Estudiantes de medicina de la Usac temen retomar prácticas y contagiarse de covid-19

Los estudiantes de cuarto y quinto año de la carrera de Medicina continúan sin asistir a los hospitales para prevenir contagios del nuevo virus, esta decisión fue implementada, luego que se confirmó el primer contagio en el país.

Los estudiantes de Medicina de Usac temen contagios por covid-19. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)
Los estudiantes de Medicina de Usac temen contagios por covid-19. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)

Para el pasado lunes 4 de mayo, estaba planificado que los estudiantes del Ejercicio Profesional Supervisado (EPS) de hospitales y rurales de la Facultad de Medicina de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac) regresaran a los centros hospitalarios y puestos de salud a retomar sus prácticas, pero los estudiantes de sexto año expresaron varias preocupación y exigencias, entre las cuales, señalaron de que no cuentan con el equipo necesario para no resultar contagiados de covid-19.

Los estudiantes de EPS y médicos en proceso de incorporación a cargo de Usac también informaron por medio de un comunicado que, la directora de EPS los contactó por medio de mensajes privados para coaccionar su retorno a los hospitales.

“Obligándonos a presentar una carta donde ‘voluntariamente’ retomamos nuestras actividades, conscientes de la carencia de equipo, asumiendo el costo de nuestro equipo de protección y exonerando de toda responsabilidad al MSPAS y Usac, en caso de infectarnos por covid-19”, señalaron los futuros médicos el pasado 1 de mayo.

Los estudiantes exigieron además que, sean considerados los practicantes que padecen de enfermedades crónicas no transmitibles porque son vulnerables en los centros asistenciales de la red de salud.

Además, demandaron a la Junta Directiva de la Facultad que respeten un punto de una acta conocida por el Consejo Superior Universitario (CSU), el cual establece, según comunicaron, “que es prioritario la salud y seguridad de los estudiantes” de EPS y tener flexibilidad en la evaluación del cumplimiento de los productos y etapas del Ejercicio Profesional, así como en sus tiempos de realización.

Prensa Libre intentó saber cómo está conociendo dichas demandas la facultad de Medicina, pero el decano Jorge Orellana no contestó las llamadas ni tampoco los mensajes de whatsApp, ni respondió las consultas que le fueron enviadas por medio de la Oficina de Comunicación Social.

No obstante, la facultad emitió un comunicado indicando que, fue incorporado un plan de acompañamiento docente para los estudiantes el cual incluye: supervisión presencial y comunicación mediante un correo electrónico para monitorear las actividades y recibir “comentarios” e “información”.

Además, señala que en su incorporación realizarán actividades de acuerdo con los programas de Atención Primaria en Salud, no atenderán pacientes infectados con covid-19 y tampoco formarán parte de los equipos de respuesta inmediata. La facultad también indica que, las actividades asistenciales se realizarán bajo protocoles de prevención, guardando distanciamiento social y usando equipo de protección.

Sin exposición a covid-19

Érick Muñoz, viceministro de Atención Primaria del MSPAS, explicó que, la cartera acordó que en los hospitales les dotarían de insumos de protección personal como mascarilla; no obstante, aclaró que, cuando si se daba la emergencia de que estuvieran en contacto con algún paciente sospechoso de contagio de covid-19 o por enfermedad respiratoria se le daría equipo de protección especial.

“Pero querían también tener en su poder para distribuir entre ellos mismos, su mascarilla, gel antibacterial y otros insumos, pero no se les puede dar exclusivamente para su manejo, si no tiene que ser por medio de la administración del lugar donde se encuentran”, agregó Muñoz.

Además, afirmó que les darán mascarilla quirúrgica, no estarán en riesgo para atender posibles pacientes contagiados de covid-19 y no serán la primera línea de respuesta para atender los casos.

Un líder estudiantil de Medicina que pidió el anonimato por temor a represalias reconoció que, entre los estudiantes hay temor a los contagios, pero si no regresan a su práctica corren el riesgo de que sean desasignados, porque sus clases no son virtuales si no prácticas.

Agregó que también hay malestar porque las condiciones no son las ideales como que les den mascarillas N-95 siempre, pero después de un mes y medio no se ha podido encontrar mejores condiciones para que regresen a su EPS.

“Lamentablemente las condiciones no son ideales, entonces, se indicó que quienes quieran regresar bajo dichas circunstancias lo hagan y quienes no, no se puede perder más tiempo porque tendrán que repetir el otro año. Eso se basa en el acuerdo de Consejo Superior que establece que quien quiera votar por las condiciones puede repetir y no afecta su récord académico. No es cuestión de repitencia, pero en cuestión de tiempo sí, porque no ganan este año, si no hasta el próximo”, opinó.

Área rural

Un grupo de ocho estudiantes de Medicina asignados a diferentes comunidades de Jacaltenango, Huehuetenango, explicó que, después que los suspendieron por prevención del nuevo coronavirus, siguieron haciendo sus prácticas desde el 18 de marzo hasta el 30 de abril como voluntarios por todo el apoyo que les brindado las autoridades del Distrito, municipales y Cocodes.

“Siempre contamos con el respaldo de nuestro Director de Distrito, quien nos apoyó con equipo de protección y capacitaciones. Fuimos distribuidos en diferentes puntos donde clasificábamos a los pacientes sintomáticos respiratorios, dábamos seguimiento a los pacientes en cuarentena preventiva y se colaboró en la investigación epidemiológica de rumores locales”, comentaron los estudiantes.

Resaltaron también que están en una zona alta de riesgo porque es un lugar donde se registran muchos migrantes deportados y además existen puntos ciegos, pero su vocación los hizo ser parte del personal de prevención e implementaron de vigilancia en el acceso de las personas y vehículos al casco municipal.

Además, el grupo de estudiantes explicó que ahora que regresaron cuentan con equipo de protección como caretas, guantes, lentes y mascarillas para más de un mes.

Asimismo, según la circular 76-2020, enviada por parte de la cartera de Salud a los directores de Áreas y Coordinaciones de Distrito de Salud el pasado 27 de abril, establece que los practicantes de medicina en el área rural estarán fortaleciendo acciones en los programas contra la desnutrición y darán atención a partos, embarazos, puerperios, atención a la demanda y darán también atención a enfermedades crónicas no transmisibles y transmitidas por vectores.

Además, la cartera aclara en el documento que no atenderán pacientes con covid-19 y no formarán parte de los equipos de respuesta inmediata.

Mientras que, Muñoz explicó que si un estudiante rural está en una localidad donde ya se registran infecciones del nuevo virus, se le estará dotando de mascarillas N-95, que estará protegido en un 98 por ciento.

“En el caso de los epesistas rurales, el área de Salud tiene la obligación de darles su mascarilla y alcohol en gel para aplicarse en las manos cada vez que atienden a un paciente”, agregó.

Reconoció también que los practicantes de medicina son una fuerza de fuerte valor para los hospitales y puestos de salud.

4

Mahabharata Sanskrit Hace 4 semanas

Estos estudiantes de medicina no tiene vocacion, que los echen de la facultad.

Mahabharata Sanskrit Hace 4 semanas

Ya lo dijo Estuardo Solis, Y no de eso se trata la carrera, el llamado, la profesion que escogieron? Imaginense que los mandaran a un campo de batalla como medicos, tendrian miedo de morir victimas de una bomba? Comprensible que sientan temos, somos humanos pero tengo una filosofia: Si eres experto en perros no le tengas miedo a los perros bravos; si eres medico no le temas a la sangre ni al bisturi ni a las agujas sino dedicate a otra cosa.

Estuardoo Solis Hace 4 semanas

y no de eso se trata la carrera?

Jorge Gomez Hace 4 semanas

Entonces que si no tienen nada qe hacer,que vayan a ver si ya puso huevos su cochaM.