Alcaldes no apresurarán la habilitación del transporte público para evitar más contagios de coronavirus en Guatemala

Jefes municipales están a la espera de reuniones para definir el proceso de retorno del transporte de forma ordenada y con protocolos de salud.

Los autobuses del servicio Express de Mixco ya están señalizados y listos para circular, pero no hay fecha para que empiecen. (Foto Prensa Libre: Mixco)
Los autobuses del servicio Express de Mixco ya están señalizados y listos para circular, pero no hay fecha para que empiecen. (Foto Prensa Libre: Mixco)

El domingo 26 de julio, el presidente Alejandro Giammattei anunció la reapertura parcial del país con base a un semáforo que indica los niveles de contagios de coronavirus en los municipios del país.

Es servicio de transporte público ya es permitido y mientras el municipio esté en alerta roja, solo podrá circular el que esté autorizado por las alcaldías y el Ministerio de Salud, con una ocupación máxima de 50 por ciento de la capacidad de cada bus.

En la alerta anaranjada, también rigen las mismas disposiciones de 50% de ocupación de los buses, mientras que la amarilla, podrá ocuparse el 75% y en el verde, nueva normalidad, ya se podrá ocupar toda la unidad.

En todos los casos, siempre debe cumplirse con las medidas de salud establecidas, como lavado de manos con agua y jabón, uso correcto de mascarilla y el distanciamiento social.

Este lunes, la Municipalidad de Guatemala anunció que el Transmetro empezará a funcionar el 31 de julio, con la Línea 13, y paulatinamente lo hará con el resto.

Este lunes, varios alcaldes informaron que no apresurarán la reactivación de los servicios de transporte, pues no quieren que ese sea un foco de contagio en su municipio.

En Mixco, el alcalde Neto Bran dijo que hay una negociación con los transportistas de ese municipio para que cobren Q4 los buses convencionales y Q5 los exprés para cubrir sus costos de operación más la desinfección y gel.

Mynor Espinoza, vocero de la municipalidad de Mixco, dijo que no tienen una fecha establecida para iniciar con el servicio de transporte en ese municipio pues no quieren arriesgar a la población.

Espinoza aseguró que en el servicio Express, que va a varias áreas de Míxco, ya se colocaron termómetros digitales y una barrera en el área del conductor.  Además, están señalizados los asientos en los lugares en donde no se permite sentarse.

En Chinautla no tienen protocolo

Brenda del Cid Medrano, alcaldesa de Chinautla, explicó que la mayor parte de transporte que tiene el municipio es de las aldeas al centro y que tendrán que analizar los protocolos de los ministerios de Comunicaciones y también de Salud, para que se reactive.

Refirió que han tenido reuniones con Mixco, porque ellos implementarán el Express Tierra Nueva y ya están implementando la toma de temperatura,  la aplicación de gel, los espacios en los buses.

Dijo que en cuanto el transporte urbano, van a coordinar con la Municipalidad de Guatemala, porque los recorridos de las unidade son principalmente en jurisdicción de la capital.

Reconoció que no tienen protocolos para la reactivación del transporte.

Por su parte, Jorge Orellana, alcalde de Guastatoya, El Progreso, dijo que por el momento no van a permitir el transporte urbano y extraurbano, pues será el Centro de Operaciones de Emergencia (COE), del municipio en donde se tome la decisión de cuándo y cómo hacerlo.

Expresó que tendrán reunión en estos días para analizar el tema pero que por seguro el transporte no lo van a autorizar de inmediato, sino que irán progresivamente.

Según Joel Humberto Choy, alcalde de San Raymundo, la reanudación del transporte se va a apegar a las normas presidenciales y cree que sí es necesario ponerlo a funcionar, pero de manera gradual, porque si no eso podría ser foco de más contagios de coronavirus.

Núbere Agustín López López, jefe municipal de San Antonio La Paz, El Progreso, aseguró que no tienen una fecha establecida para reactivar los buses, pero que trabajarán de la mano con Salud y Ministerio de Comunicaciones para hacerlo en cuanto sea posible.

Ricardo Quezada, alcalde de Palín, Escuintla, reconoció que van a tener una reunión como COE y que de allí saldrán las medidas para reactivar el transporte. Dijo que las personas quisieran que se habilitaran los buses de inmediato, pero que es mucho riesgo hacerlo así.

“No queremos que las personas piensen que ya todo está normal y salgan a las calles como que nada”, dijo.

Agregó que se reunirán con transportistas para buscar un mecanismo que permita empezar a funcionar.

En Xela no hay buses

En Xela aún no hay buses circulando, pero la Comisión de Transporte de la Municipalidad indicó que a partir del miércoles revisarán unas 140 unidades grandes para iniciar con las rutas que tienen asignadas.

Luego lo harán con las unidades pequeñas cuando el municipio esté en alerta anaranjada y por último los microbuses cuando la alerta sea amarilla.

Se lleva a cabo una reunión con Gobernación Departamental, Área de Salud, Cámara de Comercio y representantes de transportistas para definir los protocolos.

En Suchitepéquez, la Comisión de Transporte de la comuna de Mazatenango, se reunió con transportistas para conocer la forma en que se reanudará el servicio, el cual está detenido.

Comisión de Transporte de la comuna de Mazatenango, se reunió con transportistas. (Foto Prensa Libre: Marvin Túnchez)

Incremento

Los transportistas de Quetzaltenango expusieron que con el 50 por ciento de usuarios en cada unidad no será posible cubrir los gastos de mantenimiento y las medidas de higiene en los buses grandes de Xela.

Hasta ahora el pasaje del transporte urbano en la ciudad de Quetzaltenango es de Q1.25, cifra que los transportistas consideran insuficiente.

“Hemos platicado con los compañeros porqué con el mismo valor del pasaje sería imposible trabajar, no sacaríamos los costos de operación, es un problema grande porque después de cinco meses estamos quebrados y no podríamos asumir el costo del pasaje”, dijo Armando Rojas, integrante de la junta directiva de Transportistas Urbanos de Quetzaltenango.

Según Rojas, la sugerencia es que el pasaje se incremente en un cien por cien, es decir que se cobre Q2.50.

“Si vamos a transportar el 50 por ciento de usuarios tendría que ser el cien por cien del valor del pasaje, realmente los costos no nos ayudarían”, agregó.

Los empresarios también manifestaron que con la reducción de pasajeros sería más difícil reunir la cuota para pagar las extorsiones.

Antes de empezar a funcionar, los buses deben pasar por una evaluación de la Policía Municipal de Transito de Quetzaltenango, en la que se verificará el correcto funcionamiento de las ventanas y puerta del autobús; además, se dará una inducción a los transportistas sobre la forma como deben elaborar una cabina que proteja al piloto.

Rodrigo Villatoro, concejal presidente de la Comisión de Transporte, expresó que no se puede dar un incremento del pasaje en el transporte urbano.

“Los transportistas que consideren que les es factible económicamente en una luz roja salir a las calles podrán salir, pero lo que consideren que no es rentable tendrán que esperar que cambie el color del semáforo y que incremente la capacidad”, indicó.

Ruta Chichicastenango-Quiché ya funciona

Los microbuses que cubren la ruta entre Santa Cruz del Quiché y Chichicastenango ya están funcionando y los empresarios han adoptado medidas sanitarias como toma de temperatura, desinfección de manos y uso obligatorio de mascarilla.

En la ruta entre Santa Cruz del Quiché y Chichicastenango ya hay unidades circulando, pero transportistas toman la temperatura y desinfectan con gel a los usuarios. (Foto Prensa Libre: Héctor Cordero).

Transporte restringido

La Municipalidad de Ipala, Chiquimula, en un comunicado informó que el servicio de transporte extraurbano no está permitido en el municipio, donde si podrá operar el transporte urbano, pero deben cumplir con todas las medidas de seguridad para prevenir casos de coronavirus, como solo transportar al 50 por ciento de los pasajeros.

Además, esas unidades deberán operar mediante una programación que la comuna dividió en cuatro regiones.

De acuerdo con la comuna, la economía local ha estado activa y gracias a las medidas que se han aplicado han dado buenos resultados, por lo que también queda prohibida la salida y entrada de vecinos del municipio.

* Con información de María José Longo, Marvin Túnchez y Héctor Cordero