Según Maga, las pérdidas por heladas no justifican alzas

Las bajas temperaturas de las dos últimas semanas provocaron daño en 365 hectáreas de diferentes cultivos; sin embargo, por ser producto excedentario no deberá impactar en el precio de algunos productos, informó ayer el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga).

Cultivos de hortalizas dañados por heladas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Cultivos de hortalizas dañados por heladas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Del total de daños, al menos 144 hectáreas podrían declararse como pérdida total, además de que unas cuatro mil 700 familias fueron afectadas, dijo Mario Méndez, ministro de agricultura.

El funcionario refirió que entre los cultivos dañados no se encuentran granos básicos, por lo que aseguró que no debe existir alza en el precio de productos de la canasta básica.


Los cultivos afectados son: arveja china, ejote, pepino, Según Maga, las pérdidas por heladas no justifican alzastomate, haba, güicoy, lechuga, mora, y chile pimiento, mientras que los departamentos más impactados son: Chimaltenango, Totonicapán, San Marcos, Quetzaltenango, Huehuetenango y Sololá.

Méndez afirmó que los extensionistas agrícolas brindan asistencia técnica a los productores para mitigar el impacto de las bajas temperaturas y descartó, por el momento, brindar asistencia alimentaria.

El Maga puso en duda que para este año exista un programa de subvención para la compra de insumos agrícolas porque no cuentan con presupuesto, y de realizarlo deberán gestionar una transferencia y un censo para determinar la necesidad.

Impacto en café

Directivos de la Asociación Nacional del Café (Anacafé) informaron que en el caso de este cultivo, unas 250 hectáreas registraron daños, principalmente en el departamento de Sacatepéquez, en específico en la parte sur de Antigua Guatemala en el paso que conduce hacia Ciudad Vieja.

Marco Tulio Duarte, encargado de apoyo de asistencia técnica de Anacafé, dijo que durante las dos semanas de bajas temperaturas el café se encontraba en época de cosecha y calculó que se afectará en 20% la producción que aún no se había recolectado.

El técnico indicó que en quintales se traduciría a una merma de entre 1 mil 500 y 2 dos mil quintales oro.

“Esto representa pérdidas para los productores de entre US$400 mil y US$500 mil (Q3 y Q4 millones)”, señaló Duarte.