La primera clave de un emprendedor

Es un reto adquirir el poder de arrodillar las emociones cuando de tomar decisiones trascendentales se trata.

Muchos de nuestros emprendimientos tienen tatuadas las decisiones que tomamos, y desafortunadamente la estadística muestra que un porcentaje elevado de esas marcas se esfumaron con el tiempo, gracias a que nuestra forma de tomar decisiones está sujeta a un aprendizaje de prueba y error, donde dejamos a que la equivocación haga un prototipo y nos habilite para tomar mejores decisiones.

En nuestras investigaciones hemos confirmado que detrás de cada emprendimiento que cierra sus puertas hay una serie de decisiones que pintan el cuadro final del desastre, y en ese proceso es evidente observar dos momentos donde el emprendedor las toma muy rápido, tal vez motivado por un dominante optimismo o una explosión emocional, y en otros casos se demora mucho por desconfianza o miedo.

Los expertos recomiendan que el foco de atención debe ser en el ¿cómo debo tomar esas decisiones que marcarán la historia de nuestro emprendimiento? Refiriéndonos a que se hace indispensable tomar un procedimiento, un método aquí comparto algunas sugerencias:

En primer lugar, tenga claro si está resolviendo un problema o emprendiendo un proyecto, lo primero es resolver una situación pasada, el segundo es sobre un futuro, una adecuada definición de dónde se requiere tomar la decisión aumenta las opciones de éxito.

Establezca un objetivo, sueñe, visualice lo que desea y luego lleve esa aspiración y conviértala en acción a través verbos y complementos. Claridad en el objetivo, me facilita qué información buscar. No lance monedas en el aire, la elección binaria de si o no es pobre.

Establezca muchas alternativas y escenarios posibles para conseguir el objetivo, una alternativa no es alternativa y dos serán un dilema, trabaje a partir de tres.

Es ese momento donde debe hacerse presente la creatividad, la capacidad de investigar y superar las limitaciones que la competencia tiene, aquí nace el cómo, un nuevo modelo, producto, servicio etc.

Una recomendación importante en este punto es escribir las alternativas sin evaluarlas en el mismo instante, ese trabajo lo hacemos a continuación.

Evalúe las alternativas una a una, observe las consecuencias que podrán traer una vez se tome la decisión, para ello podemos hacer un cuadro sencillo de ventajas y desventajas, ello nos permite seleccionar la alternativas más prósperas en nuestra decisión final.

Por último, integre a todo su equipo si desea que una decisión acertada, luego tenga una ejecución adecuada, el tema de las decisiones incluye finalmente que se haga realidad y eso lo hace el equipo.

Ahora tiene una clave, el poder de aquellos que consolidan sus marcas, utilizando el recurso racional al tomar una decisión, para luego celebrar y emocionarse con el resultado.

Hasta la próxima.

* yesid@rybsideas.com