Reporte de la FAO confirma alza en precios internacionales de alimentos y se suma escasez de otros insumos

Los precios de los suministros y servicios importados de los cuales depende el país impactan en industrias locales, y traslado del mismo se refleja en unos productos y continuará en los siguientes meses.

Publicado el
Debido al alza de los precios de referencia internacionales algunos productos de la Canasta Básica Alimentaria reflejaron aumento en mayo pasado. (Foto Prensa Libre: María Reneé Gaytán)
Debido al alza de los precios de referencia internacionales algunos productos de la Canasta Básica Alimentaria reflejaron aumento en mayo pasado. (Foto Prensa Libre: María Reneé Gaytán)

El sector de Alimentos y Bebidas continúa preocupado por el fuerte impacto del alza en los precios internacionales, principalmente del trigo, soya, maíz y petróleo, ya que dependen en buena parte de las importaciones de estos insumos y servicios para atender la necesidad de asegurar alimentos de calidad y a buen precio a los consumidores.

A lo anterior se suman los sobrecostos internos como los temas logísticos, por lo tanto, las empresas no han trasladado todo el impacto al consumidor, es decir, que han aplicado el factor externo y no el interno, afirmó Enrique Lacs, director ejecutivo de la Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas -CGAB-.

El Banco de Guatemala reportó que a mayo el ritmo inflacionario alcanzó un 5.17%, lo que representa 17 décimas de punto arriba de la meta de 4 +/- 1%.

En este segundo trimestre se observan pequeñas reducciones con relación al trimestre anterior, pero están aún muy por encima del mismo período de los años 2019 y 2020, analizó Lacs, no obstante, la proyección del ritmo inflacionario para diciembre persiste en 4.5%.

Javier Zepeda, director ejecutivo de la Cámara de Industria de Guatemala -CIG- afirmó que la preocupación y alerta por el alza de los precios internacionales se mantiene vigente y el impacto se reflejará en los siguientes meses, pero reconoció que ya hay algunos productos impactados.

“Se está haciendo una nueva revisión de la Canasta Básica Alimentaria y ahí se podrá ver un impacto real, porque los precios están afectando de manera directa al empresario e intenta no trasladar todo el aumento al consumidor”, dijo Zepeda.

En opinión del director ejecutivo de la CIG lo que se debe hacer para amortiguar el efecto es ser más eficientes y competitivos en temas de puertos y aeropuertos y evitar esos sobre costos en los factores internos, porque en los externos el país no tiene ninguna incidencia, pero si no se hacen esos esfuerzos afectará en el plan de reactivación económica, enfatizó.

Lea además: Por qué se afianza la perspectiva de crecimiento para 2021

Impacto mundial

Los precios de los alimentos continuaron al alza y durante mayo el índice de La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura -FAO- reportó una variación interanual de casi un 40%, alza que se explica por el comportamiento de los precios de las carnes, productos lácteos, cereales, aceites vegetales y azúcar.

La FAO reportó un incremento en el índice de precios de alimentos a mayo de 4.8% más que abril y de 39.7% con relación a mayo 2020, a nivel mundial.

A esto se suman suministros que se escasean como el cartón y encarecen como algunos plásticos y del precio de transporte internacional que se ha incrementado, sin precedentes, en algunas rutas de importancia para la cadena de suministros.

En el entorno, se observan presiones inflacionarias en todos los vecinos, Estados Unidos y México ya cedieron y registran valores por encima de las metas establecidas, concluyó Lacs.

Precios del maíz

Según el informe de la FAO entre los cereales principales, los precios internacionales del maíz fueron los que más subieron, con un incremento de un 8.8% en mayo, alcanzando un valor de 75.6 puntos (un 89.3%) por encima del registrado el año pasado y el nivel más elevado desde enero de 2013.

Las perspectivas de disminución de la producción en el Brasil acentuaron la presión sobre la oferta mundial, que ya era ajustada debido a la fuerte demanda sostenida.

Sin embargo, hacia finales de mes los precios del maíz comenzaron a retroceder, fundamentalmente a causa de las perspectivas de aumento de la producción en los Estados Unidos de América.