Coronavirus: Alza al pasaje condiciona la reanudación del servicio de transporte público

A tres semanas que comenzó el proceso de reactivación nacional, basado en el semáforo de alertas epidemiológicas, algunas actividades profesionales comenzaron a ver la luz, pero aunque exista necesidad de buses los desacuerdos entre empresarios, usuarios y autoridades impiden que el transporte público se incorpore en las actividades económicas.

Publicado el
Los buses urbanos podrán circular, pero deberán cumplir normas de sanidad por el coronavirus. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Los buses urbanos podrán circular, pero deberán cumplir normas de sanidad por el coronavirus. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Con la implementación del sistema de alertas que comenzó a funcionar el pasado 27 de julio algunas empresas convocaron a su personal para formar parte de la reactivación económica. Habrán algunas compañías que ayuden a sus trabajadores con un medio de transporte, pero aquellos que no tengan esa suerte dependen de un transporte público que está ausente.

Las recomendaciones del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) y la Comisión Presidencial de Atención a la Emergencia Covid – 19 (Coprecovid) fueron incluir, en todos los niveles de alerta, la participación de buses, ello para evitar que ante la necesidad de transporte algunos vehículos pequeños se saturen, lo que evitaría cumplir con el distanciamiento social que es una de las principales claves para prevenir la expansión del nuevo coronavirus.

Pero al no tener con claridad cuál será el costo del pasaje los empresarios del transporte no pueden liberar las unidades, aseguran que es evidente que habrá un incremento que la mayoría de usuarios no están dispuestos a suplir, mientras que una eventual oferta de subsidio por parte de las autoridades sigue sin ser presentada.

¿Cuánto cuesta movilizarse?

Esta pregunta tiene varias respuestas. Según datos que maneja la Defensoría del Usuario del Transporte Público vecinos de Ciudad Peronia que antes gastaban Q21 para ir al centro de la ciudad, ahora, ante la reactivación económica y falta de buses, deben de pagar hasta Q80 al tener que utilizar taxis o servicios de transporte que funcionan con aplicaciones electrónicas.

En el municipio de Mixco algunos taxis cobran, como mínimo, Q50 para llegar al Trébol, en la zona 11; si es una unidad de taxi colectivo el costo varía entre Q20 a Q25 corriendo el riesgo que la unidad se sature.

Al hablar del transporte extraurbano, datos de la Defensoría de la PDH, muestran que desde Guatemala a Chiquimula, que antes de la pandemia tenía un costo de Q75 en un servicio de bus, un taxi cobra por el mismo viaje, Q800.

Pilotos y ayudantes desesperados

La Asociación de Propietarios de Autobuses Urbanos de Guatemala (Asopagua), quienes prestan los servicios de transporte de los conocidos buses rojos, siguen esperando llegar a acuerdos para comenzar a trabajar de manera gradual, pero a 15 días de la reactivación económica los acuerdos no llegan.

“En el tema de transporte no podemos tener un plan “b” porque nos compete prestar un servicio en el cual debemos de obtener una remuneración y cubrir los gastos de operación, el gobierno dijo que tenían la mejor disposición para ayudar al transporte público pero hasta ahora no logran ponerse de acuerdo para que el transportista cubra las necesidades de limpieza para poder prestar su servicio y lógicamente el tema de las normas nos hace llevar solo 30 personas, que es lógico, pero eso nos hace tener una pérdida de 60% o 70% de los ingresos diarios, solo así es imposible”, manifestó Edwin Amaya de Asopagua.

Además de tener que buscar consensos con autoridades de gobierno los empresarios de buses urbanos están tratando de contener a pilotos y ayudantes de buses que están considerando hacer una manifestación masiva, ello para demostrar su descontento por cumplir cinco meses sin poder trabajar.

“Hay situaciones que hasta se nos pueden salir de las manos, estamos convenciendo a pilotos y ayudantes que no hagan actos reñidos con la ley porque son personas muy impredecibles, consideran una manifestación pero sería cosa que alguien les venga a decir o incitar para hacer algo no adecuado, nosotros les estamos pidiendo que por favor esperen”, señalo Amaya.

Extraurbano con posibilidades

El próximo miércoles se tiene prevista una reunión entre autoridades de gobierno con empresarios del transporte extraurbano, estos últimos afirman que las negociaciones avanzan en un sentido correcto y únicamente les resta fijar, en ese próximo encuentro, la tarifa temporal que tendrán estas unidades.

“La reactivación ya está, el miércoles nos darían las modificaciones al acuerdo ministerial y ya estaríamos para poder operar, las tarifas van a estar pendientes de la oferta y la demanda, ese será uno de los puntos que se van a abordar”, indicó Milton Mendoza, presidente de la Gremial de Transporte Extraurbano (Gretexpa).

Incluso decidieron dar marcha atrás con una denuncia que sería presentada contra autoridades del ministerio de Comunicaciones por una serie de sanciones, detalladas en un acuerdo ministerial, que sancionaba de manera drástica a pilotos y propietarios de este tipo de buses.

“Muchos se equivocaron de que nosotros no queríamos aceptar los protocolos, nosotros aceptamos todas las medidas de bioseguridad, lo que no aceptábamos era de que la sanción fuera al propietario o al chofer, como es posible que yo voy a ser multado o sancionado porque un pasajero no lleva la mascarilla si no es trabajo del chofer, él tiene que estar al pendiente del camino y de la carretera”, precisó.

Necesitan acuerdos

El defensor del usuario del transporte público de la PDH, Edgar Guerra, estima que los empresarios y el gobierno tienen que llegar al mejor acuerdo posible ya que las reducciones de salarios que implementaron algunas empresas limitan, aún más, las condiciones económicas de cientos de familias.

“Las personas en la medida que va avanzando la apertura de la economía, se sabe que la mayoría usa el transporte colectivo, entonces hay que poner garantías en dos cosas: la primera en el tema de la covid – 19, para implementar todos los protocolos de salud en los buses; segundo, fijar la tarifa que debe de ser cuidadosamente manejada porque siempre genera conflictividad social”, indicó.

Guerra asegura que algunas unidades extraurbanas reactivaron actividades en un mínimo porcentaje, duplicando su tarifa, mientras que los buses rojos están pendientes y su posible costo podría llegar a los Q7, según proyecciones de los empresarios.