Terapistas respiratorios advierten con renunciar si el gobierno no atiende sus demandas

Personal de terapia respiratoria del Hospital General San Juan de Dios amenazó este 12 de junio con renunciar si no se mejoran sus condiciones laborales ante la pandemia del coronavirus en Guatemala.

Publicado el
Terapistas del hospital Roosevelt se pronunciaron ante la falta de insumos para laborar(Prensa Libre: Andrea Domínguez (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Terapistas del hospital Roosevelt se pronunciaron ante la falta de insumos para laborar(Prensa Libre: Andrea Domínguez (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

El jefe del área dijo a Prensa Libre que sus dos demandas principales es la mejora salarial y que les den equipo adecuado para atener a los pacientes con covid-19.

La labor de los terapistas es atender a los pacientes críticos que necesitan asistencia de un respirador artificial y también los que necesitan oxigeno.

Solicitan ser trasladados del renglón 182 a uno con mejores condiciones de trabajo y que se contrate más terapistas, ya que actualmente cada uno atiende a unos 25 pacientes.

“De no cumplirse con nuestras exigencias, nos veremos en la necesidad de renunciar y prácticamente condenar a la muerte a muchos de nuestros pacientes en estado crítico”, afirmó.

Hasta el 11 de junio en el Hospital General San Juan de Dios había 90 pacientes de covid-19 en estado crítico y dependientes de oxígeno.

Denunciaron que hasta hace dos semanas les otorgaron equipo básico, pero no es el adecuado para la función que desempeñan.

Además, los terapistas denunciaron ser víctimas de malos tratos por parte de las autoridades del hospital y señalaron al subdirector, a quien identificaron como el doctor Reyes, de haberle gritado a mujeres terapistas el jueves 11 de junio.

En el área de terapia respiratoria han resultados contagiados 10 de sus compañeros, entre ellos embarazadas, por quienes “las autoridades no han hecho nada”.

Asimismo, indicaron que los directivos del nosocomio no han cumplido los acuerdos a los que han llegado en la mesa de diálogo.