino en el mercado guatemalteco.

las casas K'aj Kaab están en construcción y se espera la finalización del proyecto en un año.
las casas K'aj Kaab están en construcción y se espera la finalización del proyecto en un año.

Aunque desde el 2009 se dieron a conocer los primeros complejos habitacionales sostenibles en el país, son pocos los proyectos desarrollados; sin embargo, cada vez es más frecuente que la arquitectura integre el concepto “verde”, “ecológico” o “sostenible”.

Ese es el caso del proyecto residencial K’aj Kaab, un sistema de vivienda unifamiliar en comunidad ubicado en Santa Lucía Milpas Altas, Sacatepéquez, que combina diseño y confort con principios ecológicos, productivos y autosostenibles.

K’aj Kaab está localizado a ocho minutos de Antigua Guatemala, es un desarrollo privado liderado por el grupo Proyectos y Ventas (Provensa) y respaldado por varias empresas dedicadas a la comercialización de tecnologías y soluciones ecoamigables, y uno de los primeros proyectos de vivienda en comunidad.

“Hemos concebido un modelo de comunidad ecológica, productiva y autosostenible”, indicó Karla Girón, desarrolladora de Proyecto de Provensa.

“Por eso, en su diseño se tomaron en cuenta normas exigentes al momento de escoger los materiales, porque el objetivo principal es ser parte de la solución de los problemas ambientales que afectan al país y al planeta en general, y demostrar que podemos vivir en armonía con el diseño, la tecnología y la ecología”, agregó Girón.

autosostenibilidad

“El modelo de desarrollo de K’aj Kaab es el tipo de proyectos habitacionales que esperamos ver con más frecuencia en el futuro”, opinó Alfredo Maul, arquitecto que lideró el diseño del complejo.

Así, para el diseño de las viviendas K’aj Kaab, se tomó en cuenta el uso de material que reducen la huella ecológica, y se combinó elementos como la trayectoria solar y los vientos predominantes un mejor aprovechamiento de estos recursos durante todo el año, explicó Maul.

Girón, por su parte, refirió que además el complejo integrará principios como paisajismo sostenible, energías renovables, mejor disposición y uso de agua, electrodomésticos eficientes, separación de desechos, compostaje, adoquines ecológicos, entre otros.

De esa cuenta, K’aj Kaab contará con un sistema de producción de hasta 20 megavatios de energía fotovoltaica, que inyectará a la red nacional; además, contempla medios de producción de hortalizas y frutas en comunidad.

El diseño integra también piletas receptoras de aguas pluviales y aguas pretratadas, el tratamiento de agua; biodigestores para el procesamiento de aguas grises y negras de las casas, y adoquines permeables, para permitir el paso de lluvia al manto friático.

“Si bien algunas de estas disposiciones pueden ser más costosas que algunas de las intervenciones típicas, su integración desde la conceptualización del diseño resultan en el largo plazo, con menores costos en operación y mantenimiento”, resaltó Maul.