Una temporada de alto movimiento de carga y la crisis internacional, provocan el congestionamiento en EPQ

Entre 13 y 15 buques se encuentran a la espera del desembarque de su carga, lo que las autoridades de la portuaria atribuyen a varios factores, especialmente de origen externo.

Publicado el
Empresa Portuaria Quetzal
Muelle comercial de Empresa Portuaria Quetzal en Escuintla. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Las operaciones en la Empresa Portuaria Quetzal (EPQ) se encuentra en un pico alto de movimiento de carga, situación que se complica por la situación internacional de la cadena logística, derivada del conflicto entre Rusia y Ucrania, explicaron sus autoridades, mientras los usuarios insisten en que se necesitan mayores inversiones para atender la demanda de servicio.

Francisco Anleu, gerente general de la empresa, expuso a Prensa Libre que los volúmenes y los flujos de buques responden a una operación normal y a una alta demanda del uso de muelle, por la época del año.

La tendencia se mantendrá hasta el mes de junio y según el comportamiento histórico, hasta finales de ese mes se empieza a observar una drástica disminución en la cantidad de buques que requieren los servicios del puerto, lo que obedece al movimiento del comercio exterior -exportaciones e importaciones-.

“En esta época del año se presenta un mayor requerimiento del uso de los atracaderos y la terminal es multipropósitos con mercadería a granel y carga en contenedores. En ambas líneas hay demanda”, enfatizó el directivo.

Remarcó que le promedio de buques en fondeo (esperando descarga en un área determinada) es de 13 a 15, indicador que está por debajo de lo que inicialmente se había proyectado a inicios de año, pero también está influyendo la coyuntura internacional. Sobre todo, el conflicto entre Rusia y Ucrania, los precios del petróleo y otros fenómenos que impactan. En ese sentido, reiteró que el fondeo se mantiene dentro de los márgenes normales.

Al hablar sobre los sobrecostos de los buques, dijo que no es algo atribuible a EPQ, sino que es parte del costo que cada barco tiene para cada usuario, importador o exportador de mercancías, lo que ellos manejan con las empresas dueñas de los barcos y no obedece a ninguna circunstancia o hecho que esté sucediendo en ese puerto. “Los rendimientos, eficiencia y todos los equipos técnicos para atender a los usuarios, operan con normalidad”.

Según las estadísticas, EPQ es el puerto más importante del país y transportó el año pasado 13.9 millones de toneladas métricas, para una recuperación de 7% respecto al 2020,  cuando cayó en -7%.

Inversión urgente

Jean Paul Brichaux, presidente del Consejo de Usuarios del Transporte Internacional de Guatemala (Cutrigua), comentó que persiste la preocupación por la falta de inversión en el desarrollo portuario y recordó que ahora hay más de 15 buques esperando espacio en los muelles, situación que se puede agravar por los problemas geopolíticos y el repunte del covid-19 en China.

Lea además: El movimiento de carga en los puertos del país aumentó 15%, a pesar de la crisis logística internacional

“Son crisis que vienen y lo que vemos como una solución es que realmente se atienda la inversión en infraestructura, ya que, en los últimos 20 años, el comercio exterior ha crecido más del 100% y la pregunta es ¿cuánto se ha invertido para poder ir a la par del aumento del comercio?”.

Añadió que los puertos son estratégicos y ahora hay un alto costo de materias primas como fertilizantes, granos, más los problemas logísticos y esperar espacios pagando de US$30 mil a US$40 mil diarios, aumenta los costos de importaciones. “Esto sucede porque no hay crecimiento en el desarrollo portuario, de carreteras y demás infraestructura”.

No obstante, coincidió en que el congestionamiento actual en EPQ es cíclico y se registra en esta temporada; pero en años anteriores, se estaban buscando en ventanas de atraque -cuando hay espacios disponibles- y se podía minimizar el impacto buscando acuerdos.

Mejoras entre todos

Al preguntarle sobre cómo se puede resolver esta situación, Anleu enfatizó que hay estrategias implementadas y en consenso con los exportadores e importadores en mesas técnicas instaladas desde el año pasado, y se comparten las necesidades entre usuarios y navieras para acordar acciones concretas y mejorar el rendimiento del uso del muelle. “Esa función no es única del puerto, sino también de cada importador y exportador para el manejo de su carga”.

Citó como ejemplo, que, si un importador posee más camiones, más infraestructura y logística para descargar sus mercancías de manera más rápida, apoyará a toda la cadena; y sobre todo, a los usuarios que están en espera.