Sistema financiero ve potencial en retornados 

La inclusión financiera a la actividad productiva de las personas que retornan a Guatemala o que son forzados a regresar es un potencial de mercado poco explorado, que observa el sector financiero y que percibe oportunidades de crecimiento. 

Julio Suárez gerente de Mypime de Banrural y el consultor mexicano Aarón Silva en temas bancarios exponen en el XIII Congreso Regional de Remesas, Microfinanzas e inclusión Financiera (Coremif), que organizó la Asociación Bancaria de Guatemala. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)
Julio Suárez gerente de Mypime de Banrural y el consultor mexicano Aarón Silva en temas bancarios exponen en el XIII Congreso Regional de Remesas, Microfinanzas e inclusión Financiera (Coremif), que organizó la Asociación Bancaria de Guatemala. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

Guatemala, al igual que otros países de Latinoamérica, no cuenta con productos bancarios que atiendan a las personas que voluntariamente regresan a su país de origen o que sean obligados a retornar para insertarse en alguna actividad productiva que les permita mejorar sus ingresos.

“Son personas que cuentan con habilidades en el manejo del idioma inglés, traen otra cultura y  son innovadores en sus ideas de empresarialidad, pero no cuentan con un acceso al financiamiento por la falta de garantías”, expuso Julio Suárez, gerente de la división de Mypime de Banrural, durante el foro Los pilares clave para propiciar la inclusión financiera, en el  XIII Congreso Regional de Remesas, Microfinanzas e inclusión Financiera (Coremif), que organizó la Asociación Bancaria de Guatemala.

Más demanda

El ejecutivo explicó que por lo general la industria financiera, que incluye a los bancos del sistema, entidades de microfinanzas y cooperativas, han percibido un aumento en gestiones de solicitudes de créditos de personas retornadas para implementar negocios o desarrollar algún emprendimiento.

Suárez afirmó que las personas deportadas tienen experiencia en actividades, sobre todo tecnificadas en comercio, producción y servicios que pretenden llevar a cabo en el país, pero uno de los obstáculos son las garantías de los activos crediticios.

Lea además: Inmovilizan bomba de combustible por estar mal calibrada

“La industria quiere conocer cuáles son esas líneas de financiamiento se les puede otorgar, poner en práctica lo aprendido y que ellos perciban que el país sigue ofreciendo oportunidades”, enfatizó. 

El gerente dijo que el objetivo es financiar aquellos proyectos de personas retornadas que han desarrollado alguna actividad, que demuestren la experiencia para que tenga éxito esperado.

Sergio Recinos, presidente en funciones del Banco de Guatemala (Banguat), resaltó que para este año se proyecta una tasa de crecimiento de las remesas familiares entre 9% a 12%, para superar los US$9 mil 052 millones.

“Las remesas siguen creciendo y a septiembre se mantienen a un ritmo de crecimiento de dos dígitos”, subrayó. 

Pilares de acción

Edgardo Pérez Preciado, gerente general de la Fundación Genesis Empresarial, indicó que una de las ideas planteadas durante el Congreso es cómo apoyar el desarrollo de los migrantes en tres pilares.

La primera es cómo evitar que viajen ilegalmente y que se otorguen las oportunidades para poder desarrollarse por medio de la facilitación de créditos para actividades como encadenamientos productivos, alianzas multisectoriales como en actividades agrícolas y lograr mejores ingresos.

El otro pilar es cómo los guatemaltecos en el exterior tienen una mejor calidad de vida, en rubros como salud, seguridad, asesoría legal.

Y finalmente, cómo apoyar a las personas que están en proceso de deportación para capacitarlas en actividades productivas como carpintería, mecánica, electricidad e insertarlas a la economía, así como aquellos que tengan el interés de poder desarrollar su propia empresa.

“No se trata solo de capacitarlos, si no que se les permita el acceso a los créditos para la adquisición de insumos, materias primas, asesoría y que puedan montar su propia empresa”, aseguró.

Pérez Preciado dijo que para este sector existen grandes oportunidades de negocios, pero “toda la comunidad” solo ha visto a la remesa, pero no desde el punto de vista humano para crear las soluciones a las necesidades.

“Hay un enfoque que si las personas son deportadas hay que darles la oportunidad de poder crecer, para hacer inclusión financiera y desarrollo, así como una mejor calidad de vida”, puntualizó Pérez Preciado.

Las cifras de la Dirección General de Migración (DGM), al 19 de septiembre último, detallan que han sido deportadas 36 mil 805 personas de Estados Unidos por la vía aérea, lo que significa que mensualmente, en promedio, ingresan cuatro mil personas.

Propuesta

Hugo Leonel Villavicencio, presidente de la Cámara de Microfinanzas de Guatemala, explicó que se impulsa una iniciativa para facilitar crédito a tres mil jóvenes emprendedores, sin cobro de intereses, para que sus ideas tengan éxito, con fondos del programa de Alianza para la Prosperidad.

Aseguró que en el Congreso se definen los perfiles de los proyectos de emprendimiento, sobre todo en el área del occidente del país, para apoyarlos financieramente, pero deben hacer otros productos financieros como el factoraje, leasing y otras herramientas.

El proyecto se estaría concretado en el 2019.

Presión migratoria

El consultor mexicano Aarón Silva para entidades bancarias y organismos internacionales, dijo, durante el Congreso, que existe una presión migratoria por parte de las autoridades de los Estados Unidos y parte de la inclusión financiera para los migrantes es protegerse para no ser una carga.

“Las entidades están diseñando los productos que se adecúen para los retornados y que la remesa ya no sea solo de cobrarla y consumir”, afirmó.

Lea ahora: Agroexportación depende de diversificación más que nunca  

El consultor agregó que en México se emplean iniciativas en las cuales una parte del envío mensual se destina para un seguro médico, adquisición de vivienda, protección social y otra actividad productiva.

Silva recordó que hay un alto porcentaje de personas que están decidiendo regresar a México por las políticas migratorias en Estados Unidos, pero muchas no lograron hacer activos y uno de los riesgos es que puedan convertirse en un problema social-económico.

Cifras

La Organización Internacional para la Migraciones dijo que 1.8 millones de guatemaltecos envían remesas a Guatemala.

El 97% proviene de los Estados Unidos y beneficia a 6.7 millones de guatemaltecos. En promedio, se envían US$376 mensuales, según la Encuesta Sobre Remesas Familiares 2016.

Contenido relacionado 

Envío de remesas familiares superó los US$7 mil millones
Envío de remesas hacia Guatemala se duplicó en 10 años
Reciben remesas 6.2 millones de guatemaltecos