Lo que dice el repunte en las remesas en Guatemala sobre la actitud del migrante hacia la pandemia

El ingreso de divisas por remesas familiares en julio marcó una cifra histórica y por primera vez se alcanza US$1 mil 078.7 millones -Q8 mil 305 millones-, según el reporte oficial.

El ingreso de divisas por remesas familiares aumentó en julio para alcanzar US$1 mil 078 millones y podría estar asociado al efecto covid-19 en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El ingreso de divisas por remesas familiares aumentó en julio para alcanzar US$1 mil 078 millones y podría estar asociado al efecto covid-19 en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Los registros de la balanza de pagos del Banco de Guatemala (Banguat), confirman que no se había presentado un comportamiento similar en los últimos años, y las divisas recibidas en julio marcaron una tendencia al alza, que ya se había manifestado en junio con un ingreso de US$963.2 millones y mayo con US$836 millones.

El crecimiento se manifiesta en medio de la pandemia que golpea a la economía global, tanto en Estados Unidos, como en Guatemala, pero en julio el ingreso promedio diario fue de US$34.7 millones.

En marzo pasado, el ingreso fue de US$746.7 millones y abril US$690 millones que han sido los más bajos en estos siete meses, según las cifras de la banca central.

El monto recibido en julio superó los US$1 mil millones de octubre del 2019, según las cifras.

Los estudios muestran que las remesas benefician a unas 6.2 millones de personas en Guatemala, y una buena parte se destina para el consumo en el hogar y ahorro.

Recuperación

En términos intermensuales el crecimiento fue del 12% con respecto a junio de este año, y la diferencia fue por US$115 millones más, y el indicador vuelve a mostrar un comportamiento de dos dígitos.

Al comparar con julio del 2019 el crecimiento es del 14%, cuando en esa ocasión se reportó US$947.8 millones, y la diferencia es de US$131 millones con julio último.

Luis Lara Grojec, presidente de la Asociación Bancaria de Guatemala (ABG), manifestó que el ingreso de remesas es uno de los indicadores que muestra un comportamiento positivo en medio de la crisis por la pandemia.

Acumulado

Entre tanto, el ingreso acumulado es decir de enero a julio, el crecimiento es de 1.4% con US$84.2 millones más que en 2019, pero la cifra logra alcanzar a la tendencia del año pasado.

En los primeros siete meses el ingreso acumulado es de US$5 mil 958.9 millones -Q45 mil 883.5 millones- contrario a los US$5 mil 874.7 millones del ejercicio anterior.

Además, es más alto a lo reportado en el 2018 por US$5 mil 217.4 millones o sea 14% a lo observado en 2020 y a los US$4 mil 716 millones del 2017 que equivale a 26%.

El promedio de ingreso mensual en 2020 es de US$851.2 millones.

Efecto covid

Pedro Pablo Solares, asesor de la iniciativa Puente Norte Migraciones, dijo que el comportamiento de los envíos es extraordinario, ya que la economía de los Estados Unidos está en un mal momento.

Recordó que, también la cifra no puede verse como extraordinaria, ya que en las estimaciones iniciales del Banguat, se había pronosticado un crecimiento de dos dígitos con una proyección de cierre del 13% para el final del año, pero evidentemente la crisis de la pandemia ajusto esas cifras.

El especialista declaró que el crecimiento de las remesas surge como una combinación de tres factores: las remesas se mantendrán estables mientras más población migrante exista, mejor esté la economía de EE. UU. y mejor se muestre la tasa de empleo para los connacionales.

Pero ahora aparece un cuarto factor, que es a mayor cantidad de migrantes y a mayor necesidad en Guatemala se compensó o se mantuvo estable el indicador el hecho que se mantiene a la baja la economía y el empleo en Estados Unidos.

El pasado 24 de junio, las autoridades revisaron el indicador de las remesas y tendrá un menor impacto a lo esperado.

El desempeño será siempre en terreno negativo, pero con una caída unos US$683 millones, para cerrar el año con US$9 mil 825 millones, es decir con un crecimiento de -6.5%.

Ese comportamiento será menor a los US$10 mil 508 millones que fue el total del 2019, y que alcanzó una cifra histórica.

Envían sus reservas

Para Jahir Dabroy, analista en tema migratorios de la Asociación de Investigación de Estudios Sociales (Asíes), el reporte de julio de las remesas puede explicarse por las reservas que mantenían los migrantes o por algún dinero guardado ante un posible temor de contagiarse u hospitalizarse.

Lo otro es que se trata de dinero que no se envió en marzo y abril, cuando hubo una baja y que ahora con la reactivación económica en algunos estados, los migrantes estén enviando esos recursos, como una especie de compensación.

También, que los migrantes estén duplicando sus horas de trabajo, en especial en actividades agrícolas que son consideradas esenciales, y por lógica están recibiendo más dinero por sus jornadas, ya que empezó el ciclo de cosechas de varios productos.

“Pareciera que, en EE. UU. se le está perdiendo el miedo al covid-19 y con la apertura de la economía los migrantes se lograron insertar al mercado laboral”, puntualizó.

Añadió que también se entrará en la etapa de las elecciones presidenciales, y habría que observar cuáles serán los mensajes al votante de origen hispano.