Ingenieros denuncian sobrevaloración de Q12 millones en libramiento de Chimaltenango

Los profesionales indican que, además de la corrupción, los fallos en el libramiento de Chimaltenango se deben a la falta de una sana práctica de Ingeniería.

En un tramo de 1.4 kilómetros se observan grietas y derrumbes. (Foto HemerotecaPL)
En un tramo de 1.4 kilómetros se observan grietas y derrumbes. (Foto HemerotecaPL)

Mientras que el libramiento de Chimaltenango se vuelve a cerrar por la advertencia de posibles nuevos derrumbes, la Asociación de Ingenieros Jubilados de Guatemala (Asijugua) emitió un comunicado donde denuncian los vicios de este proyecto vial.

Los profesionales denunciaron una sobrevaloración de más de Q12 millones en la construcción de este libramiento que consta de un tramo de 14.5 kilómetros a un costo de Q312 millones 997 mil 571.

Según la legislación vigente, los ingenieros explican que el monto se puede incrementar un 20% como consecuencia de órdenes de trabajo y otro 20% por medio de un contrato ampliatorio.

“Las autoridades correspondientes han mencionado para el proyecto un costo de Q451 millones, cantidad que sobrepasa Q12 millones 803 mil 399 de lo permitido por la ley”, mencionan.

La Asijugua explica que si el monto final es el mencionad, el costo por kilómetro sería de Q31 millones 103 mil 448 “que constituye un monto sobrevalorado que podemos calificar como uno de los más altos usados en Guatemala”.

Pero los ingenieros mencionan que, además de la evidente corrupción en el proyecto, también existe una falta de valores “éticos y morales” por parte de los contratistas, además de incumplimiento de las normativas técnicas y legales.

Asimismo, agregan que existe falta de ingeniería en la planificación, diseño, construcción, supervisión y mantenimiento de la obra “situación que permite un alto grado de empirismo como lo demuestra la situación actual de la infraestructura”.

Los ingenieros jubilados pidieron al gobierno entrante que elimine la participación de la clase política en la ejecución de obras públicas que, ”únicamente deben ser ejecutadas por profesionales con capacidad y experiencia”.