Conred da detalles del derrumbe en el km 24 de la ruta Interamericana y explica por qué podrían ocurrir más deslizamientos

La evaluación de emergencia detalla que el terreno presenta una alta saturación en el suelo, pudiendo provocar más deslizamientos.

Publicado el
Derrumbe en Ruta Interamericana
La ruta Interamericana es una de las más vulnerables a derrumbres como el ocurrido en el km 24 el pasado domingo (en la foto) (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)

La mañana del 19 de junio se reportó un enorme derrumbe en el kilómetro 24 de la Ruta Interamericana, derivado de las incesantes lluvias que han azotado a Guatemala. 

Autoridades de Provial informaron ese día que se trataba de un “derrumbe de gran magnitud”.

El deslizamiento dejó la carretera completamente obstruida, situación que provocó congestión vehicular en el lugar. Además, también elevó la preocupación debido a la inestabilidad que pudiese tener el terreno debido a la saturación de los suelos.

Un informe publicado por la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), de fecha 20 de junio, registra datos sobre la evaluación de emergencia del área.

En el documento se analiza el estado actual del terreno, además de enumerar varias recomendaciones para las autoridades ante los riesgos que puede tener el lugar del incidente.

El informe fue elaborado por el ingeniero Carlos Manuel Beteta Lobos, de la Dirección de Mitigación, y está conformado por varios análisis del terreno, así como medidas, daños en la infraestructura y características del área.

Características generales

El documento de la Conred detalla algunas particularidades de la ladera en la que se dio el derrumbe el pasado 19 de junio. Esta tiene una altura de 80 metros aproximadamente, con una pendiente mayor a los 60 grados.

Además de ser considerada como una zona boscosa y con muy poca densidad poblacional, el informe también explica que el talud (que es la inclinación que se da en las tierras para que se sostengan las unas de las otras) estaba segmentado en tres tramos.

Lea también: Derrumbes en carreteras, inundaciones y casas dañadas: lluvia no da tregua en Guatemala

Recuento de daños

Los daños provocados por el derrumbe del 19 de junio fueron catalogados por el informe como “de grandes proporciones”.

En el informe se establece que la altura, tomada desde el inicio del talud hasta la corona donde ocurrió el desprendimiento, fue a casi 75 metros. La base, por otro lado, tenía una dimensión de 50 metros de ancho.

El derrumbe desplazó más de 23 mil metros cúbicos de material sobre toda la Ruta Interamericana, dañando tres bermas y las cunetas que estaban alrededor.

Lea también: Hundimiento en Villa Nueva: En qué consiste el apoyo que ingenieros de Estados Unidos darán a Guatemala para colocar puente Bailey

El informe establece que se determinó drenado de agua en los estratos hacia la superficie del talud. Esto quiere decir que existe alta saturación en el suelo del sector.

La Conred estableció que el material es intestable y que continuará desprendiéndose. 

También se conocieron que a los costados del área evaluada, existe fallos que aumentan las probabilidades de deslizamiento de material.

De acuerdo con los datos del Mapa de Amenazas por Deslizamientos e Inundaciones que se encuentran en la evaluación de emergencias, la zona tiene una exposición de “media” a “alta” de probabilidades de deslizamiento.

Recomendaciones

Las principales conclusiones a las que llegó Conred es que la zona es propensa a nuevos movimientos de deslizamiento de tierra. Por ello recomienda implementar “medidas de mitigación para el control de erosión y estabilización del talud y de los flujos subterráneos”.

También se prevé un desprendimiento de material derivado de las lluvias que han estado ocurriendo en toda Guatemala.

Lea también: Videos: las imágenes de dron que muestran la magnitud del hundimiento en Villa Nueva

Finalmente la Conred hizo una serie de recomendaciones a las autoridades del Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda:

  • Regulación y supervisión del tramo vehicular que ocurre durante el sector, mientras se realizan las medidas correctivas para la estabilización del talud, derivado de la inestabilidad del área.
  • Garantizar la seguridad de los conductores de cualquier transportes que recorra la Ruta Interamericana ante la inestabilidad del terreno.
  • Realizar los estudios denominados “Geotécnicos Tipo IV” para tener datos exactos sobre la condición del talud e implementar, a largo plazo, medidas de mitigación para una reducción de futuros deslizamientos.
  • Elaboración de un plan permanente de mantenimiento y supervisión en el área.

También se le brindaron recomendaciones a las autoridades de la Municipalidad de Mixco:

  • El apoyo a la Dirección General de Protección y Seguridad Vial (Provial) y autoridades de la Policía Municipal de Tránsito (PMT) para la restricción del paso mientras se obtienen los datos de la inestabilidad del talud y sus alrededores.
  • Realización de monitoreos constantes del área, específicamente en condiciones climáticas que signifiquen una amenaza para la infraestructura (dígase lluvias fuertes y persistentes).