Coronavirus: Joaquín, el primer ventilador mecánico inventado en Guatemala

En principio, 35 de estos ejemplares serán donados al hospital covid-19 de Santa Lucía Cotzumalguapa, Escuintla, con el apoyo de la iniciativa privada.

Archivado en:

CoronavirusPanemiaSalud
El ingeniero Edwin Delgado explica algunos detalles del funcionamiento del ventilador Joaquín 1.0. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
El ingeniero Edwin Delgado explica algunos detalles del funcionamiento del ventilador Joaquín 1.0. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

El triste episodio en la vida de Edwin Delgado, un ingeniero en electrónica de 50 años, fue el punto de partida e inspiración que lo llevó a desarrollar una de sus más novedosas creaciones: un respirador artificial, con el cual ahora se podrían salvar muchas vidas de aquellos que resulten infectados por el nuevo coronavirus.

Este ventilador fue creado en cuatro meses, tiempo en el cual Delgado y un equipo que lo apoyó trabajaron de día y noche puesto que sabía que la emergencia por el covid-19, enfermedad por la cual cierto porcentaje de pacientes llega a requerir un respirador, se agravaba con el paso de los días.

En las próximas semanas se donarán 10 de estos equipos al hospital covid-19 que el Gobierno está por inaugurar en Santa Lucía Cotzumalguapa, Escuintla. Después, hay equipo e insumos para fabricar otros 25, informó la Asociación de Azucareros de Guatemala (Asazgua) que financia la construcción de estos aparatos.

El ventilador es para uso en salas de cuidados intensivos en personas que están entubadas y anestesiadas, es capaz de vigilar los parámetros de un paciente y los mantiene bajo control; por ejemplo, la presión con que este expulsa el aire de los pulmones puesto que en estos casos se requiere que el afectado no saque la totalidad puesto que podrían dejar de funcionar.

El equipo “tiene toda la parte mecánica, electrónica y software que se requiere para su funcionamiento”, afirmó Delgado, quien tiene 25 años de carrerea en la ingeniería, tiempo en el cual se ha dedicado a fabricar similares sistemas para la industria.

Además, el ventilador es completamente silencioso y cuenta con un filtro que recibe el aire que expulsa el paciente para matar el virus que lleva para que al ser devuelto al ambiente ya no tenga la capacidad de infectar al personal médico que se encuentre cerca del infectado.

El ventilador cuenta con todos los parámetros de seguridad, afirma Delgado. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

El ingeniero comenta que con el equipo han tenido que superar ciertos retos ya que en esta época de cuarentena ha sido difícil juntarse para trabajar. Por ese motivo la satisfacción es doble puesto que, afirma, el producto final quedó justo como él quería.

Delgado diseñó y desarrolló el ventilador y a la par tuvo equipo de profesionales en mecánica, electrónica, programación y química que lo apoyó. El aparato se construyó en los talleres del ingenio La Unión y para la construcción de los otros se contará con el apoyo de la empresa privada Fogel y del Instituto Técnico de Capacitación y Productividad (Intecap) para la elaboración de algunas piezas.

A la memoria de Joaquín

El respirador fue bautizado por su creador con el nombre de Joaquín 1.0 en honor a su hijo pequeño que lamentablemente falleció en un accidente domiciliar.

Delgado relata que durante los tres días que su hijo estuvo internado en un hospital necesitó utilizar un respirador, lo cual lo llevó a pensar en aquellos niños que podrían necesitar un aparato ya sea por un accidente o por el covid-19, que por esos días comenzaba a ser noticia en Guatemala.

Fue así como su hijo se convirtió en su inspiración.

Cuatro meses se llevó Delgado para crear el ventilador. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

“Un padre hace lo que puede en su forma para sobrellevar el duelo, hice el ventilador que va a ser un aporte en nombre de Joaquín, fue el motor por el que ahora se salvarán vidas de niños y adultos. Ahora él es un angelito y está en el cielo, pero por él se salvarán vidas”, confía.

 Apoyo

El ingeniero Delgado desde un inicio contó con el apoyo de Asazgua y el ingenio La Unión en cuanto a recursos, logística y tiempo.

Álvaro Enrique Ruiz, vicepresidente de Asazgua y gerente general de Ingenio La Unión, comentó que se tiene proyectada la construcción de 35 ventiladores que estarán listos en las próximas semanas.

De momento, no hay planes para construir más puesto que desde un inicio se pensó en donación y no en venderlos, pese a que ha habido hospitales que se han contactado con ellos porque les interesa contar con ese equipo.

Aunque ampliar los planes para producir más de estos respiradores podría depender de la demanda, Ruiz afirma que en la medida que ha avanzado la pandemia los hospitales han aprendido a manejar el covid-19 en el sentido de que no todos los pacientes que llegan a esos centros asistenciales necesitan utilizar un ventilador.

Aunque la donación no se puede cuantificar con exactitud, para la construcción de un ventilador, solo en las partes, si contar el costo de fabricación, programación ni desarrollo se invirtieron de Q35 mil a Q40 mil en cada uno. Es por esa razón que un aparato de estos se cotiza en el mercado hasta en Q200 mil, afirmó Ruiz.

El ventilador fue presentado hace unos días al presidente Alejandro Giammattei, quien ayudó al ordenar la compra de algunas piezas. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Hay que aportar

Una de las conclusiones de Delgado obtiene finalizado el proyecto, es que “hay mucho conocimiento en Guatemala”, puesto que en el ventilador cada persona del equipop puso su experiencia para crear piezas, por ejemplo.

“En estos momentos es bueno que todos pongamos nuestro granito de arena en lo que podamos. Los médicos hacen su labor el resto de Guatemala también puede aportar de una manera u otra solo hay que buscar en qué y cómo”, subraya.

Una de las cosas más simples que pueden hacer los ciudadanos, como lo comenta Ruiz, es no malinterpretar el relajamiento de las medidas oficiales para contener el covid-19 como si ya todo estuviera normal y de que la enfermedad se alejó de Guatemala.

“No hagamos cosas que nos hagan llegar a tener la necesidad de utilizar uno de estos equipos”, puntualiza Ruiz en referencia al ventilador.