Estudio señala un alza de 14% el hambre en Centroamérica

Guatemala y Nicaragua son los países con más hogares que padecen hambre según estudio realizado en los municipios del corredor seco centroamericano.

La disminución de la inversión publica y privada redunda en peores condiciones de vida para las personas. (Foto: Prensa Libre: EFE)
La disminución de la inversión publica y privada redunda en peores condiciones de vida para las personas. (Foto: Prensa Libre: EFE)

El 2020 fue un año difícil para el mundo, pero con la llegada de las diversas tormentas que golpearon Centroamérica, la situación se acrecentó y dejó a más hogares en pobreza que lo previsto.

Según un estudio hecho en 100 municipios del Corredor Seco centroamericano, conformado por Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, el hambre aumento 14 puntos en el último año.

En el 2018 y 2019 las agudas sequías dejaron a un 72% de los agricultores de subsistencia en inseguridad alimentaria moderada o severa. Pero luego de la irrupción de la pandemia y el paso de las tormentas tropicales Amanda y Cristóbal, y los huracanes Eta e Iota, el hambre empeoró y actualmente el 86 por ciento de las familias en esta región viven al borde del hambre y la desnutrición.

“Las precarias condiciones de vida de las personas que habitan en el Corredor Seco alimentan un creciente descontento social que ha propiciado fenómenos como las caravanas de migrantes desde 2018. Otros fenómenos sociales como la violencia también siguen haciendo mella: durante 2020, en Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua se reportaron más de 8 mil homicidios en conjunto” indica el estudio “Los diferentes rostros del hambre en Centroamérica” realizado por el consorcio de organizaciones humanitarias asentadas en la región que lo integran Acción contra el Hambre, COOPI, Trócaire, Oxfam y We World-GVC.

Según los datos desagregados por país, en Guatemala los niveles de pobreza extrema podrían aumentar de 19.8% a 22.7%, en Nicaragua de 18% a 22.8, en Honduras de 18.7% a 22.8% y en El Salvador de 7.4% a 11.9% .

El informe estima que 102 mil 436 familias viven en inseguridad alimentaria y Guatemala y Nicaragua son las naciones con más hogares que padecen hambre.

Sin embargo, fue El Salvador el que benefició a la mayor cantidad de familias (43 por ciento) con ayuda alimentaria durante la pandemia.

En el caso de Guatemala, el 22.7 por ciento de los hogares que viven en el Corredor Seco recibió asistencia humanitaria, siendo Baja Verapaz el mayor beneficiario con ayuda alimentario y Retalhuleu con insumos agrícolas.

Estos datos se obtuvieron bajo entrevistas realizadas en 100 municipios del corredor seco centroamericano entre el 20 de octubre y el 13 de noviembre de 2020.

Cambio climático

El cambio climático resulta ser un factor predominante para la situación de pobreza y aunque Centroamérica es responsable únicamente del 0.5 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, es de las regiones más afectadas.

La comunidad indígena de Campur en el norte de Guatemala se ha convertido en una laguna luego del paso de los huracanes Eta e Iota, que dejaron 160 muertos y desaparecidos en el país. (Foto Prensa Libre: EFE)

Solo en el 2020 hubo al menos 30 tormentas tropicales, de las más fuertes fueron Amanda y Cristóbal que golpearon la región entre mayo y junio, y Eta e Iota que golpearon Centroamérica entre octubre y noviembre.

Según estimaciones de Unicef, estas tormentas torrenciales afectaron a 4.6 millones de personas.

El Índice de Riesgo de Riesgo Climático de Germanwatch, posiciona a Guatemala como el país más afectado de la región por los efectos del cambio climático en la última década (2009-2019) y la situación no fue para mejor en el 2020 cuando Eta e Iota dejaron a varias comunidades inundadas e incomunicadas.

“Por un lado el impacto del cambio climático reflejado en las sequías y las lluvias, por otro, la pandemia, la violencia y la limitada capacidad de los estados para ofrecer redes de protección social podrían dejar 7 millones de personas en situación de pobreza extrema e incrementar en un 120% la cifra de personas en inseguridad alimentaria en Centroamérica para el 2030, si no actuamos ya”, aseguró Gloria García Parra, coordinadora humanitaria regional de Oxfam para América Latina y el Caribe.