La economía se recupera, pero confianza se estanca

A pesar de un buen desempeño del comercio exterior, el alto ingreso de remesas y una inflación moderada, los agentes económicos aún ven con prudencia el cierre de la economía a fin de año.

Las exportaciones de Guatemala a julio registraron una tasa de crecimiento de 20%. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Las exportaciones de Guatemala a julio registraron una tasa de crecimiento de 20%. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Durante las últimas semanas, las autoridades económicas han reportado una previsión de crecimiento económico cercano al 5% para este año, así como un incremento de las remesas familiares cercano al 40%, una inflación que se ubica dentro de la meta establecida y estabilidad en muchos otros indicadores.

Sin embargo, el índice Mensual de la Actividad Económica (IMAE) al mes de julio registró una tasa de variación de 10.6% (en el mismo mes del año pasado fue de -4.1%), aunque fue menor al 13.9% de junio y 16.3% de mayo pasado.

Según el Banco de Guatemala (Banguat), este desempeño se debió al comportamiento registrado en actividades como comercio y reparación de vehículos; industrias manufactureras; actividades de alojamiento y servicio de comidas; suministro de electricidad; actividades de la salud humana y asistencia social y transporte y almacenamiento.

El IMAE es una medición periódica de la banca central que proporciona una medida de la actividad real de la economía en el corto plazo y se ajusta a la metodología utilizada en las cuentas nacionales trimestrales. Se integra por un conjunto diverso de indicadores mensuales relacionados con la producción, las ventas, la estacionalidad y otras variables representativas de determinadas actividades productivas.

El resultado mencionado puede considerarse positivo, si se toma en cuenta que durante todo el 2020 la variación interanual mensual fluctuó entre -10.1% y 4.5%

Por otro lado, el Banguat también llevó a cabo la Encuesta de Expectativas Económicas al Panel de Analistas Privados en agosto, cuya periodicidad es mensual y se realiza con el objetivo de medir la percepción que estos especialistas tienen sobre la situación económica actual y el ambiente para los negocios.

A pesar de lo indicado en el IMAE, las conclusiones no fueron completamente favorables, ya que a la pregunta ¿Cómo considera que evolucione el clima de negocios en los próximos 6 meses en comparación con el semestre anterior? El 78.3% respondió que igual.

Lea también: ¿Cumplirá sus objetivos la Ley Bitcóin que estrena El Salvador?

No obstante, el 60.9% cree que la evolución económica del país mejorará en los próximos meses y solo el 21.7% considera que este es un buen momento para realizar inversiones. En lo que sí coincidió el 91.3% de los entrevistados es que la economía está mejor que hace un año.

Comercio exterior, en aumento

Uno de los sectores económicos que muestra recuperación es el comercio exterior y particularmente, las exportaciones, que a julio pasado se situaron en US$7 mil 765 millones -Q60 mil millones- lo que representó una tasa de crecimiento de 20.8%, según las estadísticas de la banca central.

Entre los primeros diez productos con las mejores ventas están los artículos de vestuario, con US$870 millones y una tasa de crecimiento de 11.2% respecto al año pasado.

Alejandro Ceballos, vicepresidente de la Comisión de Vestuario y Textil (Vestex), confirmó la tendencia y dijo que está asociada a diversos factores, aunque se trata de cifras que no se esperaban en este ciclo de recuperación. Incluso, el monto va 9% arriba del de 2019.

“Es un excelente año, hay una buena oportunidad y se empezará a aprovechar el Convenio 175 en la costura, que perfila a crecer en los siguientes dos años”, dijo al explicar que hay un cambio en la moda en Estados Unidos, ya que la mayoría de las personas está trabajando en casa, por lo que adquiere ropa más sencilla y eso ha elevado la demanda.

Le puede interesar: Ocho tips para aplicar los contratos de trabajo de tiempo parcial

En cuanto al mercado centroamericano, Ceballos indicó que la venta de telas también supera un crecimiento de 20% respecto al 2019. Y sobre el mapeo de los competidores de la industria textil, manifestó que Vietnam está completamente cerrado, Haití con tensión política y la atención por el terremoto de agosto; El Salvador con un alza de salarios y los problemas relacionados con el bitcoin, situaciones que representan una oportunidad para Guatemala.

Y respecto a las importaciones, estas se ubicaron en US$14 mil 297 millones, con un crecimiento de 41.1% con respecto al 2020, y estuvo influenciado por materias primas y productos intermedios para la industria que registró un aumento de US$968 millones y el rubro de combustibles y lubricantes que aumentó US$925 millones.