¿Qué oficios ha potenciado el coronavirus en América Latina?

Algunas profesiones tomaron fuerza, como aquellas que tienen relación con la tecnología, las ciencias o las comunicaciones. Pero también aumentó el empleo informal adoptado por trabajadores que perdieron sus plazas y se han visto obligados a buscar otros medios para sobrevivir.

El mercado laboral se ha visto afectado por la pandemia generada por el coronavirus. [Collage contiene algunas imágenes de AFP]
El mercado laboral se ha visto afectado por la pandemia generada por el coronavirus. [Collage contiene algunas imágenes de AFP]

Con la llegada del COVID-19 a nuestras vidas, no solo vinieron diferentes crisis o cambios en nuestra actitud y costumbres, también llegaron cambios en el campo laboral con la aparición de nuevos puestos de trabajo y la visibilización de otros que antes pasaban inadvertidos y que ahora se consideran esenciales.

Ese es el caso de Elizabeth ‘Liz’ Camarena, quien contó a la Voz de América que con la llegada de la pandemia vio la oportunidad de generar ingresos en el mercadeo digital. Camarena reside en Jalisco, México, y aunque se dedica a la administración de empresas turísticas, vio en el cambio una oportunidad laboral rentable desde la seguridad de su casa.

¿Qué es lo que hace? Vende un ecosistema de personas que ofrecen soluciones a otros en distintas partes del mundo a solo un clic de distancia. Un ejemplo de lo que hace es que, a través de las redes sociales -o específicamente de Instagram-, capta clientes y les ofrece paquetes para empresas o influencers que les permitan potencializar su marca.

La empresa en la que ahora labora Camarena, Digital Effect, se encarga de hacer que el número de seguidores aumente exponencialmente y “den credibilidad a sus cuentas”, según ella. Pero eso no es todo, además ofrecen una capacitación sobre cómo gestionar las redes y un paso a paso de cuál es la mejor estrategia para manejar el Instagram.

Para Camarena la pandemia dio impulso a la era digital. Todos los negocios o las personas que se potencian como marcas saben que las redes no son una opción, sino una necesidad y su idea coincide con lo revelado por un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en el marco del Día Internacional de la Juventud, en el cual se afirma que la pandemia ha acelerado el uso de nuevas tecnologías de la información y comunicación. Además, con la exposición del conocimiento digital viene la creación de nuevos puestos de trabajo.

Adaptarse o sucumbir

De acuerdo con expertos, durante y después de la pandemia, el reciclaje profesional será clave para cotizarse en el mercado laboral, así lo confirma el Informe de Empleos Emergentes 2020, de la red profesional ‘Linkedin’, la cual ha hecho diferentes estudios en distintos países, como México y España.

Las profesiones que resalta el informe reflejan la lógica actual del mercado laboral y las nuevas demandas que van surgiendo en el mismo. El documento apunta hacia la innovación científica, el desarrollo tecnológico y las ventas online.

Las profesiones que destacan por su alta demanda para el 2020 son: especialistas en Inteligencia Artificial, los desarrolladores de Fuerza de Ventas, especialistas en satisfacción del cliente.

A ellos se les suma aquellos perfiles digitales con una alta especialización técnica y científica, como los ingenieros en robótica, y por supuesto aquellos profesionales que demuestran un profundo conocimiento de determinadas herramientas y plataformas digitales.

En conclusión, según el documento las empresas están demandando los empleos emergentes relativos a los servicios y tecnologías de la información, servicios financieros y consultoría de gestión. Además, las áreas de marketing y publicidad y la investigación también aglutinan a los perfiles profesionales predominantes este año en México y España.

Los datos que respaldan el estudio, según la empresa, fueron recolectados de entre cerca de 690 millones de usuarios que buscan trabajo o establecen relaciones profesionales en la plataforma.

¿Qué pasa con los oficios y el empleo informal?

Según Laura Chinchilla, especialista de recursos humanos, hay empresas que han generado nuevos puestos de trabajo durante el confinamiento por el COVID-19 y, aunque algunos de ellos no están en el campo considerado como cualificados, son oficios básicos en este momento para “subsistir”.

Por ejemplo, está el caso de los supermercados, los cuales -al menos en Latinoamérica- se convirtieron en fuentes de empleos para muchos, ya que buscaban llenar las vacantes de cajeros, personal de limpieza –los cuales están permanentemente en las entradas ofreciendo gel de manos y limpiando las superficies- o logística. “Ante el cierre de otros negocios ellos se mantuvieron abiertos y contratando”, apunta Chinchilla.

Y aunque para la experta son “empleos con fecha de caducidad”, ya que estarán vigentes solo mientras dura la pandemia, “para los que necesitan subsistir es una tabla de salvación”.

Las entregas a domicilio han sido otro de los rubros que han emergido con fuerza, así lo confirmó Carlos Portillo a VOA. Él perdió su empleo como relaciones públicas en El Salvador, por lo que se ha visto obligado a encontrar ingresos en el campo de la entrega de comida a domicilio.

“Uso mi moto y en ocasiones por entrega gano solo un dólar con cincuenta centavos, antes eso hubiera sido risible para mi pero ahora cada centavo cuenta, a veces cuando me dan propina logro hacer en una tarde 15 dólares trabajando entre 5 y 7 horas”, cuenta.

Otras fuentes de ingresos para subsistir han pasado a estar en las ventas informales, las cuales también se han visto impactadas. De acuerdo con la Organización Mundial del Trabajo (OIT), “esos trabajadores no pueden permitirse dejar de trabajar, ni trabajar desde casa. Permanecer en el hogar conlleva la pérdida de su trabajo y, en muchos casos, de su medio de subsistencia”, cita el organismo.

Ese es el caso de Ana Martínez, quien trabajaba como encomendera, viajaba de EE.UU. a El Salvador por lo menos dos veces al mes y con el cierre de puertos de entrada entre ambos países se vio obligada a buscar otra forma de subsistir, ahora confecciona y sale a vender mascarillas al centro de la ciudad de San Salvador.