Comercio con sentido social

Emprendedor crea iniciativa para apoyar con compras en línea a fundación para ayuda infantil.

Con una plataforma basada en el comercio electrónico y enfocada en los nuevos hábitos de compra, Luis Marroquín fundó junto a otro socio la iniciativa Sockcial, junto a la página www.sockcial.com.gt
Este proyecto, en ejecución desde inicios de mayo, consiste en una suscripción mensual, trimestral o semestral en donde el cliente recibe cada mes un paquete de dos pares de calcetines y a la vez dona un par a personas de escasos recursos.
“El concepto nació luego de incursionar en el mundo del comercio electrónico o e-commerce. Nuestro siguiente objetivo fue diferenciarnos y para ello quisimos dar un sentido social al e-commerce”, expresa Marroquín.
El emprendedor agrega: “Estudiamos diferentes productos y encontramos los calcetines. Este es un modelo de suscripción, donde las personas se suscriben, reciben en sus casas los calcetines y por cada mes que estén suscritos, estamos donando un par de calcetines. No estamos donando dinero ni porcentaje de las ventas”.
El nombre Sockcial es un juego de palabras entre sock (calcetín, en inglés) y social, relacionada con la responsabilidad social y se encuentra en la página www.sockcial.com.gt.
Reto en línea
Según indica Marroquín, el mercado guatemalteco está comenzando a confiar en las transacciones en línea, específicamente en el uso de tarjeta de crédito.
“Empezamos desde el 10 de mayo y a un mes de lanzado el sitio, hemos visto que en el tema del comercio electrónico, Guatemala está comenzando a experimentar con plataformas digitales. Vimos que la gente interactúa cada vez más, quitándose el miedo a comprar de forma electrónica e ingresar su tarjeta de crédito en una página”.
Para Sockcial el reto principal ha sido que muchas personas no utilizan tarjeta de crédito o débito para sus compras sino efectivo o transferencias bancarias.
“Sockcial por ser suscripción no parte de un depósito, cobro o transferencia mensual, sino de una suscripción cancelada una sola vez y con tarjeta de crédito”, indica Marroquín.
El emprendedor agrega que gracias a que los calcetines son hechos de algodón peinado en Guatemala y diseñados de forma exclusiva para Sockcial, la respuesta ha sido positiva.
“Lo que atrae a nuestros clientes también es el objetivo social: Puedes comprar otra clase de calcetines en línea o en tienda física, pero en Sockcial la idea es que estás ayudando a alguien más”, expresa Marroquín.
Otro punto que llama la atención del cliente es la sorpresa que brinda la suscripción cada mes, ya que los dos pares de calcetines se envían de forma aleatoria pero sin repetirse.
“En un principio creímos que nuestro segmento era de jóvenes de 18 años hasta adultos de 35 años, pero sorprendentemente personas arriba de 50 años se han suscrito, lo que significa que hay personas que buscan nuevas formas de ayudar”, expresó el cofundador de Sockcial.
“Hoy están muy de moda las empresas que procuran el apoyo a la sociedad. Estas empresas son las que están teniendo exito”, finaliza Marroquín.