Hogar Seguro Virgen de la Asunción | Se conmemora el tercer aniversario de la tragedia

Madres de las niñas y adolescentes víctimas del incendio piden que se haga justicia.

Publicado el
Familiares de las niñas y adolescentes, víctimas del incendio en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, colocaron flores en conmemoración del tercer aniversario. (Foto Prensa Libre: Andrea Domínguez)
Familiares de las niñas y adolescentes, víctimas del incendio en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, colocaron flores en conmemoración del tercer aniversario. (Foto Prensa Libre: Andrea Domínguez)

Familiares de las 41 niñas y adolescentes que murieron quemadas en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción conmemoran este domingo 8 de marzo el tercer aniversario de la tragedia.

El 8 de marzo del 2017, mientras se conmemoraba el Día de la Mujer, se registró un incendio en el inmueble a cargo de la Secretaría de Bienestar Social, luego de que las menores fueron castigadas por intentar escapara una noche anterior, según la investigación del Ministerio Público.

Este domingo, familiares de las víctimas viajaron de distintos puntos del país para colocar arreglos florales, pancartas y fotografías.

“Vinimos acá para recordarle al Estado que es el culpable del asesinato de nuestras hijas. Esperamos una explicación de lo que ocurrió”, dijo Clarete Hernández, madre de Ashley Rodríguez Hernández, adolescente de 14 años que murió en el incendio.

“A ellas allá adentro las castigaban. Las metían a un cuartito donde cabían pocas y las ponían a hacer actividades como militares. Eran castigos brutales, ellas no estaban para eso”, añadió Hernández.

“Eran niñas que querían salir adelante. Las vestían como si fueran delincuentes y ellas no eran eso. Ellas tenían sueños y el Estado se los apagó. Ellas tenían mucho qué decir de los maltratos que sufrían, pero las callaron y encerraron”, finalizó.

María Elizabeth Ramírez Hernández, madre de Wendy Ramírez, otra de las víctimas, dijo que su hija tenía un mes y medio de haber llegado al Hogar Seguro cuando ocurrió la tragedia.

“Yo no dejaba salir a mi hija y fue a un juzgado a poner una denuncia. El juez tomó la decisión de enviarla aquí para que aprendiera una lección, pero luego de mandarla ya no supimos nada”, asegura Ramírez.

“Los sábados me llamaba para decirme que la sacara. Cuando llamaba había un monitor que no la dejaba hablar. Yo no podía sacarla porque a mi mamá le dieron los permisos”, aseguró.

“Pido que se haga justicia. Para mí ha sido muy duro. La vida me cambió de un momento a otro. No he podido superarlo”, añadió la madre de la víctima.

PDH pide que no se repita la tragedia

La Procuraduría de los Derechos Humanos se solidarizó con las adolescentes sobrevivientes y con las familias de las víctimas.

Además, señaló que para que no se repita la tragedia se necesitan cambios estructurales, modificaciones legales y adopción de políticas públicas a favor de la niñez y adolescencia.