Italika respalda el emprendimiento en época de crisis sanitaria

El emprendimiento guatemalteco no tiene límites y durante la crisis que ha generado el nuevo coronavirus, no ha limitado las iniciativas de las personas.

Italika apoya el emprendimiento durante la crisis sanitaria. Foto Prensa Libre: Cortesía
Italika apoya el emprendimiento durante la crisis sanitaria. Foto Prensa Libre: Cortesía

Italika responde al entusiasmo y entrega que tiene un grupo de mujeres emprendedoras en el departamento de Sacatepéquez, en la ciudad colonial de Antigua Guatemala, quienes le dieron vida al proyecto Chicas a bordo.

La pandemia del covid-19 afecta la situación económica de muchas familias guatemaltecas y las decisiones gubernamentales de contener la propagación de este virus en el país, también han limitado la movilidad, lo cual ha impulsado la iniciativa de cuatro mujeres de emprender un negocio sobre ruedas, el cual traslada a las personas a sus destinos, realiza mandados, reparte de comida y brinda servicios de mensajería.

Esta idea proporciona soluciones en movilidad y la  empresa parte del Salinas Guatemala realizó una donación que incluye una motoneta Italika W150, cuatro cajuelas, cuatro cascos y el servicio mecánico para la flotilla sin importar la marca de motocicletas que tiene el proyecto actualmente.

En Italika nos hemos convertido en una de las motocicletas favoritas del guatemalteco y podemos decir con orgullo que cada vez llevamos más gente a sus destinos, hemos sido el motor que abre puertas para nuevas oportunidades y nos da mucha satisfacción el poder formar parte de este proyecto de guatemaltecas emprendedoras, que no solo están trabajando para generar ingresos a sus hogares, sino también ofrecen una excelente solución en movilidad y apoyan la economía del país”, indicó Fredy Pérez, director de Italika Guatemala.

“Este gesto que Italika tiene hoy con nosotras es algo por lo que estamos muy agradecidas. Teníamos solo tres motos y somos cuatro, por lo que fue impresionante recibir esta maravillosa noticia. Esta gran labor que hacen para ayudar a nuestro emprendimiento motorizado nos da la fuerza para seguir luchando por ofrecer un servicio de calidad a nuestra comunidad”, comentó emocionada Astrid Leal de Chicas a bordo.

La efectividad y honradez que ha demostrado este proyecto, así como la solución de movilidad ha hecho que las personas tengan la confianza de solicitar este transporte en las localidades vecinas, así como el traslado de documentos.