Los subsidios a los combustibles están modificando la demanda de estos productos y la diferencia se cuentan en millones de galones

El consumo de combustibles ha cambiado en el país derivado de las alzas que se experimentan en ambas gasolinas y en el diésel, así como por las subvenciones vigentes de forma temporal.

Publicado el
Los precios de las gasolinas y el diésel siguen con tendencia al alza.(Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Los precios de las gasolinas y el diésel siguen con tendencia al alza.(Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Durante muchos años, el combustible con mayor demanda en el país era la gasolina súper, comportamiento que comenzó a cambiar alrededor del 2015, cuando se comenzó a consumir un poco más la gasolina regular, especialmente como consecuencia de los precios, según datos de los expendedores.

En el 2022 la brecha se amplió por igual motivo, dado que el encarecimiento se ha acentuado cada semana, aparte de que la regular está subsidiada con Q2.50 por galón desde el 5 de abril.

José Briones, director ejecutivo de la Gremial de Importadores de Combustibles, explicó que, en números redondos, del total de la gasolina en el país, el consumo había sido muy similar, con un 50% cada una. Sin embargo, en enero y febrero de este año hubo un leve cambio, cuando la súper representó el 49% y la regular, el 51%.

En marzo se demandó de gasolina regular alrededor del 52%, y de súper el 48%; en abril, cuando cobró vigencia el subsidio, hubo un mayor diferencial ya que la regular pasó a significar el 57% del consumo y la súper, el 43%.

Este comportamiento representa aproximadamente una diferencia de 15% respecto al mes anterior, sin embargo no creció tanto como se creía, según Briones. Y al ser consultado sobre el resto del año, considera que de continuar el subsidio, puede mantenerse un patrón similar; y cuando finalice el apoyo, muchos usuarios optarían por regresar al consumo de la súper.

Estimación interanual

Enrique Meléndez, director ejecutivo de la Asociación Guatemalteca de Expendedores de Gasolina (Ageg), agregó que se esperan las estadísticas oficiales, pero preliminarmente se estima que la demanda de gasolina regular en los expendios creció alrededor del 18% durante abril, coincidiendo con que se debe al efecto del subsidio.

Respecto al consumo, comparando el mismo tipo de combustible por mes, Meléndez indicó que la super creció 1.27% en marzo, comparado con febrero, y se situó en 599 mil 582.3 barriles de 42 galones cada uno, según datos del Ministerio de Energía y Minas (MEM).

Le puede interesar: Qué se deteriora y qué mejora en Guatemala tras doce años de evaluaciones de riesgo país

Sin embargo, para la regular el consumo fue de 6.38% más, llegando a 703 mil 127.9 barriles, lo que ya reflejaba una preferencia por este combustible, aún sin haber entrado en vigencia el subsidio.

En forma interanual la demanda cayó: mientras en la super bajó -7.89% en marzo del 2022, la baja de la regular fue menos pronunciada y se situó en -3.79%, según los datos del MEM y de acuerdo con Meléndez, se debe a la diferencia de precios entre la regular y la súper, que en promedio es de Q3.10, también debido al subsidio, ya que en época normal, el galón de súper cuesta unos Q0.60 más que la regular.

Respecto al diésel, los consultados afirman que no ha variado mucho el volumen de consumo, pues en este caso, la variación depende más de los ciclos de producción en las industrias, ya que aumenta en por temporadas.

 

Como dato adicional, se menciona que el diésel ha llegado a costar más que la gasolina, pero esa situación tenderá a la baja, debido a que finaliza el invierno en el hemisferio norte, que es donde más demanda se genera.

La gasolina regular sigue al alza

Por otro lado, los precios de referencia de estos productos a partir del 17 de mayo reflejan nuevos cambios, ya que el galón de gasolina regular se sitúa en Q40.36 en la ciudad de Guatemala, con un aumento de Q1.86 por galón.

En tanto el diésel tuvo una baja de Q3.75 por galón, situándose en Q35.08 y es la primera disminución durante las seis semanas que lleva de aplicarse el subsidio. Y como se ha observado en el período mencionado, las alzas son mayores fuera del área metropolitana, pues en departamentos como Petén, la gasolina regular cuesta en promedio Q41.65 y el diésel, Q36.36.

Piden reenfocar el subsidio

La cadena de sectores involucrados en la importación de autos usados se unió para exigir al gobierno que cese el gasto que catalogan desmesurado en otros rubros y con falta de transparencia, y que se tomen acciones para apoyar a los ciudadanos, debido al encarecimiento de la canasta básica.

Lea también: Cuánto cuesta y cuánto tiempo tarda inscribir una marca en Guatemala (y cuándo peligra si no lo ha hecho)

Además, solicitaron que se reenfoque el subsidio y ya no se pague a los importadores de combustibles, sino que se entregue el dinero al usuario final y que este decida si adquiere más combustible con ese monto o lo destina a otros artículos.

Nelson Escalante, presidente de la Federación de Importadores, Vendedores, Gestores y Transportistas de Guatemala, expuso que exigen al gobierno mayor mesura en el gasto de todas las instituciones del Estado y municipalidades, aparte de evitar un mayor endeudamiento del país, y tomar medidas económicas que sí beneficien al pueblo, de forma transparente y libre de corrupción en el tema de los combustibles, así como en el alza en todos los productos y servicios.

Al Congreso de la República, hicieron un llamado para que el subsidio vaya directo a la población y que, al momento de cargar combustible, se reintegren Q4 por galón directamente al ciudadano.

Advirtió que de no atenderse estas peticiones, en el plazo de dos semanas tomarán otras acciones, por lo que llaman a la sociedad civil, universidades, estudiantes, iniciativa privada, comercio informal, mercados cantonales, maestros, profesionales, sindicatos sindicales, productores, transportistas, taxistas y otros, a estar alertas y unirse a este movimiento.

El sector, indicó Escalante, también está pasando por una coyuntura delicada, por alzas en los combustibles, fletes marítimos y terrestres, repuestos y otros.