Salarios flexibles, liderazgo y distritos de competitividad: Lo que el sector textil pide a los aspirantes a la presidencia

Candidatos presidenciales, vicepresidenciales, y diputados recibieron este miércoles un estudio sobre la situación y generación del empleo en el sector de Vestuario y Textiles durante el Apparel Sourcing Show 2019.

Uno de los reclamos de los empresarios del sector textil es la falta de flexibilidad laboral para competir en el mundo. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)
Uno de los reclamos de los empresarios del sector textil es la falta de flexibilidad laboral para competir en el mundo. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

De acuerdo con los empresarios del sector textil, el gran reto que tiene el sector político y privado de Guatemala hacia el futuro, es “la eliminación de los obstáculos a la generación de empleo formal, masivo y altamente productivo, especialmente aquel que demanda el sector industrial exportador del país”.

En el estudio elaborado por el Cien, se detalla que “el éxito de las políticas económicas asiáticas -donde se encuentran los principales competidores de Guatemala en el mundo en textiles- de los últimos 70 años, ha sido precisamente el facilitar y promover el desarrollo de un sector económico competitivo a nivel mundial y enfocado en abastecer a los grandes mercados del mundo”.

El sector de artículos de vestuario es el que lidera el comercio exterior de Guatemala, que en los primeros dos meses recibió un monto fue de US$230 millones, lo que significó un crecimiento del 3.5%, es decir, US$7 millones más con respecto al mismo período del año pasado, cuando fue de US$222 millones.

La proyección del sector es mantener un crecimiento de dos dígitos para 2019, muy similar al cierre del año pasado que fue de un crecimiento del 13%.

Preocupa mercado laboral

El estudio plantea que las condiciones de los trabajadores del sector industrial del país “son mejores que en la mayoría de los demás sectores económicos, y particularmente mejores que en el sector informal”.

Por lo anterior, señalan un “sesgo” en la estructura productiva actual a favor de los sectores que atienden el mercado doméstico (como servicios, comercio y sector público). Algunos datos que mostró el resumen ejecutivo fueron:

  • El mercado de asalariados del país está compuesto por alrededor de 4.03 millones de guatemaltecos
  • De estos, solo 1.3 millones cotizaron en el IGSS en el 2018.
  • En el 2018 el 32.5% de los trabajadores asalariados del país eran formales, mientras que el 67.5% no lo eran.
  • La mayoría tenía ingresos medios entre Q1,000 y Q3,000 mensuales en 2016.

El estudio también reclama que los costos laborales “están previniendo el crecimiento y desarrollo de los sectores que podrían mejorar las condiciones económicas”, y que algunas de las causas del alto costo de la mano de obra en el país son:

  • Una política salarial manejada en función de criterios políticos, que no está sujeta a criterios de productividad, competitividad, y estabilidad.
  • Un tipo de cambio poco competitivo, que actúa como un impuesto para las exportaciones del país.
  • Un sistema vial y portuario en mal estado, al cual se le ha invertido poco para su ampliación, modernización y eficiencia.
  • La duplicidad y multiplicidad de trámites que aumentan los tiempos de exportación e importación del país.
  • La discrecionalidad y arbitrariedad en algunas partes de los procesos de exportaciones e importaciones que generan riesgos, costos y pérdidas para las empresas.
  • Un régimen de incentivos fiscales y no fiscales que no está diseñado para promover las actividades productivas del país, sino más bien para castigar a aquellos que cumplen con todas las regulaciones y que generan mayor desarrollo económico.

Propuestas

Por ello, el sector de vestuario y textiles plantea cinco propuestas para que dicha industria “se convierta en la punta de lanza en materia de generación de empleo masivo y productivo en el país”:

  • Rol del Estado. El Estado debe diseñar, planificar e implementar las acciones concretas que se necesitan para abordar las barreras que están evitando que el sector de vestuario y textiles de Guatemala, al igual que otros sectores industriales del país, cumplan con su papel estratégico de generar empleo masivo, más productivo, formal, y con mayores ingresos para los trabajadores.
  • Mercado Laboral. Para abordar los altos costos y la baja productividad del mercado laboral se necesita que las políticas salariales sean estables y estén basadas en criterios de competitividad internacional y de productividad de la fuerza laboral, así como la flexibilización en los tipos de contratación, por medio de la regulación del tiempo de trabajo flexible.
  • Certeza jurídica. Asegurar la estabilidad de las condiciones para las nuevas inversiones en el corto, mediano y largo plazo es uno de los grandes retos que tiene que cumplir el gobierno de la República, especialmente en el tema fiscal, si lo que se quiere es generar más empleos y nuevas inversiones. Por lo cual, se recomienda la eliminación de instrumentos fiscales como el ISO, que se han convertido en un costo que repercute negativamente en la capacidad de reinversión y de generación de nuevos empleos de la industria.
  • Régimen salarial competitivo. Alinear la política salarial del país a criterios de competitividad internacional y productividad de la fuerza laboral a nivel local y sectorial del país, así como asegurar la imparcialidad del método de asignación y la estabilidad de las decisiones.
  • Distritos de Fomento de la Competitividad. La posibilidad de generar distritos especiales para fomentar la competitividad de las empresas es de vital importancia para la innovación económica en el país, especialmente en el sector de vestuario y textiles. En este sentido, se sugiere la creación de un marco legal que permita el desarrollo de distritos especiales enfocados en el fomento de la competitividad de los sectores económicos estratégicos del país.

En este último punto, el documento aclara que los distritos deben ser de carácter privado y contar no solo con incentivos fiscales, sino también con una buena planificación urbana, desarrollo inmobiliario y conexiones logísticas, con un sistema administrativo eficiente y efectivo, y con mecanismos que aseguren el cumplimiento de buenas prácticas medioambientales, laborales e infraestructurales.

Lea aquí el resumen ejecutivo completo:

Contenido relacionado:

> Sector textil: En Guatemala dejan de contratar 70 mil plazas de trabajo por falta de condiciones

> Cómo la llegada de LeBron James a Los Lakers impactó la industria en Guatemala

> Esta es la tecnología de punta para entrar al negocio textil

0