Comunitario

Contaminación provoca mortandad de peces en Amatitlán

Miles de peces muertos comenzaron a acumularse en las playas del lago de Amatitlán, luego de elevarse los niveles de contaminación del cuerpo de agua. 

Cientos de peces aparecieron muertos y comenzaron a acumularse durante el fin de semana en las playas de Amatitlán. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

Cientos de peces aparecieron muertos y comenzaron a acumularse durante el fin de semana en las playas de Amatitlán. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

En la playa pública de Amatitlán, a simple vista se identifican las centenas de peces muertos, de todos tamaños, que se acumulan y amenazan con convertirse en un foco de enfermedades conforme se descomponen.

La Autoridad para el Manejo Sustentable del lago de Amatitlán (Amsa), explicó que la muerte de los peces es consecuencia directa de la contaminación del lacustre, principalmente por los desechos vertidos a través del río Villalobos.

Según Amsa, la cantidad de desechos que se acumulan en el lago provocan la falta de oxígeno en el agua en la profundidad, por lo que los seres vivos mueren.


El director de Amsa, Amed Juárez, explicó que la mortandad de peces se origina por un proceso derivado de la contaminación en el sistema lacustre el cual se denomina “volteo de agua”.

“El fenómeno ocurre cuando la temperatura superficial del agua se iguala a la interna, y cuando se registra la subida del agua interna hacia la superficie traslada lo que no se ha degradado y lleva contaminantes y materia orgánica. Cuando ocurre esa subida del agua, afecta a los peces que viven de uno a ocho metros de profundidad se quedan sin oxígeno y empiezan a morir, por eso flotan en la Superficie”, enfatizó el director.

Añadió que no es algo que se de en todos los lagos ese proceso, pues en Amatitlán es producto de la contaminación.
“Cuando se iguala la temperatura de la superficie e interna del lago es porque abajo hay contaminación de nitritos, sulfatos y azufre”, puntualizó Juárez.

El promedio de temperatura del lago es de 21 grados.

Para evitar problemas mayores por la acumulación de peces en las playas alrededor del lago, Amsa ha dispuesto un tren de limpieza, sin embargo pobladores todavía buscan, entre la verdosa agua, algunos peces para el consumo, acto que no es recomendado por Amsa.

El representante de Amsa recomendó no consumir los peces  muertos porque, según estudios efectuados
recientemente, en los tejidos de las especies que mueren por contaminación se encuentran materiales pesados.

“Análisis toxicológicos recientes determinaron que  los peces tendrían arsénico y plomo, y el consumo periódico puede provocar males cancerígenos”, enfatizó.

ESCRITO POR:

Edwin Pitán

Periodista de Prensa Libre y Guatevisión desde hace 14 años. Especialziado en radio, prensa y televisión. Periodista del año de Prensa Libre en 2018. Productor de la emisión en directo de Noticiero Guatevisión.