Con escuela renovada

Los estudiantes de la Escuela Oficial Rural Mixta Llanos de San Juan arrancarán el ciclo escolar con nuevas instalaciones.

Ubicada en la Aldea Sacsuy, en el municipio de San Juan Sacatepéquez, la escuela fue fundada hace 14 años por miembros de la comunidad y desde ese entonces no se le habían cambiado los parales ni las láminas.
De acuerdo con Priscila Pirir, directora del plantel, 4 docentes hacían un gran esfuerzo por captar la atención de 73 niños porque las aulas solo estaban divididas por algunas tablas.
La nueva infraestructura fue construida el 11 de noviembre de 2017 por 200 voluntarios y ahora la escuela tiene capacidad para atender a 125 niños. Además los estudiantes contarán con 4 aulas, módulos de 7 sanitarios y dos módulos anexos para dirección, cocina, bodega y biblioteca.
Para la obra se utilizaron bloques prefabricados que se sostienen por columnas de concreto pretensado, lo cual facilitó la construcción en un día.
El costo de la construcción de la escuela fue de Q400, 000.00 pero el aporte va más allá. La corporación municipal contribuyó con la maquinaria para el movimiento de tierras, las familias de la localidad se organizaron para preparar el terreno, los voluntarios donaron horas de trabajo para levantar la edificación, entre otros aportes interinstitucionales.
Heber Barrios, gerente de Planta San Gabriel, expresó que con este tipo de iniciativas se ponen en práctica valores tales como la solidaridad y el espíritu de servicio, los cuales se promueve en la Agenda de Liderazgo y en el Código de Valores Ética y Conducta de la empresa. “Somos vecinos que nos preocupamos por la sostenibilidad de las comunidades donde operamos”, añadió.
De acuerdo con Cecilia Dougherty, presidenta de la Fundación Carlos F. Novella, el proyecto responde a una necesidad identificada por la comunidad de Llanos de San Juan, a la cual se le dio acompañamiento durante 9 meses. Se fomentaron espacios de diálogo con diferentes actores y se procuró la formación de capacidades para asegurar la sostenibilidad del proyecto.
“Esta es la culminación de un proceso donde Cementos Progreso ha participado junto a la Fundación Carlos F. Novella, como parte de un esfuerzo comunitario que demuestra que los sueños pueden convertirse en realidad”, añadió.
el espíritu de colaboración e integración, este voluntariado también tomó en cuenta la gestión interinstitucional para que entidades como la Municipalidad de San Juan Sacatepéquez, Clubes Rotarios y los Cocodes también apoyaran.
Este voluntariado corporativo se suma a otros programas que la empresa desarrolla en San Juan Sacatepéquez junto a la Fundación Carlos F. Novella, tales como el Centro Educativo Estuardo Novella Camacho, Mejores Familias y el Colegio Enrique Novella Alvarado.