La SAT detecta 8 mil subdistribuidores de gas que no reportan cobro ni pago de impuestos

La Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) identificó nuevas modalidades de evasión tributaria, entre las que se incluye la venta de gas propano por parte de subdistribuidores que no reportan sus compras ni ventas y tampoco emiten factura.

Publicado el
La SAT detecta nuevas formas de evasión en varios sectores, incluyendo los denominados subdistribuidores de gas.  (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
La SAT detecta nuevas formas de evasión en varios sectores, incluyendo los denominados subdistribuidores de gas. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

El jefe de la institución, Marco Livio Díaz, explicó que existen alrededor de 16 mil subdistribuidores de gas y que de estos, unos 8 mil compran grandes cantidades de ese producto a los distribuidores, pero solo piden factura como Consumidor Final (C/F).

La entidad tiene un programa de auditoría a subdistribuidores en general, que incluye grandes compañías que compran a los fabricantes o importadores y piden la factura como C/F, pero ahora con los controles establecidos para otorgar el subsidio (decreto 15-2021 y su reglamento) se han detectado compras por Q100 mil, Q200 mil y hasta Q500 mil de propano en algunos de estos casos.

Díaz explicó que “el apoyo económico (subsidio al gas) que está brindando el gobierno de Guatemala es de alrededor de Q20 millones quincenales. Dentro de esos Q20 millones hay unos 8 mil (subdistribuidores) que no están declarando hacia el público, de un total de 16 mil que manejan toda la cadena de gas”.

Con esa práctica, no reportan las compras ni emiten factura a sus clientes, con lo cual tampoco reportan las ventas, por lo que no declaran el pago de tributos como el impuesto al valor agregado (IVA) o el impuesto sobre la renta (ISR).

“Es un problema bastante grande porque es una cantidad considerable de subdistribuidores que no están facturando hacia el público y es preocupante. Se va a ordenar el mercado con el apoyo del subsidio, debido a que hay más controles” indicó Díaz al ampliar que “se detectó que grandes compradores no tenían NIT (Número de Identificación Tributaria) y solo pedían la factura como consumidor final. Con este programa de subsidio se ha pedido NIT o DPI (Documento Personal de Identificación) y así se les da seguimiento”.

Agregó que los grandes importadores y distribuidores están ayudando en esta tarea, de manera que todos facturen. “Aún no se tiene dato cuantitativo de lo que representa esa práctica, pero este es un buen ejemplo de cómo hay que ordenar los mercados en Guatemala”, señaló Díaz.

Las compañías que les venden a estos subdistribuidores tienen registros de quiénes son los clientes y se les puede pedir el cheque con que les pagaron o que digan exactamente quién es el comprador, agregó.

Facturación y requisitos para el subsidio

En el decreto 15-2021 y su reglamento se establece que los envasadores deben estar en el régimen de Factura Electrónica en Línea (FEL), para otorgar el subsidio por los cilindros de 10, 20, 25 y 35 libras y no se aceptarán las facturas como Consumidor Final, sino que se deberá consignar el NIT del comprador o el Código Único de Identificación (CUI) del adquiriente, pero solo para la compra de una unidad.

Lea también: Qué se deteriora y qué mejora en Guatemala tras doce años de evaluaciones de riesgo país

El Ministerio de Energía y Minas (MEM) no respondió acerca de si se ha aplicado subsidio a estos negocios y si este está llegando al consumidor final.

En tanto, la Dirección de Atención y Asistencia al Consumidor (Diaco) indicó que no han encontrado casos en los que no se esté otorgando el beneficio económico a los compradores finales del gas propano. El vocero de la entidad, Carlos Vásquez indicó que la función de Diaco dentro de la implementación del subsidio es la observancia y garantía de que se les otorgue el beneficio económico a los consumidores finales y que a partir de la entrada en vigencia de la medida, el 1 de diciembre del 202a a la fecha, solo ingresó una queja en el mes de diciembre.

Más prácticas dudosas

La SAT dio a conocer su plan de fiscalización para el 2022 para lo cual cuenta con 18 programas de controles, con el fin de evitar la evasión o irregularidades en el pago de impuestos.

Entre otras prácticas, se ha detectado a contribuyentes que reportan domicilio fiscal en zona rojas por la violencia, con el fin de que los auditores no lleguen; pero al hacer la verificación, se dan cuenta de que realmente la empresa no funciona ahí.

También están los contribuyentes tránsfugas, que cambian domicilio fiscal para evitar controles regionales establecidos según el tamaño de su operación, entre otras formas. Es así como se expandirán los controles con programas de fiscalización en maquilas y zonas francas, en el caso de importadores registrados, valores de aduanas, clasificación arancelaria, empresas de courier, almacenadoras, fiscalización por sectores y la implementación de la FEL, entre otros. Con estas acciones se prevé recuperar Q350 millones.

Por aparte, durante la temporada de fin de año se efectuaron 27 mil 230 verificaciones y se detectaron 366 negocios con incumplimientos. Entre estos, el 40% no facturaba, el 10% tenía facturas vencidas y el 17% no estaba inscrito.

Además, se encontró una cadena de comercios que tiene ocho establecimientos, pero no cuenta con facturas autorizadas por lo que solo emite ticket, por lo que se presentará la denuncia penal y se pedirá el cierre temporal del negocio.