Familias pierden su hogar, a dos dias de año nuevo

Pobladores de un asentamiento en la zona 3 permanecen en la calle luego de un incendio que destruyó sus viviendas la tarde del jueves, mientras organizaciones reúnen víveres.

Niña recostada en una de las paredes que no tuvo mayores daños por el fuego que consumió 30 viviendas. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)
Niña recostada en una de las paredes que no tuvo mayores daños por el fuego que consumió 30 viviendas. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)

Las familias del asentamiento Manuel Colom Argueta vieron sus casas convertirse en ceniza mientras escapaban de las llamas con las cosas que pudieron rescatar.

El incendió ocurrió a eso de las 13.30 horas del jueves y arrasó con unas 30 casas. Las personas que se encontraban ahí fueron sorprendidas por el calor que los rodeaba mientras las residencias se quemaban.

Entre las llamas las familias evacuaron a los niños, sacaron televisores, equipos de sonido y camas, dejando atrás las láminas y madera que integraba sus casas.

La mañana de este viernes los niños jugaban entre los escombros, mientras vecinos y organizaciones sociales se organizaban para ayudar a quienes perdieron todo.

Los adultos hacen labores de limpieza con apoyo de maquinaria, que les facilita remover los desechos que dejó el fuego.

Ropa, frazadas, alimentos y otros artículos de uso diario han sido donados por entidades no gubernamentales.

Organizaciones y vecinos recolectan víveres para afectados en la zona 3. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Quienes deseen apoyar a las familias pueden llegar a la 30 calle final, frente al ingreso del relleno sanitario en la zona 3. Ahí está instalado el centro de acopio para recibir víveres. Las familias necesitan alimentos y materiales como madera y láminas para reconstruir sus casas.