Canícula se adelanta una semana y se establece en 10 departamentos

Los pronósticos del Insivumeh anunciaron el establecimiento de la canícula, periodo con ausencia de lluvia, el 10 de julio próximo, pero este fenómeno se anticipó.

La canícula empezó esta semana y su duración la estima el Inssivumeh en 10 días, este fenómeno es catalogado en parámetros "normales". (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La canícula empezó esta semana y su duración la estima el Inssivumeh en 10 días, este fenómeno es catalogado en parámetros "normales". (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) en el comienzo de esta semana pronosticó que la canícula se establecería en el país del 10 al 20 de julio, pero este jueves se oficializó este periodo de manera adelantada.

En un comunicado el Insivumeh aclaró que la ausencia de lluvia se manifestó en los últimos días de junio y el comienzo de julio, “lo cual se traduce como una manifestación temprana de dicho fenómeno meteorológico para la climatología habitual”.

Las autoridades del Insivumeh expusieron: “Si bien la climatología de la canícula se presenta en promedio entre el 10 al 20 de julio, este año se adelantó una a dos semanas, dependiendo de las regiones donde se manifiesta”.

El Insivumeh publicó los 10 departamentos en los que se registra la canícula desde esta semana:

  • Chiquimula
  • Jutiapa
  • Baja Verapaz
  • Guatemala
  • Sacatepéquez
  • Chimaltenango
  • Quiché -sur-
  • Jalapa
  • Zacapa
  • El Progreso

La canícula es un fenómeno que se caracteriza por la reducción o ausencia de la lluvia y aumenta la temperatura, según el Insivumeh este periodo es causado por el fenómeno de Niño y el enfriamiento del Océano Atlántico.

Según el pronóstico la canícula durará aproximadamente 10 días, tiempo que está dentro de los parámetros normales, refirió Juan Pablo Oliva, director del Insivumeh. No se descarta que se presente una semana antes de lo previsto en algunas regiones o que dure un poco más de lo establecido.

Peligro para agricultores

Raúl Maas, investigador del Instituto de Investigación y Proyección sobre Ambiente Natural y Sociedad (Iarna), debido al cambio climático el período de canícula cada vez es mayor y tiene incidencia “muy fuerte en el comportamiento de los cultivos”, principalmente de granos básicos como frijol y maíz.

En Guatemala la mayor parte de los agricultores dependen del agua de lluvia para sembrar, y debido a la presencia del fenómeno El Niño las precipitaciones disminuyen, lo que conlleva a la pérdida de las cosechas, esto agudiza la crisis alimentaria.

“Los estudios que hemos hecho en el Iarna es que cuando hay presencia de El Niño los agricultores pierden alrededor del 60% de potenciales cosechas, y si ya el año pasado tuvimos pérdidas ya dos años continuos, se vislumbra una crisis alimentaria mucho más intensa que la del año pasado”, indicó el investigador.

Será en los primeros meses del 2020 cuando la situación se agrave, pues Mass mencionó que la poca cosecha que logren los agricultores en septiembre y octubre la guardarán para su consumo, pero no es suficiente para subsistir por varios meses.

Informaron a agricultores

Sergio Cabañas, secretario de la Conred, dijo que los agricultores de las zonas donde más impactará la disminución de lluvia ya fueron notificados.

Sin embargo, para Maas no basta que se les informe a las comunidades que habrá un período de canícula, pues su capacidad de respuesta ante esta situación es limitada, sobre todo para aquellos agricultores de subsistencia.

“Podrán estar avisados, pero más allá de eso tampoco es que puedan hacer algo, allí es que justamente tendría que estar todo el aparato gubernamental tratando de ser mucho más eficiente en la capacidad de respuesta, pero que sean solo los productores quienes puedan hacer frente a esta situación… creo que no hay esperanzas de que lo logren hacer bien”, agregó.

En los primeros 15 días de julio se espera la presencia de cuatro ondas del este, lo que ocasionará lluvias esporádicas que podrían durar una hora y luego ausentarse durante unos cuatro o cinco días. “Son condiciones de inestabilidad que se monitorean desde que vienen transitando del continente africano, pasan por toda el área del Caribe y llegan a Centroamérica, y lo que nos genera es lluvias, es un período de dos a tres días con precipitaciones, dentro del período de canícula”, según De León.

Contenido relacionado:

“Hay que humanizar la desnutrición, detrás de cada estadística hay un ser humano”

Mineduc busca Q170 millones dentro de su presupuesto para remozar escuelas

Viviendas cercanas al Volcán de Fuego “vibran” por explosiones “moderadas”

 

0