Presupuesto 2021: Cómo proyectan deuda para pagar deuda (y gastar en funcionamiento)

Deuda para pagar deuda y una asignación de gasto financiada por la contratación de deuda para funcionamiento fueron los principales hallazgos del proyecto de presupuesto para 2021 por el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien).

El presupuesto 2021 pone como una prioridad el pago de la masa salarial a los burócratas, según análisis del Cien. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El presupuesto 2021 pone como una prioridad el pago de la masa salarial a los burócratas, según análisis del Cien. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

El análisis detalla que alrededor de Q8 mil 354 millones de gasto de funcionamiento, como pago de salarios, insumos, vehículos, alquileres y servicios, tendrán como fuente de financiamiento la contratación de bonos del Tesoro y préstamos externos con agencias internacionales.

El Cien señala que el plan de gasto planteado para el siguiente año está “muy por encima del nivel promedio de los últimos años”, que está asociado por las ampliaciones presupuestarias para atender los efectos de la pandemia en Guatemala, así como el cumplimiento de pactos colectivos, sobre todo para el Ministerio de Educación.

La propuesta del plan de gasto para 2021 es de Q99 mil 700 millones.

Rubros

Jorge Lavarreda, analista del Cien, comentó que el presupuesto está diseñado para endeudarse, incrementar y mejorar la inversión pública por el capítulo de reactivación económica que se formuló.

La importancia en el proyecto de presupuesto, según el investigador, es que han cobrado relevancia los montos para cubrir los sueldos de los empleados públicos. Los tres ministerios que concentran el rubro de salarios son el de Educación (44.7%), el de Salud (15%) y el de Gobernación (13%).

Hugo Maúl, también analista del Cien dijo que las hay alertas por la asignación de rubros de gasto de funcionamiento vía bonos o préstamos.

Citó las lecciones de Argentina y Costa Rica, en el mal manejo de su deuda pública y las implicaciones sociales que ha conllevado.

Una de las recomendaciones es utilizar el endeudamiento para financiar desequilibrios transitorios entre gastos e ingresos totales, no para financiar gasto corriente.

Por último, Lavarreda estimó que la meta de recaudación para 2021 es alcanzable siempre y cuando no se concrete un nuevo brote de infección del covid-19 y que obligue de nuevo a un confinamiento y tenga impacto en la economía.