Pese a contrabando, producción industrial creció en el 2019

El Índice de Actividad Industrial del 2019 reflejó buenos resultados debido a una mejora en el clima político del país, el aumento en el Índice de Confianza en la Economía, y el envío de remesas familiares.

Publicado el
Nueve de las 17 actividades económicas alcanzarían un desempeño negativo en 2020 atribuido a los efectos del coronavirus, indicaron autoridades monetarias a un grupo de empresarios de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG). (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Nueve de las 17 actividades económicas alcanzarían un desempeño negativo en 2020 atribuido a los efectos del coronavirus, indicaron autoridades monetarias a un grupo de empresarios de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG). (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

De acuerdo con el Índice de Actividad Industrial, elaborado por Central American Business Intelligence (Cabi) y presentado por Cámara de Industria, al cierre de diciembre 2019, la actividad industrial alcanza un 0.8% dejando atrás las caídas experimentadas durante el 2018 y principios del 2019.

El punto máximo del índice fue de 160 puntos, alcanzados en diciembre 2017. Actualmente el índice se encuentra en 156.76 puntos, pronosticando un 2020 muy positivo para la actividad industrial y para las actividades económicas que se generan a partir de ella.

Raúl Bouscayrol, secretario de Junta Directiva de Cámara de Industria de Guatemala, dijo que estas cifras significan que el sector alcanzó una recuperación en la industria y  esperan que se mantenga a lo largo del 2020, por lo tanto, la expectativa es positiva respecto a la actividad industrial.

“Esto para los guatemaltecos se traduce en una mayor estabilidad laboral y nuevas oportunidades de empleo, que es lo que como sector buscamos seguir impulsando”, afirmó Bouscayrol.

Los tres sectores con mayor crecimiento según el índice son:

  • Metales y minería (17.5%)
  • Papelería, útiles y otros (8.1%)
  • Servicios (6.4%)

“En el caso del sector minero, el crecimiento se debe a un fenómeno estadístico tras dos años de caídas bruscas a raíz del cierre de la Mina El Escobal” señala Paulo de León, director de inteligencia de Central American Business Intelligence.

De León indicó que el panorama político es uno de los determinantes del rebote económico del índice. “En los últimos 3 meses del año se redujo la incertidumbre política y por ende mejoró la confianza en la economía. Además, la economía de Estados Unidos, con cifras récord en empleos y salarios, hace que el país se vea beneficiado a través de las remesas”.

De León agregó que la expectativa es positiva, y en ese sentido, la caída del precio del petróleo que empezó esta semana es positiva para Guatemala, porque liberará efectivo en el bolsillo de las personas y se orientará a otros gastos de productos o servicios.

Los sectores que proyectan crecerán más en este 2020 son los que no están sujetos a importaciones como salud, construcción y servicios, y todo lo relacionado con esas tres industrias, dijo De León.

Por otro lado, los sectores que registran contracciones son:

  • Hoteles y restaurantes (-13.5%) que reporta un nivel de ventas inferior.
  • Industria química y farmacéutica (-10.4%) que se ha visto fuertemente afectada por el contrabando, experimentando una reducción en facturación.

A pesar de las perspectivas positivas, los industriales no dejan de lado el impacto que el coronavirus podría causar en el país.

“Por nuestra parte estamos en constante comunicación con nuestros socios, monitoreando los efectos que esta situación pueda traer a la economía y especialmente a la salud de los guatemaltecos. Apoyamos las decisiones que el Gobierno actual ha implementado en búsqueda de reforzar las medidas precautorias en nuestro país y animamos a nuestros socios a reforzar también su control preventivo dentro de cada industria”, afirmó Javier Zepeda, director ejecutivo de Cámara de Industria de Guatemala.

Devaluación del peso mexicano fomentará contrabando

“El contrabando es un tema que nos preocupa de sobremanera, especialmente ahora con la depreciación del peso y nos genera alertas respecto a lo que podemos esperar en los próximos meses. Desde ya hacemos un llamado a las autoridades correspondientes para que puedan tomar medidas preventivas, reforzar controles en aduanas e incrementar la presencia del Estado en los puntos fronterizos,” resaltó Bouscayrol.

“El peso mexicano se encuentra entre 21 y 22 pesos mexicanos por US$1 y ese factor incrementará el envío ilícito de productos de ese país hacia Guatemala”, enfatizó De León.

Según el analista solo en el 2019 se estiman que fueron Q30 mil millones de contrabando y eso es casi 1% del Producto Interno Bruto del país, con el peso depreciado, puede aumentar ese porcentaje.