Un embajador de los cursos en línea: el usuario que se volvió ejecutivo de Platzi

La necesidad de capacitación en temas tecnológicos guió a Diego Miramontes hasta la plataforma educativa Platzi.

Platzi es una plataforma de educación en línea, con un millón de estudiantes registrados en más de 20 países. La academia permite que los matriculados estudien por US$1 al día y opten a   más de 300 cursos. (Foto, Prensa Libre: Shutterstock).
Platzi es una plataforma de educación en línea, con un millón de estudiantes registrados en más de 20 países. La academia permite que los matriculados estudien por US$1 al día y opten a más de 300 cursos. (Foto, Prensa Libre: Shutterstock).

El deseo de superación y la búsqueda de una opción para continuar sus estudios en tecnología “que no fuera necesariamente las tradicionales” motivaron a Diego Miramontes a encontrar una solución que se adaptara a lo que estaba buscando.

Fue así como llegó hasta la plataforma educativa Platzi, que tiene como objetivo ofrecer cursos en línea a bajo costo en temas de formación profesional en tecnología.

Actualmente, Miramontes es el gerente de país de Platzi en México, y comparte cuáles son las estrategias que han llevado a esa empresa a alcanzar grandes resultados a escala internacional.

Plena identificación

Según explica el ejecutivo, primero fue estudiante en la plataforma y luego lo invitaron a formar parte del equipo en México; por lo tanto, un elemento clave para llegar hasta esa posición fue la plena identificación con el proyecto y también con sus creadores.

¿Cuáles fueron los factores que le llamaron la atención de Platzi?

Principalmente, la necesidad de optar por una educación en línea que me permitiera adquirir las herramientas que necesitaba para poder crecer en los negocios que en ese entonces manejaba. Además, me gusta aprender y practicar sobre la marcha, y esto se daba muy bien, porque podía empezar a utilizar lo que estaba aprendiendo, y tenía el control de lo que estaba aprendiendo.

¿Cómo llegó a ser gerente de país de Platzi?

La compañía anunció que abriría una oficina en México, y empezó a buscar talento entre los mismos estudiantes de la plataforma, y es así como me invitaron a formar parte del equipo y no dudé en aceptar el reto.

¿Usted considera que esta fue una buena estrategia para atraer talento?

Por supuesto, porque formamos personas con habilidades que la industria actual demanda y requiere; por lo tanto, como empresa, también necesitamos personas con los mismos talentos. Al formar a miles de personas en la región, conocemos cuáles son los perfiles de cada uno, quienes son los más destacados, qué habilidades están aprendiendo. Por ello, siempre buscamos entre nuestros mismos estudiantes; es una ventaja.

¿Cuál es la misión principal de Platzi en la transformación de las economías en Latinoamérica?

El sueño es que los países dejen de ser productores únicamente de materias primas y puedan sumarse a las economías digitales.

Diego Miramontes empezó como estudiante en Platzi luego paso a ser ejecutivo y es Director de la plataforma para México. (Foto, Prensa Libre: Cortesía).

¿Cómo esperan lograrlo?

El talento existe en todos lados, pero no siempre las oportunidades, y justamente es donde entra Platzi. Queremos poder llevar educación de calidad a todas esas personas que quieren salirse de las oportunidades limitadas que tienen hoy en día.

¿Cuántos estudiantes han recibido cursos en Platzi?

En los últimos seis años, se ha logrado capacitar a un millón de estudiantes; la mayoría de Latinoamérica y otro porcentaje de España.

¿Cuáles son los mayores retos que afrontan actualmente para hacer crecer a Platzi?

Yo llegué a la empresa con dos retos. Primero, organizar los eventos anuales de la empresa en México. Se invita a más de mil personas. Se transmite en línea a cerca de cien mil personas. Y esos eventos deben continuar y generar un impacto.

Desde el 2015, evidenciamos un crecimiento, e incluso se han llevado a cabo dos ediciones. Y la otra responsabilidad es construir un producto orientado para empresas, porque muchos de los estudiantes trabajan y solicitaron apoyo en las empresas.

¿Y esta necesidad que detectaron cómo la fortalecieron?

Se crearon servicios adicionales, que tienen que ver con la administración de usuarios, reportes de cómo los equipos están utilizando la plataforma y asesoría. Primero, hacen un diagnóstico, y a partir de ellos se elabora una hoja de ruta para lograr los cursos que necesitan los colaboradores.

Para prestar esos servicios, ¿necesitaron contratar más personal?

Efectivamente. Ahora es un equipo encargado del tema empresarial. Ya es un esfuerzo aprobado, y se construyen de mejor manera los productos.

Christian Van Der Henst (izquierda) el guatemalteco cofundador de Platzi, y Diego Miramontes (derecha) director de la plataforma educativa en México. (Foto, Prensa Libre: Cortesía).

Camino de éxito

  • Platzi fue fundada por el colombiano Freddy Vega y el guatemalteco Christian Van Der Henst.
  • Previamente, ambos habían creado sus propias comunidades: Cristalab y Maestros del Web, que fueron de los primeros esfuerzos latinoamericanos dedicados a la difusión de la cultura de la programación y la tecnología.
  • En el 2008, empezaron a compartir experiencias, hasta que se dieron cuenta de que tenían mucho en común. En el 2011, constituyeron una empresa formal de educación tecnológica enteramente digital.
  • Luego, en el 2015, la empresa fue seleccionada como la primera de Latinoamérica por la aceleradora Combinator, y con ello lograron captar una inversión de US$2.4 millones.

Platzi ha trabajado proyectos con Unity dedicada al modelado y animación en 3D, ha tenido cursos con IBM y en la actualidad tienen una alianza con Facebook con el cual hicieron una convocatoria para brindar un curso gratuito en línea a 1 mil personas de Latinoamérica.

Tienen planificado fortalecer su presencia en México, entrar al mercado de Brasil, reforzar su posicionamiento en España y en Centroamérica.

El guatemalteco Christian Van Der Henst es cofundador de Platzi. (Foto, Prensa Libre: Cortesía).

Contenido relacionado

> Este negocio empezó con Q300 y ahora vende más de 1,200 lámparas al año

> Estos son los pasos para inscribir Sociedades de Emprendimiento en el Registro Mercantil

> “Aprendí más de la bancarrota que ganando dinero”: 4 consejos para hacer un negocio exitoso aunque hayas fracasado antes

 

 

0