Coronavirus: Por crisis en comercios y transporte criminales extorsionan domicilios

Ante la baja de comercios y la suspensión del transporte público para contener la expansión del coronavirus, algunos grupos criminales están enfocando las extorsiones a residencias, según los registros de las autoridades en materia de investigación.

Al estar suspendido el transporte público y los comercios mantenerse cerrados, los extorsionistas se enfocan ahora en las residencias. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)
Al estar suspendido el transporte público y los comercios mantenerse cerrados, los extorsionistas se enfocan ahora en las residencias. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)

Desde que se inició el estado de Calamidad, el 5 de marzo, el Ministerio Público (MP) ha recibido 400 denuncias sobre extorsión, 93 menos en comparación con el año pasado, pero esta disminución no significa que esa práctica criminal esté desapareciendo.

Por el contrario, los reportes de los agentes fiscales señalan que los grupos dedicados a las extorsiones están buscando un nuevo mercado, ante la convulsa situación nacional por el coronavirus, y han decidido atacar a familias y extorsionar residencias.

Según Raúl Figueroa, jefe de la Fiscalía contra la Extorsión, la mayoía de denuncias son de familias que han recibido llamadas intimidatorias en las que les exigen dinero, principalmente en sectores de Mixco y Villa Nueva, así como en las zonas 1 y 2 de la capital.

“Muchas de esas denuncias que se tienen son de los denominamos imitadores. De acuerdo con la investigación que se está realizando, se ha determinado que son personas que se están aprovechando del momento”, explicó el jefe de la Fiscalía.

Figueroa comentó que han logrado establecer que estas extorsiones a domicilios no tienen relación con las pandillas. “Los números que han salido como extorsionistas de imitadores ahora están llamando a residencias”, añadió.

Grupos peligrosos 

Aunque las líneas de investigación señalan que estas extorsiones corresponden a imitadores de pandilleros, a criterio del exministro de Gobernación Carlos Menocal no deben ser subestimados.

“Estas estructuras de extorsiones, sean o no sean de pandillas, lo que tratan de obtener son recursos de manera ilícita a como dé lugar y a través de cualquier método”, dijo el exfuncionario.

Menocal añadió que este tipo de comportamiento era predecible, considerando que las principales fuentes de ingreso de estas organizaciones criminales se encuentran limitadas y el monto que estarían exigiendo podría variar en cada caso.

“Al estar estos negocios cerrados, evidentemente estas estructuras criminales se trasladan a extorsionar a las viviendas, y ojo, que estas viviendas son víctimas de la extorsión, dependiendo de la estructura de la vivienda. Así como es la vivienda, de un nivel, o de dos, o de tres, de ese calibre es el monto que estos extorsionistas cobran a los residentes”, precisó.

Se pueden tomar precauciones 

Los datos que maneja el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien) muestran que del total de casos de extorsión, 80% se cometen mediante llamadas telefónicas, un 6% por escritos o cartas, 8% de forma verbal y el resto no se detalla al momento en que se presentan las denuncias.

Walter Menchú, analista de seguridad del Cien, considera que las familias podrían blindarse de este tipo de extorsión cambiando patrones culturales, tales como instalar identificadores de llamadas, grabar cada comunicación telefónica y, sobre todo, no responder a números desconocidos.

“Creo que ahorita se están acomodando”, afirmó el experto, quien opina que esta forma de extorsión obedece a zonas en las que existen grupos criminales de control territorial.

Menocal considera oportuno, como primera línea de defensa, presentar la denuncia y alertar a los vecinos sobre los números telefónicos de lo cuales han recibido intimidaciones, a fin de evitar que los delincuentes afecten a otras familias.

Futura crisis prevé crímenes

Expertos aseguran que el coronavirus podría afectar, principalmente a Guatemala, a finales de abril o inicios de mayo, por lo que las medidas de prevención que implementa el Estado podrían extenderse y con ello la irregularidad en algunas fuentes de empleo, explicó Lorena Escobar, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes).

“Lo que se avecina al país, en general, es un fuerte golpe económico, y por lo tanto vamos a tener un incremento en los delitos patrimoniales como hurtos, robos y asaltos”, expuso Escobar.

El escenario anterior podría hacer que muchas personas opten por la vía fácil para conseguir dinero, advirtió.

“Hay una escasez y una preocupación sobre los estados económicos de las familias, y puede ser que esta sea una de las situaciones por las que estos imitadores estén buscando ingresos de una forma ilícita, que es a través de las extorsiones”, añadió.

Modalidad criminal vino para quedarse

En lo que coinciden todos los expertos consultados es en que las extorsiones a domicilios cometidas por imitadores son una modalidad que, si bien no es nueva, podría tomar fuerza en la actual emergencia que afronta el país.

“El futuro que yo veo para ellos es que ahí se van a quedar. Ya vieron un mercado de dónde sacar recursos, que es el mercado de la vivienda, y es evidente que cuando regresen los negocios, además de estos, van a seguir extorsionando viviendas”, opina Menocal.

En tanto, Escobar agregó que las medidas de excepción podrían ser claves en qué tanta incidencia podrían tener estos grupos. “Será cuestión del tiempo que dure el estado de Excepción lo que van a operar ahí, y algunos van a quedar con esa práctica”, dijo.

Los consultados coinciden en que estos grupos criminales buscan la forma de obtener ingresos ante la crisis, y su continuidad y permanencia dependerá del entorno y del actuar de las autoridades.