La millonaria inversión de PepsiCo en un centro logístico y líneas para producir maíz y papa

La compañía amplió su capacidad con un centro de distribución en Villa Nueva, la compra de una nueva línea de maíz y la renovación de su línea de papa.

El nuevo centro de distribución de PepsiCo está ubicado en Villa Nueva, y empezó a funcionar en octubre pasado. Se generaron 87 nuevos empleos. (Foto Prensa Libre: Cortesía PepsiCo)
El nuevo centro de distribución de PepsiCo está ubicado en Villa Nueva, y empezó a funcionar en octubre pasado. Se generaron 87 nuevos empleos. (Foto Prensa Libre: Cortesía PepsiCo)

Un nuevo centro de distribución en Villa Nueva, la modernización de la planta con una línea de maíz e innovaciones digitales en la fuerza de ventas son las últimas inversiones que anunció PepsiCo en Guatemala y que en conjunto suman US$70 millones, equivalente a Q539 millones.

La inversión del nuevo centro duró 16 meses y asciende a US$27.1 millones —Q208.67 millones—. La operación arrancó a finales de octubre de este año, bajo altos estándares de calidad y seguridad, afirmó la compañía a través de un comunicado.

El mencionado centro permitirá a la compañía generar un impacto   en cuatro giros de negocio: innovación e infraestructura, empleo y sustentabilidad.

“Esta inversión nos permite estar en una ubicación clave que conecta con el oriente y occidente del país a través de las carreteras principales. Con este nuevo centro responderemos a las demandas del mercado con eficiencia, gracias a una logística tecnificada que nos asegura un crecimiento sostenible para los próximos años”, afirmó Clara Contreras, gerente general de PepsiCo Alimentos para Centroamérica Norte.

En el tema de empleo, PepsiCo genera actualmente más de seis mil 700 empleos directos en Centroamérica y Caribe, de los cuales tres mil 300 están en Guatemala.

A partir de esta nueva inversión, 87 nuevos empleados se integrarán a la compañía para trabajar en el centro de distribución.

En términos de innovación e infraestructura, las nuevas instalaciones tienen una extensión de 43 mil 500 metros cuadrados —que equivalen a más de cinco veces la superficie del estadio nacional Doroteo Guamuch Flores—, equivale a seis veces la capacidad de almacenamiento actual, lo complementan 29 puertas de despacho y un sistema de selección de producto a través de comando de voz automatizado.

Este proyecto se alinea también con la agenda de sustentabilidad de la empresa al asegurar una mayor eficiencia en su cadena de valor.

El proyecto fue desarrollado con la asesoría del Guatemala Green Building Council, un consejo de construcción sostenible que busca promover las mejores prácticas de diseño en el país.

El nuevo centro de distribución generará el 22 por ciento de la energía mediante paneles solares y, el resto, a través de otras fuentes de energía renovable. Además, cuenta con manejo de residuos, con una planta de tratamiento de agua y con un sistema de uso eficiente de agua del 45 por ciento.

Lo anterior se traduce en una eficiencia energética del 46 por ciento, con la cual esta nueva instalación de PepsiCo estará aplicando a la certificación LEED.

Vista aérea del nuevo centro de distribución de PepsiCo. (Foto Prensa Libre: Cortesía PepsiCo)

Nueva línea de maíz

La compañía también dio a conocer que durante el 2019 y 2020 invirtió US$43.15 millones —Q332.25 millones— para innovar distintos procesos de su cadena de valor, con el objetivo de modernizar la planta Guatemala.

La inversión consistió en la compra de una nueva línea de maíz, renovación de su línea de papa, e innovación del proceso de venta al brindar a sus colaboradores herramientas digitales para ofrecer un servicio más eficiente a los clientes.

Con la modernización de la línea de papa, PepsiCo Guatemala podrá abastecer parte de su portafolio de boquitas saladas, con una capacidad de producción de 920 mil unidades diarias para Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. Esto representa un volumen anual de siete mil toneladas de papa local cultivada por 40 productores de Quetzaltenango, Alta Verapaz y Petén.

La nueva línea de maíz estará operando en el 2021, y la proyección es que aumentará 85 por ciento la capacidad de producción de tortilla en Guatemala para marcas que la utilizan.

Las inversiones que se llevaron a cabo forman parte de la estrategia de la compañía llamada Ganando con Propósito, a través de la cual se propone acelerar su crecimiento en el mercado en los próximos años implementando los más altos estándares de calidad en sus productos, integrando un impacto sustentable y mejora en la calidad de vida tanto en sus colaboradores como proveedores y clientes, explicó Contreras.