Cómo es la fase 0 para la reapertura de Guatemala luego del confinamiento por coronavirus

La ruta para regresar a la nueva normalidad está escrita en el acuerdo 146-2020 del Ministerio de Salud y para que comience la reapertura deberán cumplirse algunos indicadores del coronavirus en Guatemala.

Publicado el
Jóvenes caminan sobre la Sexta Avenida de la zona 1, utilizando mascarillas por prevención al coronavirus. (Foto Prensa Libre: Byron García)
Jóvenes caminan sobre la Sexta Avenida de la zona 1, utilizando mascarillas por prevención al coronavirus. (Foto Prensa Libre: Byron García)

Las medidas para la liberación de las restricciones dependerán del comportamiento del nivel de contagios.

Edwin Asturias, director de la Comisión Presidencial contra el covid-19 (Coprecovid) explicó que aún faltan varios días para que eso ocurra. “Estamos en la fase de aceleración de la pandemia. No estamos ni cerca de esa fase 0. Estamos en la escalada, pero la escalada no supone solo de casos, sino de capacidad de atención a la enfermedad. Cuando hayamos aplanado la ola, podremos trabajar sobre esos indicadores”, destacó Asturias.

La fase 0 se considera ese momento para la preparación de la “desescalada”, cuando comencemos en ese proceso el plan consiste en que comienza la relajación de las medidas de confinamiento y permitirá con mayor flexibilidad la movilidad afuera del domicilio y hacia los lugares de trabajo.

El presidente Alejandro Giammattei durante esta semana explicó que se debe tomar en cuenta la evolución del virus, pues si se reportaran menos de 400 casos, tendríamos una semana en la que disminuyen los contagios y entraríamos en un declive. Eso podría ayudar a mejorar las condiciones, por ejemplo, no hay toque de que da prolongado el fin de semana, dijo Giammattei.

En todas las fases de reapertura está previsto aumentar el horario de libre locomoción, porque de alguna manera el avance de la enfermedad se ha tornado lento en las últimas semanas.

“Cuando hayamos cumplido con los indicadores de cada fase, podremos abrir la talanquera para la siguiente fase, teniendo confianza de que estamos protegiendo la salud de cada ciudadano”, manifestó Asturias.

Agregó que hay un ruta que da las metas a cumplir para saber la manera de ir abriendo la economía y sobre todo cuidar la salud.

Fase 0: Preparación para la desescalada

La fase 0 proveerá relajación de las medidas de confinamiento que permitan el alivio a los ciudadanos y centros de trabajo, permitiendo la movilidad fuera del domicilio y medidas con un riesgo de contagio muy bajo, siempre que se cumplan los siguientes indicadores:

  1. Descenso en la notificación de casos de covid-19 nuevos en un periodo de catorce días
  2. Descenso en el reporte de casos de covid-19 sospechosos en un periodo de catorce días
  3. Descenso en la proporción de pruebas de SARS COV-2 positivas por un periodo de catorce días (menos del veinte por ciento de positividad)
  4. Disminución en la ocupación de camas hospitalarias de cuidado crítico a menos del ochenta por ciento por casos de covid-19
  5. Disponibilidad de equipo de protección personal para el personal de salud para cinco días

Fase 1: Inicio de la desescalada

La fase I permitirá, luego de haber cumplido con la fase 0 en un territorio geográfico, la apertura parcial de actividades económicas y centros de trabajo como el comercio o servicios de mostrador, restaurantes y cafeterías, las actividades deportivas profesionales y los alojamientos turísticos sin uso de zonas comunes y con restricciones, siempre y cuando se cumplan los siguientes indicadores:

  1. Descenso en la notificación de casos de covid-19 nuevos en un período de catorce días después de haber entrado a la fase 0
  2. Descenso en el reporte de casos de covid-19 sospechosos en un período de catorce días después de haber entrado a la fase 0
  3. Descenso en la proporción de pruebas de SARS COV-2 positivas por un periodo de catorce días (menos del quince por ciento de positividad) después de haber entrado a la fase 0
  4. Disminución en la ocupación de camas hospitalarias de cuidado crítico a menos del setenta y cinco por ciento por casos de covid-19
  5. Disponibilidad de equipo de protección personal para el personal de salud para diez días

Fase 2: Apertura intermedia

La fase II permitirá, luego de haber cumplido con la fase I en un territorio geográfico, la apertura parcial de actividades económicas y centros de trabajo que estaban restringidas en la fase I, siempre y cuando se cumplan los siguientes indicadores:

  1. Descenso en la notificación de casos de covid-19 nuevos (o incidencia cero) en un periodo de catorce días después de haber entrado a la fase l
  2. Descenso en el reporte de casos de covid-19 sospechosos en un periodo de catorce días después de haber entrado a la fase I
  3. Descenso en la proporción de pruebas de SARS COV-2 positivas por un periodo de catorce días (menos del diez por ciento de positividad) después de haber entrado a la fase I
  4. Disminución en la ocupación de camas hospitalarias de cuidado crítico a menos del setenta por ciento por casos de covid-19
  5. Disponibilidad de equipo de protección personal para el personal de salud para quince días

Fase 3: Apertura a la nueva normalidad

La fase III prevé la apertura de todas las actividades económicas y centros de trabajo, manteniendo las medidas de seguridad y distanciamiento social en un territorio geográfico, siempre y cuando se cumplan los siguientes indicadores:

  1. Descenso en la notificación de casos de COVID-19 nuevos (o incidencia cero) en un período de catorce días después de haber entrado a la fase II
  2. Descenso en el reporte de casos de COVID-19 sospechosos en un período de catorce días después de haber entrado a la fase II
  3. Descenso en la proporción de pruebas de SARS COV-2 positivas (o porcentaje cero) por un periodo de catorce días (menos del diez por ciento de positividad) después de haber entrado a la fase II
  4. Disminución en la ocupación de camas hospitalarias de cuidado crítico a menos del sesenta y cinco por ciento por casos de covid-19.