“La gente ahorró más”: Depósitos en Banrural aumentaron casi Q10 mil millones en 2020

Un año después de que de que iniciara uno de los impactos más duros de la pandemia para la economía, una de las conclusiones para quienes llevan el timón de Banrural, es que el sistema bancario está muy líquido.

La agencias bancarias tuvieron más demanda de parte de los usuarios para servicios en modalidad digital pero también presencial durante el 2020. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
La agencias bancarias tuvieron más demanda de parte de los usuarios para servicios en modalidad digital pero también presencial durante el 2020. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

“Nosotros estamos priorizando agilizar la concesión crediticia, porque vemos una muy buena oportunidad de seguir financiando a nuestro principal segmento, que son las mipymes” reflexiona Edgar Guzman, gerente general del Banco de Desarrollo Rural (Banrural), en entrevista con Prensa Libre.

Guzmán narra que ha tenido conocimiento de casos de bancos en Estados Unidos donde decían que ya no querían más ahorros de los clientes. En el caso de Banrural “no estamos invirtiendo más, sino que simplemente canalizamos la liquidez, porque ahorita no le podríamos decir a los clientes: mire, ya no traiga sus depósitos”, somos un banco y ahorita nos enfocamos en dar créditos, pero los guatemaltecos siguen confiando en el banco y traen sus ahorros”, comenta, luego de que los depósitos aumentaran en Q9 mil 948.2 millones.

El ejecutivo explica el comportamiento de la demanda de servicios bancarios derivado de la pandemia del coronavirus, además de la disponibilidad para otorgar créditos y nuevas figuras que manejan.

¿Cómo califica el desempeño de Banrural durante la pandemia?

A pesar de la crisis que afectó la economía mundial y en el cual podemos ver grandes corporaciones que vieron mermadas sus utilidades en hasta 50%, creo que, dada la estructura que tiene Banrural, el desempeño de nuestro banco fue muy bueno principalmente porque estábamos enfocados en atender a la base la pirámide y a muchos micro y pequeños empresarios que a pesar de la crisis, fueron muy responsables, porque nunca desatendieron sus operaciones crediticias.

¿Cuáles son los indicadores de crédito en general de Banrural?

Aprovechamos las medidas de la Junta Monetaria que permitieron dar un alivio en el financiamiento y adicionalmente financiamiento con recursos propios.

Los créditos empresariales (mayor y menor, según la clasificación de la SIB) representan el 43.5% de la cartera del banco.

En el empresarial mayor hay un saldo de Q9 mil 789 millones, con 27.1% de participación. Y el empresarial menor con Q5 mil 903 millones, representa el 16.4%.

La cartera vencida o en mora es de 4.16%. La norma pide que los bancos tengan cubierto el 100% de cartera vencida. Banrural tiene el 149.72%.

¿Cuántos créditos otorgó Banrural con los Q1 mil millones que le fueron trasladados del Fondo de Crédito para Capital de Trabajo, que el Congreso aprobó en el decreto 13-2020?

Se brindaron 9 mil 115 créditos por Q969 millones.

En febrero de 2020, el banco informó que tenía una línea por Q12 mil millones para créditos destinados al emprendimiento y desarrollo empresarial para la micro, pequeña mediana empresa y productores agropecuarios. ¿Cuántos se logró otorgar?

De los Q12 mil millones proyectados en el 2020, la meta se superó, ya que se colocaron más de Q15 mil 371 millones.

¿Cómo aumentó la demanda de servicios digitales el último año?

Fue importante la transformación digital que está viviendo nuestro grupo financiero. Nos dio la oportunidad de agilizar muchos servicios, ya teníamos un plan pero se agilizaron otros para que no tuviera que hacer uso de las agencias.

En los canales digitales como la Banca Virtual y la aplicación Súper Amigo hubo un crecimiento de 443 mil 251 usuarios. En el 2019, hubo 399 mil 328 y en el 2020 se llegó a 842 mil 579.

Respecto a transacciones, el crecimiento fue de 108 millones 594 mil 358. En el 2019 hubo 110 millones 374 mil 412 y en el 2020, 218 millones 968 mil 770.

¿Cuánto aumentó el número de cuentahabientes en depósitos monetarios y de ahorro?

Vimos que mucha gente empezó a ahorrar, hubo un crecimiento importante en los ahorros. El sistema financiero es muy líquido.

Hubo un crecimiento muy importante de activos y de cuentas y esto también se debe al apoyo que se dio al gobierno para canalizar el pago de programas sociales por medio del banco, que tiene la mayor cobertura nacional.

Durante el 2020, el número de cuentas de depósito se incrementó en 775 mil 554.

Respecto al año anterior, los depósitos se incrementaron en Q9 mil 948.2 millones, integrados en: depósitos monetarios (Q5 mil 149.6 millones); depósitos de ahorro, (Q3 mil 727.2 millones); depósitos a plazo, (Q1 mil 499.8 millones) y en tanto otros depósitos tuvo una baja de Q428.4 millones.

Edgar Guzmán. gerente de Banrural, explica el comportamiento de la oferta y la demanda de servicios bancarios durante el 2020, primer año de la pandemia y las nuevas herramientas que ponen a disposición en el 2021. (Foto, Prensa Libre: Juan Diego González).

¿Cómo cambia la operación de un banco cuando tiene tanta liquidez como el año pasado?

El sistema está muy líquido. Nosotros estamos priorizando el tema de agilizar la concesión crediticia, porque vemos una muy buena oportunidad de seguir financiando a nuestro principal segmento, que son las mipymes.

Sin embargo, toda institución financiera también tiene que manejar una estructura adecuada de activos y parte de la liquidez la tenemos que canalizar por medio de títulos líquidos que son Bonos del Tesoro o Certificados de Depósito a plazo en el Banco de Guatemala.

No estamos invirtiendo más, sino que simplemente es para canalizar esa liquidez porque ahorita no le podríamos a los clientes decir: “mire, ya no traiga sus depósitos”, sino que somos un banco y ahorita nos enfocamos en dar créditos, pero los guatemaltecos siguen confiando en el banco y traen sus ahorros.

Lea también: Análisis: Cómo la pandemia del coronavirus cambiará a la banca

Vimos casos de Estados Unidos donde los bancos decían que ya no querían más ahorros.  ¿Por qué sucede esto?

Eso es lo que han hecho muchos bancos, bajar mucho las tasas de interés a sus inversionistas de toda la vida, pero nosotros estamos tratando de ser justos con ellos, obviamente hay condiciones de oferta y demanda y cuando hay mucha liquidez la tasa promedio ponderada pasiva para la gente que ahorra y la tasa activa también ha venido hacia la baja.

Mucho del fondeo de este banco es en (depósitos) monetarios, en los que no hay otro tipo de costos. En el tema de ahorros y plazos fijos sí hemos tenido que ajustar las tasas a las condiciones del mercado, tanto activas como las pasivas, porque si uno deja de ser competitivo en operaciones activas habiendo tanta liquidez podríamos perder clientes que tienen crédito con nosotros y en un momento dado buscar condiciones de precios.

Sin embargo, ciertas organizaciones de empresarios tanto nacionales como centroamericanas se han quejado un poco de que los requisitos que han puesto los bancos han sido muy altos, cuando ellos en una coyuntura como la actual necesitan mayor facilidad de acceso a préstamos…

La Junta Monetaria también aprobó una disposición para los bancos en la cual hizo flexibles muchos requisitos para créditos de hasta Q1 millón, normalmente si había muchos requisitos que pedía la Superintendencia de Bancos, como estados financieros auditados y otros, entonces cada banco decidió de manera responsable qué requisitos le iba a pedir a ese segmento.

El mensaje de la Junta Monetaria y de la Superintendencia de Banco es: no queremos entrometernos porque ahorita necesitamos apoyar y reactivar la economía. Nosotros flexibilizamos los requisitos que normalmente le pedíamos a los clientes.

En el tema de créditos, respecto a los fondos de gobierno tenían un plazo y eran solo Q1 mil millones y, como tenemos tanta liquidez, seguimos atendiendo a nuestros clientes con recursos propios.

¿Cuánto tienen recursos propios para ese tipo de líneas de crédito?

Unos Q15 mil millones que podríamos colocar, claro que tenemos que ser responsables y estamos en las expectativas de apoyo de nuestros economistas porque realmente hay mucha incertidumbre de lo que pueda pasar.

Si bien había un control de la pandemia se esperan repuntes, esperamos que no haya otro cierre de la economía, pero hay segmentos de clientes que sí están fortaleciéndose como salud, medicina y otros, pero hay otros afectados como el turismo, que en un momento dado no se ve cuándo pueda arrancar.

En la economía, por lo menos estamos hablando de una recuperación para el 2021 y ya vemos más actividad económica.

¿Cambió la demanda de servicios bancarios en el 2021 con respecto al año pasado?

En el tema crediticio un indicador donde se puede dar cuenta es la política del Banco de Guatemala para la tasa líder, cuando la tasa va hacia abajo lo que hace es mover el precio de las inversiones hacia la baja y entonces le da mensaje a los bancos (diciendo) ustedes deberían de colocar más créditos que neutralizando la liquidez en el banco central.

Algunos clientes todavía tienen ese temor porque todavía no tienen muy claro el panorama y fueron afectados por la pandemia, entonces sus operaciones las podrían estar financiando con sus propios ahorros, pero tampoco hay mucho apetito de querer pensar ahorita en una expansión o contratar más empleo, sino que están siendo muy cautelosos, estamos apoyándonos ahorita en atender a nuestros clientes en financiar más capital de trabajo. Tenemos productos adicionales como el factoraje.

Le puede interesar: Por qué subió el saldo del crédito pero cayó el número de solicitudes a febrero

¿Ya están brindando financiamiento con factoraje?

A partir de este año estamos ofreciendo financiamiento por factoraje. Consiste en darle financiamiento a sus cuentas por cobrar, está enfocado a pequeños empresarios que hagan sus ventas y que lo hagan por medio de facturas cambiarias.

Y también vamos a empezar a ofrecer es el tema de leasing no solo para productos o maquinaria, sino que también vamos a empezar a incursionar en el leasing inmobiliario.

Mucha gente del sector informal, que es el sector que hemos financiado inclusive en el tema de vivienda porque a veces no calificaban, no tenían ingresos fijos, pero nosotros podemos demostrar que sí tienen ingresos a pesar de que son economías informales.

Con el leasing se da la opción de pagar un precio al final y pueden quedarse con la propiedad, son ventajas muy importantes para lograr que muchas familias del sector informal puedan tener ya su vivienda.

¿Cuánto tienen destinado en el 2021 para líneas de crédito con factoraje y leasing?

Para toda la cartera en el año tenemos para colocar en créditos Q15 mil millones en total. Eso incluye factoraje en el que estimamos llegar a unos Q900 millones o Q1 mil millones en el año.

En leasing, aún estamos evaluando si lo podemos hacer dentro del banco o va a ser necesaria la creación de una empresa, pero ahí estaríamos un poco más conservadores, estaríamos pensando en unos Q500 millones en el año.

¿Han tenido alguna inyección de fondos de bancos multilaterales? ¿A qué se han destinado?

Actualmente Banrural tiene contratada una línea de crédito con el BCIE (Banco Centroamericano de Integración Económica) por US$120 millones, de los cuales ha utilizado US$68.6 millones, consecuentemente tiene un saldo disponible de US$51.40 millones.

Según el Ministerio de Finanzas, en Banrural se han manejado 12 fideicomisos de entidades de la administración central del gobierno. ¿Cuáles están activos?

Siete están en proceso de extinción y cinco están vigentes. De los vigentes el Fideicomiso Fondo de Protección Social, Fondo Nacional para la Reactivación y Modernización de la Actividad Agropecuaria, Fideicomiso Apoyo Financiero para los Productores del Sector Cafetalero Guatemalteco, Programa de Desarrollo Integral en Áreas con Potencial de Riego y Drenaje, y Crédito Rural.

Respecto del fideicomiso para productores del sector cafetalero, ¿cuántos fondos tienen disponibles?

Existe un disponible al 28 de febrero de 2021 de US$3.8 millones (unos Q29.26 millones).

Actualmente están en proceso de formalización créditos por US$3.6 millones y el resto en análisis; consecuentemente, esta disponibilidad estará siendo agotada próximamente.

Es importante mencionar que, a la fecha, existe una demanda de créditos por US$5.8 millones, para cuya atención serían necesarios nuevos aportes.

Respecto al plazo del fideicomiso, se encuentra en proceso de modificación la escritura para ampliar el mismo por 25 años más, de acuerdo al Decreto 4-2019 del Congreso de la República.

El fideicomiso Crédito Rural (con el Maga) que vence en septiembre del 2021 ¿cuántos fondos tienen disponibles aún?

Los fondos disponibles del fideicomiso Crédito Rural ascienden a Q5 millones 744 mil 200.39. A la fecha no existe ningún trámite relativo a la ampliación del plazo

También está el fideicomiso de proyectos productivos para la población desarraigada (con el Maga) con plazo para finalizar en el 2026 ¿tiene conocimiento si se pedirá alguna prórroga?

Actualmente está en proceso de extinción