Suspensión de nuevo aeropuerto de México provoca molestia en empresarios

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, confirmó hoy la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) tras la victoria del “No” en la consulta celebrada en días previos, y garantizó a empresarios mantener los contratos e inversiones comprometidas.

Archivado en:

Aeronáutica
El jueves pasado, los mexicanos acudieron a urnas instaladas en diferentes puntos de Ciudad de México (México) para votar sobre el futuro del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). (Foto Prensa Libre: EFE)
El jueves pasado, los mexicanos acudieron a urnas instaladas en diferentes puntos de Ciudad de México (México) para votar sobre el futuro del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). (Foto Prensa Libre: EFE)

“La decisión es obedecer el mandato de los ciudadanos. De modo que se van a construir dos pistas en el aeropuerto militar de Santa Lucía y se va a mejorar el actual aeropuerto de la Ciudad de México y a reactivar el aeropuerto de Toluca”, señaló en una rueda de prensa el líder de Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

El presidente electo, que asumirá el cargo el 1 de diciembre, aseguró que se acatará la decisión tomada por 70% de los participantes en la consulta -unas 700.000 personas- pero que quedarán a “salvo los intereses de las empresas y los inversionistas”.

Con 1,09 millones de votos emitidos, 70% de los participantes se decantaron por continuar con el actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), muy saturado, y combinar sus operaciones con la terminal aérea de Toluca y la de Santa Lucía, hoy militar.

En tanto, 29% optaron por continuar con la construcción del NAIM en Texcoco, con un avance de 20 %, y el 1 % restante fueron votos nulos.

Saturación pendiente de resolver

Con esta decisión “vamos a resolver en poco tiempo la saturación del actual Aeropuerto de la Ciudad de México”, aseguró.
Explicó que con la opción ganadora -“racional, democrática y eficaz”- el Gobierno Federal se ahorrará alrededor de 100.000 millones de pesos (unos 5.128 millones de dólares).

Tras confirmar que la consulta era vinculante, quiso transmitir un mensaje de calma a la patronal. “Desde que se inició el análisis sobre este asunto dejamos de manifiesto que quedaban a salvo los intereses de las empresas y de los inversionistas. Hay fondos, en el fideicomiso actual, que respaldan los compromisos en contratos y en inversiones”, apuntó.

Además de esto, dio su “palabra, autoridad moral y política” de atender cualquier reclamación de empresas.
“Esta decisión se toma con respeto absoluto al Estado de Derecho”, agregó, y explicó que se buscará la manera de trasladar contratos a la nueva obra, o “llegar a arreglos”.

Tras la críticas sobre si es viable la operación simultánea del actual aeropuerto capitalino y el de Santa Lucía, aseguró que no hay “interferencia aérea”.

Además, gracias a la ayuda del Gobierno francés, tienen un nuevo dictamen que lo corrobora.
“Se salva el Lago Nabor Carrillo (en Texcoco) y no se van a ahuyentar los patos, las aves; eso es un triunfo para el movimiento ambientalista”, indicó.

Empresarios se oponen a cancelación

Los empresarios mexicanos se opusieron hoy a la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y consideraron que envía “un mensaje grave de incertidumbre” a los mercados e inversionistas, porque incumple el marco jurídico.

La decisión tomada por el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, después de una consulta hecha a la ciudadanía, “incumple los compromisos del Estado mexicano”, aseveró en una rueda de prensa el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón.

“El mensaje que se da a los ciudadanos, a los mercados internacionales, empresas e inversionistas es que no hay confianza en que los contratos firmados se cumplan”, argumentó el empresario.

De acuerdo con Castañón, la suspensión del NAIM afectará “gravemente” al prestigio de México en el mundo y a su “potencial de atraer la inversión nacional y extranjera” necesarias para futuros proyectos.

La cancelación del NAIM, cuyo avance ronda el 30 %, tendrá además “implicaciones jurídicas y financieras con acreedores y contratistas”.

En este sentido, el empresario señaló que “hace falta claridad sobre cuáles serán los mecanismos para hacerlo”, así como información de qué pasará con lo que ya está construido y con las personas que trabajan allí.

“La consulta no debió ser vinculante; no hubo garantías mínimas y no se circunscribió a la ley actual”, defendió Castañón, quien recalcó que “no se puede construir la democracia sin respetar la ley vigente”.

Por ello, argumentó que esta consulta -en la que no se garantizó la “imparcialidad, representatividad, credibilidad y transparencia”- no puede ser un vehículo para tomar una decisión de Estado, con “alta complejidad técnica”.

“Los empresarios expresamos nuestro rechazo a esta decisión y el método utilizado para tomarla”, acotó Castañón. 

Contenido relacionado:

> Cómo el “efecto AMLO” destrabó la difícil renegociación del TLCAN entre México y el gobierno de Trump
> México: así es el ambicioso proyecto del Tren Maya que propone AMLO y tiene un costo de miles de millones de dólares
> El inédito gobierno paralelo de López Obrador a un mes de su elección… y el anticipado ocaso de Enrique Peña Nieto