Rayovac cierra operaciones en Guatemala (y esta es la situación en la que deja a los trabajadores)

Después de más de 60 años en Guatemala, la empresa Rayovac trasladará sus operaciones a Brasil y 68 trabajadores se enteraron del cierre a través de un cartel.

El Defensor de las personas trabajadoras  de la PDH  y la Inspectora General de Trabajo verificaron la situación de los trabajadores despedidos de la empresa Rayovac en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Cortesía PDH)
El Defensor de las personas trabajadoras de la PDH y la Inspectora General de Trabajo verificaron la situación de los trabajadores despedidos de la empresa Rayovac en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Cortesía PDH)

El viernes 18 de diciembre se presentaron 68 trabajadores de la empresa a su turno normal, pero fueron sorprendidos cuando encontraron una manta de vinil colocada en la puerta de ingreso donde les informaban que la fábrica será trasladada a Brasil.

Rayovac abrió operaciones en Guatemala en la década de los 60, pero en el 2018 el grupo Energizer Holdings Inc. acordó comprar el negocio de baterías e iluminación de Spectrum Brands Holdings Inc. por US$2 mil millones; y con esa compra absorbía las marcas Varta y Rayovac.

Energizer, que fabrica las baterías homónimas y las luces portátiles EverReady, obtuvo un negocio con una diversidad de baterías recargables, alcalinas, de carbón-zinc, para audífonos y de níquel e hidruro metálico, así como cargadores, dijo en un comunicado la empresa, con sede en San Luis, Misuri.

Es así como después de más de seis décadas en el país, el grupo Energizer Holdings Inc. decidió trasladar la operación a Brasil y tercerizar servicios en Centroamérica.

La tercerización incluye el almacenamiento y la distribución de las baterías de litio que producen también serán realizadas por una tercera empresa y las baterías de carbón que era producidas acá serán absorbidas por la planta que la transnacional tiene en Indonesia.

Esta fue la manta que colocó la empresa Rayovac para informar a los trabajadores del cierre de operaciones. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Sin previo aviso

Según los trabajadores no recibieron ningún aviso previo, entre trabajadores de mantenimiento, bodega, torneros, electricistas y otros departamentos hay personas con más de 30 años laborando para Rayovac.

Este 19 de diciembre Prensa Libre, llamó a la empresa Rayovac para solicitar información de la situación y respondió un guardia de seguridad, quien afirmó ya no se encontraba ningún directivo en las oficinas.

“Aquí ya no hay nadie, solo dejaron un correo para quienes estamos de seguridad durante este fin de semana, puede ser que la próxima semana se presenten los ingenieros”, expresó el guardia, quien prefirió no identificarse.

Los delegados del sindicato de trabajadores se reunieron el viernes 18 de diciembre con la gerencia dentro de la planta sin la presencia de los trabajadores, la reunión duró más de dos horas y al finalizar la empresa entregó los cheques de indemnización y prestaciones laborales a los 68 trabajadores que fueron despedidos.

Luis Eduardo Reyes, defensor de las personas trabajadoras de la Procuraduría de los Derechos Humanos  y la Inspectora General de Trabajo verificaron el viernes la situación de los trabajadores de la empresa Rayovac con el objetivo de que se cumplieran con los derechos laborales de las personas trabajadoras.

Cierre agudiza crisis de empleo

Jordán Rodas, procurador de los Derechos Humanos, afirmó que las autoridades de la empresa dejaron entrar a los delegados de ambas instituciones, quienes fueron atendidos para explicar la situación.

En opinión del procurador el cierre de la empresa agudiza la crisis humanitaria que vive la población debido a los efectos de la pandemia del covid-19 porque los derechos fundamentales de alimentación y trabajo se ven vulnerados.

“La forma en como los trabajadores se enteraron del cierre no fue la adecuada, a través de una manta, para ello existen las notificaciones y comunicaciones internas para que los trabajadores con tiempo asimilen el proceso y puedan empezar a reubicarse en otros puestos de trabajo”, expresó Rodas.

El encargado de conciencia afirmó que la empresa cumplió con el pago de las obligaciones laborales, y no quedó ningún adeudo pendiente a los trabajadores. El cierre de operaciones es “completo” en todas las líneas de trabajo.

“La empresa colaboró con los delegados de la PDH y del Ministerio de Trabajo, quienes llegaron a brindar un acompañamiento a los trabajadores, y supervisaron el cumplimiento del pago por parte de la empresa”, informó Rodas.