Las demandas millonarias a las que se expone Guatemala por arbitrajes internacionales

Guatemala dio por finalizado el caso con Teco Energy luego del pago de US$37 millones -unos Q285 millones- en noviembre pasado y se libera uno de los procesos arbitrales dentro del marco de los Tratados de Libre Comercio (TLC).

Guatemala tiene un proceso activo de litigio internacional por un inversionista. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Guatemala tiene un proceso activo de litigio internacional por un inversionista. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

A pesar de esa acción, se mantienen activos y con diferentes estatus otros procesos similares, informó la Unidad de Asuntos Internacionales de la Procuraduría General de la Nación (PGN), que administra la parte legal en estos litigios junto con otras entidades.

El caso de Teco Energy cobró notoriedad en noviembre del 2020, ya que un juez de la Corte de Nueva York, ordenó la congelación de las cuentas soberanas de Guatemala, y porque puso en aprietos la calificación de riesgo-país que hacen las agencias calificadoras, al entrar en un impago a los tenedores de un eurobono.

“El casto Teco está en estatus de finalizado; pago realizado y proceso de apelación finalizado”, explicó Lilian Elizabeth Nájera Reyes, jefa de la referida unidad de la PGN, quien agregó que cada una de las partes realizó el pago de sus costos procesales.

El Gobierno, tuvo que destinar del presupuesto unos Q285 millones para cumplir con esas obligaciones, que no estaban contemplados, lo que significó un ajuste del gasto público en 2020.

Listado actualizado

La PGN detalló los procesos internacionales contra la República de Guatemala, de los cuales solo uno se mantiene activo, siete han concluido, uno está suspendido y dos más con intención.

“El Estado deberá seguir ejerciendo su defensa en el arbitraje de Daniel W. Kappes y Kappes, Cassiday & Associates,  en el caso Grupo Energía Bogotá S.A. E.S.P. y Transportadora de Energía de Centroamérica S.A., en caso de ser nuevamente activado”, subrayó Nájera Reyes.

Agregó que el Estado estará a la espera de la interposición, por parte de los inversionistas, de algún remedio procesal en contra de las resoluciones en los arbitrajes de IC Power Asia Development Ltd.  y Teco Guatemala Holdings, LLC  (nueva sumisión), en este último, el Estado se encuentra analizando la posibilidad de interponer un remedio; es decir, una impugnación u otro recurso.

La facultativa, remarcó que el Estado está a las expectativas de si los inversionistas presentan una notificación de arbitraje.

Evitar futuros conflictos

Luis Pedro Cazali, abogado especialista en comercio exterior, recomendó a las autoridades guatemaltecas evitar en el futuro que este tipo de demandas internacionales pasen a esas instancias, cuando se han vulnerado sus derechos.

 

“Lo primero que recomendaría es que el país no se meta a líos; que los funcionarios tengan los conocimientos necesarios para determinar qué se puede y qué no se puede hacer con los inversionistas”, precisó.

Por otro lado, también sugirió reforzar la unidad de asuntos internacional para el tratamiento de los procesos que se ventilen, aunque Guatemala se apoya con bufetes internacionales tanto europeos como de Estados Unidos.

Nájera Reyes resaltó que el Estado se encuentra comprometido con la defensa de sus intereses, por lo que en cada caso antes mencionado se cumple con todos los esfuerzos necesarios para obtener un resultado satisfactorio.

Cambio de visión

Cazali, manifestó que otro aspecto que se debe considerar es el tipo de inversión extranjera directa que se quiere atraer a Guatemala, así como diseñar una política que evite en lo posible una violación a los tratados internacionales.

A ese respecto, declaró que no se cuenta con una política de inversión encaminada a diseñar y enfocar una estrategia legal para evitar estos conflictos entre inversionistas y Estado, por ejemplo, en minas, hidroeléctricas y energía eléctrica, que son los principales sectores en las cuales se han abordado este tipo de demandas.

Por otro lado, añadió, es importante contar con un acercamiento directo con los inversionistas a modo de evitar posibles juicios y buscar las soluciones previas a un eventual conflicto.

“Ahora tenemos un problema que perfectamente es identificable que no se aborda de raíz, en minas, hidroeléctricas y energía eléctrica, ahí se mantienen los conflictos y no se percibe que las autoridades competentes eviten esos problemas, y cuando se empieza a buscar un hilo comunicante entre todos los conflictos son semejantes en cuanto a que son violaciones del Estado a las metas de los inversionistas al negocio”, puntualizó.

Esos cambios que realiza el Estado en las reglas del juego, destacó el profesional, da lugar a que los inversionistas investiguen los problemas en que Guatemala está involucrado y, por ejemplo, en minas, ya no vienen a dejar sus capitales “porque no quieren tener problemas”.

Por otro lado, recomendó Cazali, se tiene que contar con especialistas para llevar los casos localmente, y prepararlos.

Flujo de inversión

Hasta septiembre último, el ingreso de divisas por inversión extranjera directa (IED) a Guatemala, ascendió a US$728 millones, según el Banco de Guatemala.

El monto representa una caída de 2.3% con respecto al mismo mes del año pasado cuando se recibieron US$745.9 millones.

Las actividades financieras y de seguros atrajeron US$207.8 millones; industria manufacturera, US$183 millones; comercio y reparación de vehículos, US$130 millones; suministro de electricidad, agua y saneamiento, US$103 millones e información y comunicaciones US$34 millones.

Por país de origen, Estados Unidos con US$141.3 millones; Colombia, US$112 millones; Panamá, US$89 millones; Luxemburgo, US$57.4 millones y Rusia, US$50.6 millones, detalla el reporte oficial.