Crisis en el sector Salud cumple 85 días sin solución

Este día podría ser decisivo para resolver un problema que por ahora  limita la atención médica

Archivado en:

crisis en Salud
Plantón de médicos afuera de Casa Presidencial la semana pasada. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Plantón de médicos afuera de Casa Presidencial la semana pasada. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Este lunes se podría resolver la crisis en el sistema de salud, un problema que ayer cumplió 85 días donde, por un lado, los médicos no atienen en las consultas externas y las autoridades que se niegan a negociar un incremento salarial.


Para hoy se espera una asamblea general de médicos, donde decidirán qué medidas tomarán esta semana, entre ellas se considera una renuncia masiva de los profesionales.

Mario Figueroa, viceministro de Hospitales, mencionó que la cartera continúa en el plan de retomar el diálogo con los médicos, por lo que este lunes, el despacho ministerial se reunirá para “definir un camino que sea aceptado por los dos bandos”.

Las consecuencias

Mientras se mantiene el estira y encoge de la dignificación salarial, el servicio en las consultas externas ha sido irregular y la población que no cuentan con los recursos para ir a una clínica privada es la afectada.

Los facultativos sostienen que las emegencias no han dejado de atender, sin embargo, han clasificado a los pacientes por gravedad.

Figueroa asegura que desde el Ministerio se coordina con la red metropolitana de servicios para referir a los pacientes “que no ameritan ser atendidos en los hospitales”. 

Lejos de la postura ministerial está la realidad, donde muchos guatemaltecos que han llegado a los hospitales solo han recibido un cambio de cita.

Kevin Antonio Mejía Martínez es uno de los afectados, pues ha acudido al Hospital Nacional Pedro de Bethancourt, en Antigua Guatemala, en varias ocasiones y no ha sido atendido.
Lee también: Presidente supervisa emisión de pasaportes en EE. UU.
Él sufrió una fractura en la tibia y el peroné, y fue operado hace 20 días. Tenía cita el 25 de octubre  para que revisaran que la cirugía no tenía ninguna complicación, pero el médico no lo recibió. “Me presenté y cuando llegué a consulta en el hospital me dijeron que no estaban atendiendo, porque los doctores estaban en huelga. Me enviaron a una ventanilla para cambiar la cita. La dejaron para el 15 de noviembre”, refirió con pesar.

En casa le han hecho algunas curaciones, pero teme que la operación se le infecte, pues no le han quitado los puntos.

Mejía Martínez vive en Villa Nueva y cada vez que va al hospital debe incurrir en gastos de transporte, ya que debe pagarle a un taxi para que lo lleve a su cita y lo traslade de vuelta a su casa.

Belarmina Patzán Marroquín vivió una situación similar en el Hospital Roosevelt. Desde que comenzó la restricción en las consultas externas ha llegado únicamente para que le cambien la cita en el carné de su hija, Estefany Gabriela, de 10 años, pues prefiere eso a perder toda la mañana sentada en la banca de la consulta esperando la voluntad de un médico y perder un día de trabajo.

En la asamblea de médicos también podría discutirse el tema de las renuncias masivas, una posibilidad que surgió el martes pasado entre los facultativos del Hospital Roosevelt, donde hay 350 médicos, una medida que podría tener eco en otros nosocomios del país. Hasta hoy el tema está en un compás de espera. 

“No creemos que se llegue a esos extremos. Esperamos que esto se resuelva antes que eso, pues sería un daño para la población. El Despacho tendrá que ver las medidas necesarias para garantizar la atención de la población”, agregó el viceministro.” transformer=”gsi.gn3quote.SCD_ColumnaRelacionadaNota_2017″ /]
Estefany Gabriela necesita una segunda operación en su mano. Tenían previsto que fuera en julio, pero por no ser una cirugía de emergencia no la han programado.

“Ella tienen un defecto en su manita, nació con sus deditos pegaditos”, explica Belarmina. Ella fue operada por primera vez cuando tenía cinco años, y el 27 de julio del 2017 le hicieron la segunda cirugía, una próxima estaba prevista hace tres meses.

“Me pidieron donadores de sangre, corrí para buscarlos, los llevé y por gusto fui a gastar y a perder mi tiempo. Aún no la han operado”, dijo, mientras explica que a su hija se queja del dolor en su mano derecha. “Le duele su dedito, lo tiene doblado, porque cuando le hicieron la cirugía el año pasado no lograron estirarlo. Cuando escribe le cuesta, el lápiz lo tiene que pasar encima del dedo”, agregó.

La última cita que tenía era para el 23 de octubre, pero antes de pedir permiso en su trabajo prefirió llamar al hospital para saber si la recibirían. La respuesta fue la misma que las veces anteriores: “no están atendiendo los doctores”.

Los médicos están conscientes de que estás medidas afectan a los pacientes, y han dicho que quieren comenzar a atender en las consultas externas, pero las autoridades han “dilatando esta crisis”, al no dar respuesta a sus demandas.

Contenido rel?acionado

>Médicos sin ser atendidos por el presidente Morales
>Médicos piden aumento salarial 
>Mujeres en gestación con el virus del zika