Los campeones guatemaltecos que buscan medallas en el mercado de las crepas

Marcos de León y Muguette Pellecer, dos atletas de alto rendimiento, jugadores de rugby, cambiaron por un tiempo el deporte para dedicarse a su emprendimiento Crêpette, especializado en crepas dulces y saladas tanto clásicas como con recetas propias.

Muguette Pellecer y Marcos de León son deportistas pero también se lanzaron al emprendimiento con Crêpette, (Foto, Prensa Libre: Carlos Hernández Ovalle).
Muguette Pellecer y Marcos de León son deportistas pero también se lanzaron al emprendimiento con Crêpette, (Foto, Prensa Libre: Carlos Hernández Ovalle).

La pareja se  conoció practicando rugby, ambos han sido seleccionados nacionales y representaron a Guatemala  en los Juegos Centroamericanos del 2017 en Managua, Nicaragua, donde  las selecciones tanto masculina como femenina ganaron medalla de oro.

 

Sin embargo, a los Juegos Centroamericanos y del Caribe que se efectuaron en Barranquilla, Colombia, en el 2018,  ya no asistieron, porque estaban dedicados de lleno a su negocio.
En el 2014, los novios    tenían mucho interés en instalar un negocio, empezaron con la carretilla de crepas para atender eventos    los fines de semana.

El lanzamiento fue en Pasos y Pedales, luego se ubicaron  en el garaje de la casa de una amiga, en la zona 10, y posteriormente en el área peatonal de 4 Grados Norte, consideraron que esta última  fue la mejor vitrina que tuvieron para dar a conocer un servicio como la carretilla y los empezaron a contactar para eventos.

Desde hace un año cuentan con un restaurante en las instalaciones de la Alianza Francesa, en la zona 13 capitalina, además,  dos carretillas y un quiosco en Plaza el Recreo, en zona 12. También poseen un Food Trucks, pero solo brindan el servicio para eventos, no salen a las calles.

No hay inicio fácil

Para lograr la  expansión que ahora experimentan  atravesaron varios obstáculos.

Rápidamente les surgió el interés por instalar un establecimiento, aunque lo hicieron con el tiempo, aseguran que  cometieron el error  “de comer ansias y apresurarse”, y  se decidieron por  un quiosco en el Centro Comercial Los Próceres, pero no les fue bien y tuvieron que cerrarlo.

Luego se instalaron en un área cercana a 4 Grados Norte, zona 4, pero no les permitieron abrir el servicio al público porque el espacio que rentaron  no contaba con licencia como área comercial, sino  residencial. Los emprendedores mencionan que por desconocimiento del tema no repararon en detalles como esos y experimentaron  una pérdida de tiempo y dinero, pero no se dieron por vencidos.

Muguette Pellecer y Marcos de León empezaron en el 2014 su emprendimiento, ahora poseen diversos formatos como servicio para eventos a domicilio y un restaurante en la zona 13, en las instalaciones de la Alianza Francesa. (Foto, Prensa Libre: Carlos Hernández Ovalle).

Muguette es publicista y se ha encargado de la promoción de su emprendimiento en redes sociales. Marcos es diseñador, él se ha encargado  del diseño de  los muebles que  usan en el restaurante.

“Todos pensarían que las recetas son mías”, dice Muguette, quien nació en Guatemala  de  ascendencia francesa, por lo que   tiene doble nacionalidad. Sin embargo, es Marcos quien desarrolla las recetas. Él menciona que es  autodidacta, mucho lo aprende en Youtube, prueba las recetas, crea otras, y juntos deciden   incluirlas en el  menú o mejorarlas.

Ambos dicen que les gusta lo que hacen y son perfeccionistas, por lo que constantemente  implementan nuevos detalles, tanto en el servicio, la decoración y el menú, del que están por lanzar uno nuevo.

Muguette Pellecer y Marcos de León (juntos el centro parte superior de la foto) fueron medallistas de oro en sus respectivas selecciones de Rugby en los Juegos Centroamericanos del 2017. (Foto, Prensa Libre: COG).

Marcos cuenta que  el gusto de ambos por las crepas surgió como un hobby, ya que le gustaba prepararlas para compartir con Muguette, asegura que  es exigente hasta lograr el mejor sabor en su receta.

Muguette indica  que  el diferenciador con otros negocios de este tipo es el amor romántico que ellos le imprimen, no solo en las recetas, sino a la preparación y la presentación de las crepas. “El emplatado —presentación en el plato— es importantísimo”, aspecto en el cual ella es muy exigente, agrega.

Así  combina las formas que le dan a las crepas, los colores,   formas, ingredientes  sabores, complementos. Por ejemplo, hay crepas con harina natural, roja y una combinación como arcoíris.

Acceder a capital también ha presentado dificultades para la pareja. Empezaron con   fondos propios, generados por la primera carretilla que tuvieron, y posteriormente para expandir su negocio decidieron vender el vehículo de Muguette, lo que les permitió invertir más.

Al inicio, los padres de ambos no creyeron totalmente en sus ideas, pero con el tiempo, cuando notaron la seriedad con la que tomaron el negocio  decidieron ayudarlos y les hicieron un préstamo para que pudieran invertir más en la empresa.

Muguette Pellecer es emprendedora y deportista, practica Rugby. (Foto, Prensa Libre: COG).

La pareja también comparte recomendaciones con base a experiencias. Primero se debe definir qué quiere y hacia dónde quiere llegar y no solo actuar sin rumbo.  Estar consciente de que se requiere esfuerzo y sacrificios, además de tener pasión o gusto por el tipo de negocio que se elija.

Además de enterarse de qué requisitos necesitan, ya que es difícil caminar solo sin tener asesoría.

Marcos de León, practica Rugby, y se lanzó a emprender su negocio junto a Muguette Pellecer (Foto, Prensa Libre: COG).

Otra observación que no olvidan es que no se debe comer ansias, ya que todos quieren que sus negocios se instalen y prosperen rápido, pero se debe ser paciente y desarrollar cada etapa poco a poco.

Ambos extrañan el rugby y esperan regresar a practicarlo en cuanto el tiempo que necesitan invertir en  su emprendimiento  se los permita.

Contenido relacionado

> Así se han creado 15 compañías de la mano de programa universitario de investigación de Harvard

> Con Q1 mil podrá establecer una Sociedad de Emprendimiento

> Cómo me convertí en mi propio jefe a los 20 años

 

0