Coronavirus: Ministro de Salud acepta deficiencias en hospital por burocracia en contrataciones

Diputados cuestionaron al ministro de Salud por la atención que están recibiendo los pacientes que resultaron positivos de coronavirus.

El ministro de Salud Hugo Monroy en una citación en el Congreso. (Foto Prensa Libre: Fernando López)
El ministro de Salud Hugo Monroy en una citación en el Congreso. (Foto Prensa Libre: Fernando López)

El hospital de Villa Nueva fue el primer hospital habilitado oficialmente para atender pacientes con coronavirus, sin embargo la atención médica no es suficiente.

El ministro de salud, Hugo Monroy, aceptó que hay deficiencias en el personal en ese centro hospitalario por la burocracia que existe para las contrataciones.

Un médico que trabaja en el hospital de Villa Nueva resultó positivo por un nexo epidemiológico y debió ser puesto en cuarentena, junto con otro personal sanitario.

El Ministerio de Salud debió comenzar un proceso para contratar personal, pero aún no lo ha concretado.

Monroy señaló que los trámites burocáticos impiden que se pueda hacer con agilidad, mientras que los casos en Villa Nueva continúan requiriendo atención.

“El problema es la burocracia, porque para contratar personal necesitamos informes de Onsec (Oficina Nacional del Servicio Civil), con Finanzas y otros, si por nosotros fuera solo que presentaran su diploma de graduado y colegiado activo, y a comenzar a trabajar”, dijo el funcionario.

 

Falta de pruebas

El ministro de Salud también explicó que han tenido problemas para adquirir más pruebas de covid-19, incluso el canciller Pedro Brolo y el presidente Alejandro Giammattei debieron interceder en los Estados Unidos.

“Abastecimiento estamos bien. Ahorita, tenemos hasta un 65%, pero recuerden que el desabastecimiento no es solo en Guatemala, es a nivel mundial, incluso hay gobiernos como el de Estados Unidos que no permite vender más porque lo están usando para ellos, Europa igual, nos han estado abasteciendo a base de pequeños insumos”.

Monroy también dijo que algunas de las pruebas donadas por la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa) no fueron aceptadas porque no pasaron la prueba del Laboratorio Nacional.

Al ser consultado, el director de Fundesa, Juan Carlos Zapata, señaló que lo importante es que el gobierno aclare sobre las pruebas que tiene disponibles.  “Esas son las pruebas que han estado usando, cuando uno ve y por eso es tan importante que el gobierno transparente cuántas pruebas tiene para saber cuál es el estatus de las pruebas que tienen. Es uno de los temas que preocupan, a partir de hoy sale publicado el decreto que obliga al ministerio a publicar el número de pruebas”.

Además, señaló que continuarán con el monitoreo. Hace unos días publicaron información sobre las compras que ha realizado el ministerio.

“Lo que vimos y se puede comprobar con la compra masiva que están haciendo, el monitoreo estaba correcto, a lo mejor están confundiendo abastecimiento con compras, lo que estamos viendo es que ya subieron un lote en Guatecompras de varios insumos que había escasez”, puntualizó.

Hospitales al 80% de su capacidad

Según el ministro de Salud en estos momentos la capacidad de los hospitales para pacientes con covid-19 está al 80% aunque aseguró que eso varía por los egresos y traslados. Por ejemplo, para este lunes se tiene previsto que 30 pacientes sean llevados al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social.

“Ahorita tenemos un 80% de ocupación, pero recuerden que estamos dando egresos, recuperados. Nosotros tenemos que mandar a los pacientes del IGSS al IGSS, y en todos lados tenemos. No le podría dar un dato exacto, pero el Parque de la Industria iba a trasladar 18, hay unos 30 pacientes que tenemos que sacar inmediatamente”, explicó.

El funcionario dijo que aún no están saturados pero tampoco dio datos exactos de la cantidad de pacientes que podrían atender en los hospitales temporales. El último dato proporcionado por el ministerio daba cuenta que en los hospitales de Villa Nueva, Parque de la Industria y Quetzaltenango la capacidad era de 682 pacientes, aunque solo 77 camas para casos críticos.

“A nivel nacional le puedo hablar de una capacidad para covid, por ejemplo en Xela tenemos la capacidad de atender 80 pacientes, en San Benito Petén aproximadamente porque cada vez está aumentando el número de camas, en Zacapa también, pero un dato exacto no les puedo dar”.

Mientras fuentes cercanas al IGSS señalan que el traslado de pacientes de hospitales temporales a las del seguro social podría obedecer a que ya no tienen capacidad de atención, pese a que el ministerio de Salud debería brindar la atención a todos los pacientes por ser el ente rector.

Además, los datos del ministerio de Salud no coinciden con los resultados de un monitoreo realizado por la Defensoría de la Salud, de la Procuraduría de los Derechos Humanos. Zulma Calderon de esta instancia señaló que solo el domingo el Hospital de Villa Nueva estaba a punto de colapsar, pues de las 90 camas disponibles todas estaban ocupadas.

“Se logró constatar y reiteramos que el hospital se encuentra saturado, esto es una situación que se debe atender de forma urgente.  Al momento de la supervisión se encontraron 90 pacientes que es el límite que tiene el hospital para poder atender, hay que resaltar que estos pacientes corresponden 11 al área de intensivo. También es importante hacer mención que todos los días se reciben denuncias de falta de equipo de protección, lo cual se ha logrado constatar”, denunció.

En este sentido, el vicepresidente Guillermo Castillo dijo que le resulta interesante este tipo de comunicaciones de lo que ellos -PDH-  ha ido a observar. ““El PDH está cumpliendo con su función de supervisar el estado de la salud en el país, ahora bien; el Gobierno está haciendo todos los esfuerzos para que el personal médico tenga no solo el equipamiento, sino todos los abastecimientos necesarios para hacer su trabajo”, dijo el funcionario.

Deficiencias se hacen evidentes

Luis Ranero, presidente del Colegio de Médicos indica que desde el inicio de la pandemia han insistido en que se le debe proveer de equipo de protección personal al personal de salud.

“Nosotros como colegio médico hemos insistido en que se tenga el equipo de protección personal, hecho las denuncias a la PDH, mandamos nota a la Presidencia del a República, al Ministerio de Salud, a la junta directiva del IGSS e incluso a hospitales de atención privada porque es obvio que los médicos, enfermeras y todo el personal están en primera línea de atención y tienen que tener equipo de protección” indica Ranero.

El representante del Colegio de Médicos añade que con los primeros casos hicieron las llamadas de atención de que debe existir el equipo de protección y el medio para asegurar que constantemente tengan los recursos.

“Hemos insistido que hospitales que son centinela de covid se tengan los recursos destinados para los equipos, pero hospitales que no son covid, como Chimaltenango, los médicos no tenían equipo y terminaron contagiados tengo entendido que dos o tres colegas y 10 u 11 más que están en cuarentena y el hospital se ve afectado en mano de obra” añade.

“No es por defender al ministerio ni al seguro social pero si hay un desabastecimiento de equipos a nivel mundial” indica Ranero, quien aduce que esto era esperado.

“El equipo iba a escasear y también en ese sentido le recomendamos a la comunidad de médicos, que cuidáramos nuestros equipos de protección personal porque iban a escasear, por supuesto que no es una excusa” resalta.

Para el representante de los galenos lo que ocurre es una cadena de eventos que a medida que la crisis va aumentando con el número de casos y obviamente las deficiencias que existen como sistema de salud se hacen evidentes.

“Hemos recibido mensajes de texto, llamadas constantes, mensajes de texto unos 4 o 5 semanales, a parte como colegio intervenimos junto con la facultad de medicina de la Universidad de San Carlos en dos testeos a nivel nacional con más de 1,500 opiniones de los colegas en cuanto a práctica privada, práctica de salud pública y práctica de seguridad social para tener ese control, casi el 70% de los colegas dicen no tener el equipo adecuado” aseguró.

Además añade que en este caso, en la atención de covid-19, no hay alternativa, no hay improvisaciones, ya que el equipo está descrito tal y como debe utilizarse, por lo que van a seguir haciendo el llamado a quienes corresponda para que lo hagan llegar al personal médico.